Estados Unidos y México ponen sus temas sobre la mesa

 


Traducción cortesía del Departamento de Estado de los Estados Unidos



La Casa Blanca
8 de octubre de 2021

Por ser dos países con una alianza permanente basada en la soberanía, el respeto mutuo y el extraordinario vínculo de la familia y la amistad, Estados Unidos y México deben enfrentar juntos los desafíos de seguridad, y desean hacerlo de este modo. En los dos países, las comunidades han sufrido los efectos causados por las adicciones, la violencia armada, las drogas ilícitas, la trata y el contrabando de personas y la delincuencia organizada. Para confrontar las complejas amenazas del siglo XXI, necesitamos trabajar de un modo coordinado, con una visión regional y un abordaje moderno de la salud pública y el desarrollo como parte de una estrategia de cooperación integral entre nuestros países. Con pleno respeto por nuestras soberanías, cada uno de nosotros reconoce nuestra responsabilidad compartida. Asimismo, nos comprometemos a avanzar, como socios, para encontrar soluciones que se apoyen en la justicia, la cooperación efectiva en relación con el cumplimiento de la ley y un abordaje sustentado en datos para formular estrategias eficaces contra la delincuencia organizada.

La delincuencia organizada transnacional se ha cobrado demasiadas vidas en nuestros dos países. Reconocemos que tenemos la responsabilidad de trabajar juntos para lograr nuestras metas compartidas de seguridad y paz. Debemos ocuparnos de la violencia, reducir la capacidad de las organizaciones delictivas transnacionales y desbaratarlas, y enfocarnos en la prevención a fin de generar las condiciones para una cultura de la paz, al tiempo que trabajamos codo a codo para abordar las causas últimas de la delincuencia Tenemos presentes las lecciones aprendidas en el pasado y nos adaptamos a las nuevas amenazas que surgen. Nuestra visión de la cooperación para la seguridad debe brindar protección a todas nuestras personas, especialmente las más vulnerables, y se enfoca particularmente en las comunidades que necesitan apoyo para cambiar las condiciones que permiten que la criminalidad se instale de manera permanente. En este marco para la cooperación en materia de seguridad entre Estados Unidos y México, nos comprometemos a actuar con el máximo respeto por los derechos humanos y a no tolerar la corrupción. A su vez, adoptamos una visión integral de la seguridad, y recurrimos a nuevos métodos y herramientas para abordar este desafío.

Juntos, asumimos el compromiso de prevenir la criminalidad trabajando con nuestros jóvenes para ofrecerles opciones que no sean sumarse a las filas de la delincuencia organizada. Nos comprometemos a mejorar las prisiones a fin de brindar un trato más humano y menos discriminatorio. Nos comprometemos a trabajar de manera conjunta a fin de reducir el tráfico ilegal de armas y municiones a organizaciones de delincuencia transnacional. Nos comprometemos a abordar las adicciones con un enfoque basado en la ciencia y en el marco de la salud pública. Nos comprometemos a crear una mejor educación, programas sociales y alternativas para los jóvenes. Nos proponemos compartir información para detectar el lavado de dinero e interceptar a quienes lo facilitan, y a trabajar para impedir que la corrupción continúe desvirtuando nuestras sociedades y dañando a nuestros ciudadanos. Nos comprometemos a combatir la delincuencia organizada y sus nuevos métodos y modelos de negocios, con información compartida y nuevas tecnologías.

El Marco Bicentenario de EE. UU. y México para la Seguridad, la Salud Pública y las Comunidades Seguras

En el período previo a 2022, en que celebramos 200 años de relaciones bilaterales entre Estados Unidos y México, proponemos una nueva visión en materia de seguridad y colaboración regional basada en el respeto por la soberanía de cada país. Este nuevo marco establece un enfoque amplio y a largo plazo para orientar las acciones bilaterales de cara al futuro. Juntos, podemos construir un sistema de paz, justicia y respeto por el Estado de derecho.

Estados Unidos y México se comprometen a mantenerse unidos para:

  • Proteger a nuestras poblaciones invirtiendo en salud pública en lo que refiere a los impactos del consumo de drogas, respaldando las comunidades seguras y reduciendo los homicidios y los delitos de alto impacto.
  • Prevenir la delincuencia transfronteriza asegurando las modalidades de viajes y comercio, reduciendo el tráfico de armas, actuando contra las cadenas de suministro ilegales y reduciendo la trata y el contrabando de personas.
  • Actuar contra las redes delictivas interceptando a financistas ilegales y fortaleciendo los sectores de seguridad y justicia.

En apoyo a los objetivos del Marco Bicentenario y nuestra colaboración institucional actual, Estados Unidos y México se comprometen a tomar medidas concretas para fortalecer nuestra cooperación sobre seguridad, lo cual incluye lo siguiente:

Para proteger a nuestras personas, tenemos la intención de implementar un Memorando de Entendimiento orientado a reducir el trastorno por abuso de sustancias y los daños asociados, a fin de desarrollar planes para prevenir el consumo de drogas, brindar tratamientos basados en evidencias y fortalecer los sistemas de alerta temprana y la capacidad de hacer un seguimiento de la demanda. Estados Unidos tiene la intención de ampliar sus esfuerzos orientados a identificar, tratar y prestar apoyo a las personas afectadas por trastornos de abuso de sustancias y adicciones brindando asistencia financiera y técnica a los gobiernos locales y de los estados de EE.UU. a través de nuevos subsidios del Programa Integral sobre Abuso de Opioides, Estimulantes y Otras Sustancias (Comprehensive Opioid, Stimulants, and other Substances Abuse Program, COSSAP). Estados Unidos también tiene la intención de proporcionar subsidios de la Administración de Servicios sobre Abuso de Sustancias y Salud Mental (Substance Abuse and Mental Health Services Administration, SAMHSA) orientados a dar apoyo para el tratamiento y la prevención del trastorno por abuso de sustancias a las personas que estén en riesgo.

