Fitch: Calificaciones soberanas de América Latina se estabilizan después de la pandemia, pero los desafíos persisten | notitemas
notitemas

Fitch: Calificaciones soberanas de América Latina se estabilizan después de la pandemia, pero los desafíos persisten

  Las calificaciones soberanas de América Latina se estabilizan después de la pandemia, pero los desafíos persisten mar 19 jul, 2022 - 12:14...

 

Las calificaciones soberanas de América Latina se estabilizan después de la pandemia, pero los desafíos persisten

mar 19 jul, 2022 - 12:14 p. m. ET

Fitch Ratings-Nueva York/Londres-19 de julio de 2022: No quedan Perspectivas Negativas entre los soberanos calificados por Fitch en América Latina luego de la revisión de la Perspectiva de Brasil a Estable desde Negativa el 14 de julio, luego de que la región experimentara numerosas rebajas durante la crisis del Covid-19. 19 pandemia. Los soberanos latinoamericanos aún enfrentan desafíos significativos para la calidad crediticia, pero los riesgos para las calificaciones están más equilibrados en los niveles más bajos.

De 18 soberanos calificados en la región, 15 tienen Perspectiva Estable y uno tiene Perspectiva Positiva (Guatemala). Argentina y El Salvador se encuentran en la categoría 'CCC' en la que no se asignan Perspectivas, pero sí implica angustia.

Esta es la primera vez desde 2012 que no hay Perspectivas Negativas en la región. Recientemente, en junio de 2020, 13 de los 18 soberanos que calificamos actualmente (71 %, la proporción más alta hasta la fecha) estaban en perspectiva negativa o en incumplimiento. La pandemia exacerbó los desafíos fiscales y de crecimiento preexistentes, lo que resultó en el peor desempeño de calificación de cualquier región. Doce de los 18 soberanos fueron degradados, reduciendo su calificación promedio en 0,7 escalones. Solo cuatro tenían perspectivas negativas que finalmente se estabilizaron.

La ausencia de Perspectivas Negativas indica que la presión de calificación derivada directamente de la pandemia en América Latina ha seguido su curso en gran medida. Además, las recuperaciones económicas y fiscales en 2021 superaron en su mayoría las expectativas de mitad de año de Fitch, proporcionando algo de margen adicional en los niveles de calificación existentes.

Sin embargo, la ausencia de Perspectivas Negativas no indica la ausencia de desafíos crediticios. Más bien, estos se capturan en rebajas pasadas y la falta de Perspectivas Positivas (excepto en Guatemala). El crecimiento interno y los desafíos políticos se ven agravados por un impacto externo de múltiples vertientes: las presiones inflacionarias alimentadas por la guerra entre Rusia y Ucrania, el endurecimiento de la Reserva Federal de EE. UU., las preocupaciones sobre la recesión en EE. UU. y la UE y la desaceleración económica de China.

Una ventaja de los términos de intercambio para los productores de productos básicos les ha ayudado a manejar estos desafíos hasta ahora sin proporcionar una mejora significativa en las calificaciones. La presión para gastar la ganancia inesperada es alta, por ejemplo, a través de subsidios a la energía, lo que impide una mayor reconstrucción del espacio fiscal. Las caídas seculares en la producción de materias primas en la última década significan que este impulso de los términos de intercambio es menos beneficioso que antes para países como Bolivia, Colombia, Ecuador y México. Además, los precios de las materias primas han retrocedido recientemente en medio de preocupaciones de recesión global. Tal volatilidad de los precios puede desalentar nuevas inversiones necesarias para impulsar la producción y se suma a los desafíos para los productores de materias primas que ya tienen grandes déficits en cuenta corriente.

El choque inflacionario es un gran desafío macroeconómico. Al erosionar los ingresos y agriar la confianza, es una restricción del crecimiento a corto plazo. La inflación ha ayudado a las finanzas públicas en muchos lugares, aumentando los ingresos más rápidamente que los gastos y apoyando la estabilización de las perspectivas en Brasil, Costa Rica y Uruguay. Sin embargo, se está convirtiendo en un desafío fiscal al generar presión política para medidas fiscales compensatorias.

Los bancos centrales latinoamericanos han respondido de manera proactiva con ajustes monetarios durante el último año, lo que los ha preparado mejor que en el pasado para el ciclo de ajuste de la Fed. Sin embargo, las monedas y las curvas de rendimiento aún se encuentran bajo presión, lo que se suma a los desafíos de inflación, fiscales y de financiamiento.

Los riesgos políticos agravan estos desafíos. La incertidumbre en torno a los planes microeconómicos y la configuración de las políticas macroeconómicas es evidente después de las elecciones en Chile, Colombia y Perú, y antes de las elecciones en Brasil. Las intervenciones microeconómicas podrían ayudar a explicar la recuperación pospandémica particularmente débil de México. Las protestas sociales se están intensificando, más recientemente en Ecuador y Panamá. Incluso los soberanos más política y socialmente estables, incluidos Costa Rica y Uruguay, enfrentan contextos legislativos difíciles para las reformas económicas y fiscales estructurales.

Los desafíos políticos limitan la capacidad de los gobiernos para implementar planes duraderos de consolidación fiscal a través de aumentos de impuestos o recortes de gastos. Y pesan sobre la confianza y el crecimiento, lo que agrava los efectos del endurecimiento de las condiciones de financiación externa y la volatilidad de los precios de las materias primas que presionan a las divisas.

Related

Economía 3057113617087043271

Publicar un comentario

Sea libre de comentar,con decencia,respeto a la opinión del otro,a la diversidad de criterios

emo-but-icon

Populares

Infografía: ¿Qué países mantienen relaciones diplomáticas con Taiwán? | Statista Más infografías en Statista

Desea Ayudar?. Use Paypal

El Tiempo

El Tiempo
Pronóstico

Suscripcion RSS

Translate

item
- Navigation -