OPINION: Tonton, Fuerte, Yulín y PRM, otra cura peor que la enfermedad | notitemas
notitemas

OPINION: Tonton, Fuerte, Yulín y PRM, otra cura peor que la enfermedad

Por Jhonny Trinidad Los verdaderos líderes protegen su integridad independientemente de las circunstancias a las que se enfrenten, ya qu...

Por Jhonny Trinidad


Los verdaderos líderes protegen su integridad independientemente de las circunstancias a las que se enfrenten, ya que es el núcleo de los valores que representan. Con ella ganan confianza, admiración y, sobre todo, respeto entre sus seguidores.

Deben también tener capacidad de disuasión para convencer a las masas y lograr que se identifiquen con su causa y que la acojan como estandarte.

Un líder no puede sucumbir fácilmente al temor o a la tentación ni olvidar que tiene un compromiso casi sagrado con sus seguidores.

También debe evitar a toda costa que sus decisiones, por nebulosas que parezcan, no sean interpretadas como una traición, como ocurre con muchos de nuestros dirigentes políticos.

Escuché por ahí que, después de haber concitado el respaldo de la mayoría de dirigentes, militantes y simpatizantes del Partido Revolucionario Moderno (PRM) que clamaban y exigían que las autoridades de esa organización en Nueva York fueran elegidas por medio de una convención, Alejandro Rodríguez (Tonton) parece haber cedido a la presión de sectores que favorecen el «método del dedillo».

Alejandro Rodríguez (Tonton)

Con ese reclamo se identificaron dirigentes de la talla de Rafael Mota Paulino, Daniel Jáquez, Aris Guevara, Luis Eludis Pérez, Felipe Mercedes, Jhon Sánchez, Ruddy Durán, César Mella, Juanita Martínez, Johanna Miranda (Beba), Pedro Julio Escorborg, Rafaela Gómez, David Williams, Argentina Macario, Javier Fuente, Rafael Núñez, Julio Feliz, Aridio Alcántara, Roberto Fleurimont, Diógenes de los Santos, Ramón Pierret y José Fernández, entre otros.

Todos se abrazaron a esa causa, no porque Tonton fuese el dirigente con más liderazgo, sino porque vendió un discurso de renovación y de respeto a los principios democráticos que dieron origen a su partido.

Mientras acusaba a Neftalí Fuerte y a Yulín Mateo de haber secuestrado al PRM, Tontón también prometía sacar a su organización de la inercia para acercarla a la comunidad, no como instrumento electorero, sino como un partido vivo, de ayuda social.

Yulín Mateo

La gente le creyó cuando ofreció abrir locales en Manhattan, iniciar la escuela de formación política y cuadros con cursos extracurriculares para capacitar a la militancia. Todo eso quedó en el olvido.

Aparte de exigir convención, el amigo Tonton se vendió como el defensor de la base olvidada del PRM, a la que prometió que crearía una comisión para que evalúe las posiciones o vacantes disponibles en el gobierno para dirigentes en el exterior y aseguró que esas evaluaciones se harían en base a la antigüedad, capacidad, mérito y dedicación de los aplicantes. Y la gente también le creyó, lo cual fortaleció el liderazgo del susodicho.

Por todo eso, lo menos que merecen los dirigentes que abrazaron la causa de Tonton y que creyeron en sus promesas es una explicación lógica de por qué lo que antes era malo ahora es bueno, y por qué si Nefatí Fuerte y Yulín Mateo antes eran arrogantes y prepotentes ahora para Tonton son tan humildes y benévolos. Algo no convence.

Neftalí Fuerte

Esa gente que se la jugó por Tonton llegó hasta a desafiar a la Comisión Nacional de Organización de las Elecciones y estaba dispuesta a lo peor porque creyó en él.

Esa misma gente ha quedado boquiabierta por la nueva postura de Tonton y podría pensar que fue utilizada y conducida «como borrego» a un juego cuyo resultado final sería el mismo «no matter what». Y es que resulta que el grupo de los malos se saldrá con la suya e impondrá a Yulín Mateo en la presidencia de la seccional.

Antes de aceptar la propuesta del bando contrario, Tonton debió ponderar que «poner» a Yulín Mateo en la presidencia es peor que dejar a Fuerte y no ayuda mucho a la reelección de Luis Abinader. Además, presagia un futuro nefasto para el PRM, ya que se trata del dirigente más impopular que tiene ese partido en la Gran Manzana, uno que carece de carisma y no tiene ni una pizca de empatía.

Esa jugada no cuadra y Tonton está en la obligación de explicar por qué cedió tanto terreno a sus adversarios sin consultar con los dirigentes con los que conformó un supuesto «bloque unitario» para «tumbar» a Fuerte de la presidencia de la seccional.

Finalmente, amigo Tonton, recuerde que los verdaderos líderes están en la obligación de consultar y comunicar sus decisiones a las personas que dirigen. Usted no hizo eso, se equivocó y nos falló a todos.

Related

Opinión 7795239655280364134

Publicar un comentario

Sea libre de comentar,con decencia,respeto a la opinión del otro,a la diversidad de criterios

emo-but-icon

Desea ayudar al soporte? usa Cuenta MIO Banreservas

4279391139

Interesante DEBATE acerca de la Ley de Fideicomiso Público

Populares

Desea Apoyar nuestro trabajo?. Use "Marqueta en línea" en Paypal

El Tiempo

El Tiempo
Pronóstico

Suscripcion RSS

Translate

Redes Sociales

Semana

item
- Navigation -