Ambos países se comprometen a crear una red para la prevención de homicidios con el propósito de brindar una plataforma para el intercambio de las mejores prácticas en prevención de la criminalidad y la violencia, reducción de homicidios, el trabajo con jóvenes en situación de riesgo y el trabajo para alcanzar comunidades seguras y pacíficas. Además, la red se propone evaluar la posibilidad de crear grupos de trabajo multidisciplinarios para los casos de homicidio, centrados en los delitos de alto impacto vinculados con organizaciones delictivas transnacionales, con un enfoque especial en los laboratorios forenses y en el apoyo para la investigación y el enjuiciamiento.

Con el objeto de prevenir la delincuencia transfronteriza, México tiene la intención de trabajar con la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) para firmar un memorando de entendimiento relativo al lanzamiento del Programa Global de Control de Contenedores de ONUDD, con la finalidad de fortalecer el control y la gestión de los cargamentos entrantes de precursores químicos.

Los dos países confirman su compromiso de trabajar juntos, en pleno respeto por nuestras soberanías, para combatir el tráfico de armas mediante la coordinación bilateral en materia de detección e interceptación de armas de fuego, evaluando nuevas estrategias y fortaleciendo nuestros esfuerzos colectivos. Confirmamos nuestro apoyo a las iniciativas existentes y la necesidad de continuar con los esfuerzos que actualmente se encuentran en curso para evitar que las armas de fuego que se venden en Estados Unidos lleguen a México, y las acciones para detectar, contrarrestar e investigar los métodos de financiamiento, transporte y comunicación empleados por las redes de contrabando con el fin de interceptar y desmantelar sus operaciones. Nos comprometemos a ampliar la capacitación, incorporar más personal e incrementar el intercambio de información para fortalecer a los actores de los sectores de seguridad y justicia a fin de combatir, investigar y enjuiciar el uso delictivo de armas de fuego, para lograr extradiciones en los casos en que resulte posible, y para montar nuevos laboratorios de balística que puedan procesar más de 80.000 armas confiscadas en México.

Confirmamos nuestro compromiso de ampliar la cooperación bilateral para contrarrestar el contrabando y la trata de personas por parte de organizaciones delictivas transnacionales, y de trabajar para enjuiciar a quienes participan en el contrabando de personas de ambos lados de la frontera. Estados Unidos y México se comprometen a convocar a nuestro grupo de cibertrabajo para el año 2022, con el objeto de promover la seguridad y la estabilidad internacional en el ciberespacio, compartiendo información y explorando modos de proteger la infraestructura crítica, con un enfoque en prevenir y abordar los ciberdelitos, como así también en capacitar e intercambiar las mejores prácticas y ampliar la interacción con el sector privado.

Para actuar contra las redes delictivas, Estados Unidos y México se comprometen a aumentar las acciones bilaterales y paralelas para interceptar a los actores ilícitos y sus redes financieras, como la designación, que tuvo lugar el 6 de octubre, de miembros del Cartel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) que operaban a través del puerto de Manzanillo y las zonas aledañas. El CJNG es responsable del tráfico de una proporción sustancial de fentanilo y otras drogas letales que ingresan en Estados Unidos. Esta acción fue el resultado de una colaboración entre la Oficina de Control de Activos Extranjeros (Office of Foreign Assets Control, OFAC) del Departamento del Tesoro, la Administración para el Control de Drogas (Drug Enforcement Administration, DEA) y la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de México.

También asumimos el compromiso de actuar contra los importadores de precursores químicos y sus redes financieras, con particular foco en las compañías importadoras que se sospecha que desvían precursores químicos para la producción de drogas sintéticas, como el fentanilo y las metanfetaminas, a organizaciones delictivas transnacionales, así como contra los laboratorios clandestinos. Nos proponemos crear un grupo de trabajo bilateral sobre reglamentación de precursores químicos para estandarizar los protocolos y la regulación de sustancias de uso dual, con el objeto de impedir que se utilicen en la producción de drogas sintéticas.

Estados Unidos y México ratifican su compromiso con los derechos humanos y con promover la equidad, los derechos civiles, la justicia racial y la igualdad de oportunidades en cada una de nuestras naciones. Ambos gobiernos tienen la determinación de colaborar en materia forense para resolver miles de casos de desapariciones y desapariciones forzadas en México, en beneficio de los familiares de las víctimas y como parte de nuestra lucha contra la impunidad. Tras la visita que realizó en junio la vicepresidenta Kamala Harris, seguimos apoyando los esfuerzos de la Comisión Nacional de Búsqueda de México.


Para ver el texto original, ir a: https://www.whitehouse.gov/briefing-room/statements-releases/2021/10/08/joint-statement-u-s-mexico-high-level-security-dialogue/ 

Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.

Publicar un comentario

0 Comentarios