Secretario Antony J. Blinken, secretario de Relaciones Exteriores mexicano Marcelo Ebrard y ministra de Exteriores canadiense Mélanie Joly durante la firma de una Declaración de América del Norte sobre la Alianza para la Equidad y la Justicia Racial | notitemas
notitemas

Secretario Antony J. Blinken, secretario de Relaciones Exteriores mexicano Marcelo Ebrard y ministra de Exteriores canadiense Mélanie Joly durante la firma de una Declaración de América del Norte sobre la Alianza para la Equidad y la Justicia Racial

  Traducción cortesía del Departamento de Estado de los Estados Unidos Secretario Antony J. Blinken, secretario de Relaciones Exteriores mex...

 


Traducción cortesía del Departamento de Estado de los Estados Unidos



10 de enero
Antony J. Blinken, secretario de Estado
Ciudad de México, México
Club de Industriales

Fragmentos

SECRETARIO BLINKEN: Gracias, Roberto, y buenas noches a todos. Es muy grato estar aquí, acompañado además de colegas realmente excepcionales. Me honra estar sentado aquí con mis amigos Marcelo y Mélanie para firmar una declaración muy importante. Y han escuchado las palabras absolutamente elocuentes de Mélanie. Se remite a un ideal común que es central para nuestras democracias: que todos estamos mejor cuando cada persona en nuestra sociedad goza de igualdad de derechos e igualdad de oportunidades. Y refleja nuestro reconocimiento fundamental de que si deseamos mejorar las vidas de nuestros ciudadanos, nos conviene asegurarnos de que todas la comunidades y personas puedan desplegar su potencial pleno, no solo en nuestros países, sino en toda América del Norte, en nuestro hemisferio y en el resto del mundo.

Al igual que todas las cuestiones en las que nos hemos enfocado durante esta cumbre, somos más eficaces en el cumplimiento de este objetivo cuando trabajamos juntos. Esa es la premisa fundamental de la Cumbre de Líderes de América del Norte. Es una premisa que nutre el trabajo que llevamos adelante juntos. La declaración que firmamos hoy establece tres formas en las que nos proponemos lograr esa meta, por lo que quisiera referirme brevemente al respecto.

En primer lugar, la lucha por una mayor equidad e inclusión empieza en nuestros propios países. Empieza en Canadá, en México y en los Estados Unidos. En cada país, los miembros de grupos marginados enfrentan discriminación. Lidian con obstáculos que les impiden participar plenamente en la sociedad. Esta es una realidad cotidiana para las comunidades indígenas y las comunidades de ascendencia africana, las mujeres y las niñas, las personas LGBTQI+, las personas con discapacidades, las minorías religiosas y otras personas, incluso en Estados Unidos.

Por medio de esta declaración, cada uno de nuestros países reconoce la responsabilidad de trabajar con suma urgencia para derribar estos persistentes obstáculos e intentar eliminar los prejuicios de raíz.

En su primer día en el cargo, el presidente Biden firmó una orden ejecutiva para impulsar la equidad racial y apoyar a las comunidades desatendidas a través del gobierno federal, convocando a todas las áreas de nuestro gobierno en un esfuerzo conjunto para hacer frente a estos desafíos.

La disposición de cada uno de nuestros tres países a reconocer que tenemos un importante trabajo por delante para erradicar la discriminación y la desigualdad en nuestros países demuestra que estamos dispuestos a pretender de nosotros lo mismo que pretendemos de los demás. Y eso resulta vital para nuestra legitimidad al intentar hacer valer el segundo compromiso que expresa la declaración: redoblar nuestra colaboración para impulsar la equidad y la justicia racial en todo el mundo. Estados Unidos, México y Canadá han trabajado juntos en pos de este objetivo. Es central al compromiso que hicieron nuestras democracias de observar la Carta Democrática Interamericana y la Declaración Universal de Derechos Humanos.

En el Departamento de Estado tenemos el compromiso de integrar esta labor en toda nuestra política exterior. En junio pasado, tuve la oportunidad de nombrar a nuestra primera representante especial para la equidad y la justicia racial, que se ocupa de promover los derechos humanos de las personas que pertenecen a comunidades raciales y étnicas que han estado históricamente marginadas en todo el mundo, por lo que me complace profundamente contar hoy aquí con la presencia de nuestra representante especial Cormier Smith. Quiero agradecerle por el trabajo que lleva adelante cada día. (Aplausos).

Al establecer que se trata de una prioridad en nuestras relaciones bilaterales y nuestras relaciones multilaterales, sabemos que es lo correcto, pero además que es lo más inteligente por hacer. Es beneficioso para nosotros porque cuando los países tienen más igualdad suelen ser más estables, más seguros y por lo general son socios más prósperos. Eso es algo bueno para Estados Unidos.

En tercer lugar, podemos impulsar con mayor eficacia la equidad y la inclusión si apelamos al conocimiento, las habilidades y la experiencia de líderes externos al gobierno. Con ese criterio, estamos creando una red trilateral de expertos en equidad e inclusión racial que tiene por objeto transmitir conocimientos e intercambiar prácticas óptimas para promover la equidad y la justicia racial.

Esa es apenas una forma de integrar a nuestros ciudadanos en este esfuerzo. En abril, Estados Unidos será sede de la primera Cumbre de Ciudades de las Américas en Denver. La diversidad, la equidad, la inclusión y la accesibilidad serán un elemento central de los diálogos que sostengamos allí, y que incluyen desde fortalecer la salud pública y la buena gobernanza hasta fomentar la innovación en las transiciones a las energías limpias. Y estas conversaciones incorporarán no solo a funcionarios locales sino además a líderes de la sociedad civil, del sector privado, de grupos de jóvenes y del ámbito académico.

Es mucho lo que podemos aprender de estos grupos. Tan solo consideren nuestra historia. Gran parte del progreso que hemos logrado como sociedades de hecho ha sido impulsado por nuestros ciudadanos. Ellos ponen el foco en la discriminación y en las desigualdades. Han encabezado esfuerzos que han inspirado a personas no solo en nuestros propios países sino también más allá de nuestras fronteras.

En pocas palabras, confiar en nuestra gente es una de nuestras mayores fortalezas como democracias. Confiamos en que nuestros ciudadanos nos ayuden a superar algunos de nuestros desafíos más complejos; formar parte del proceso continuo de, como decimos en Estados Unidos, intentar formar una unión más perfecta. Este es un aspecto central de nuestra experiencia como país, de nuestro proyecto de nación: la idea de que es el trabajo que concretamos cada día el que hace que nuestras sociedades estén un poco mejor, sean un poco más fuertes y sean un poco más incluyentes. Así es como logramos avances.

En esto, y en muchos otros aspectos de lo que hacemos, tenemos la fortuna de contar con vecinos que comparten nuestros máximos ideales y un compromiso sostenido de seguir trabajando para hacerlos realidad. Es un placer estar con ustedes. Muchas gracias. (Aplausos).


Para ver el texto original, ir a: https://www.state.gov/secretary-antony-j-blinken-mexican-foreign-secretary-marcelo-ebrard-and-canadian-foreign-minister-melanie-joly-at-the-signing-of-a-north-american-declaration-on-partnership-for-equity-and-racial-just/

Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.

Related

Internacionales 7366281696262358029

Publicar un comentario

Sea libre de comentar,con decencia,respeto a la opinión del otro,a la diversidad de criterios

emo-but-icon

Desea ayudar al soporte? usa Cuenta MIO Banreservas

4279391139

Interesante DEBATE acerca de la Ley de Fideicomiso Público

Populares

Desea Apoyar nuestro trabajo?. Use "Marqueta en línea" en Paypal

El Tiempo

El Tiempo
Pronóstico

Suscripcion RSS

Translate

Redes Sociales

Semana

item
- Navigation -