EL RESCATE DE LA SIERRA DE BAHORUCO NO ES POSIBLE MIENTRAS SE PERMITA QUE LA MINERÍA LA SIGUE DESTRUYENDO


 

EL RESCATE DE LA SIERRA DE BAHORUCO NO ES POSIBLE MIENTRAS SE PERMITA QUE LA MINERÍA LA SIGUE DESTRUYENDO

La Coalición Enriquillo, de organizaciones sociales, ambientalistas y religiosas de la Región Enriquillo, afirma categóricamente que la recuperación de la Sierra de Bahoruco (SDB), anunciada el recién pasado 16 de agosto por la vicepresidente de la República, no será jamás posible mientras se apoye y se promueva la explotación minera del su subsuelo, como lo viene haciendo actualmente el gobierno nacional.

La explotación minera es una actividad de mayores impactos negativos, tanto o más destructivos que el conuquismo, la tala y quema de árboles para hacer carbón y la siembra de especies invasivas, que desde hace varias décadas se viene realizando en la SDB, degradando la integridad, reduciendo la riqueza y rompiendo el equilibrio de los ecosistemas naturales y biodiversidad presentes en ella, la cual constituye uno de las más ricos centros de endemismo del país y del Caribe, con especies de animales y plantas únicas a nivel nacional, regional y mundial.

Son 14 las concesiones mineras de explotación y exploración otorgadas en la SDB por el gobierno anterior y avaladas por el actual, más 5 denuncias de reconocimiento registradas, que entre todas cubren una superficie de unos 292 km2, equivalentes al 30% de la superficie del Bahoruco Oriental (BO), suficiente para destruir sus riquezas hídricas, de suelo, fauna, flora, biodiversidad, paisajismo, que constituyen la base de la vida actual y del desarrollo sostenible de la provincia de Barahona y la Región Enriquillo

En consecuencia, la primera acción que debe ejecutar el gobierno para iniciar la recuperación de la SDB y, con ella, de su parque, áreas protegidas y zonas de biodiversidad y endemismo, es prohibir mediante decreto la explotación minera que allí se realiza y anular las concesiones de explotación y exploración otorgadas hasta el momento, si en verdad se tiene el interés y firme decisión de hacerlo, demostrando con ello que el anuncio no es otra forma más de entretener e ilusionar a los sectores sociales y ambientalistas de la región, como lo hicieron los gobiernos anteriores.

En ese mismo decreto se debe poner freno al conuquismo, tala y quema de árboles, producción, transporte, comercialización y exportación ilegal de carbón vegetal, con el dictado de medidas estrictas de persecución y castigo judicial a sus ejecutores y actores intelectuales, civiles y militares, para lo cual el Ministerio de Medio Ambiente debe fortalecer las capacidades operativas propias y de los demás órganos vinculados, incrementado la cantidad, la capacidad, equipos y herramientas de trabajo del personal y mejorando sus sueldos y condiciones de trabajo y de vida.

Pero todo lo anterior, ésta no debe ser una acción ocasional ni temporal del gobierno, sino que debe formar parte de una política de conservación, preservación y protección de los recursos naturales y el medio ambiente, con visión de corto, mediano y largo plazo, a desarrollar por el Ministerio de Medio Ambiente, en la que se prestigie como componente y eje la participación social, la educación ambiental, la capacitación y el  empoderamiento de los actores locales y sus organizaciones sectoriales, de manera que se transformen en garantía de sostenibilidad. Como concreción específica de dicha política se tiene que recuperar, actualizar y poner en vigencia el Plan Estratégico para la Gestión de la Reserva de la Biosfera Jaragua-Bahoruco-Enriquillo elaborado por dicho Ministerio en el 2010.

Si así se dispusiere e hiciese, la Coalición Enriquillo manifiesta responsable, clara y firmemente su interés y disposición de participar en un esfuerzo de esta naturaleza, serio, coherente y sostenido, por la recuperación, preservación y protección de la SDB, su parque nacional y el BO, que sirva a planes más amplios de desarrollo integral y sostenible y de mejoramiento de la calidad de vida de la población de Barahona y la Región Enriquillo.  

Por otra parte, la Coalición Enriquillo expresa su absoluto y rotundo rechazo al Memorando de Entendimiento firmado el día 6 de los corrientes por el Ministro de Medio Ambiente y el Director de la Autoridad Portuaria Dominicana (Apordom) con representantes de la Belfond Enterprise, Cemex Dominicana y Khoury Industrial, sector minero-exportador que destruye el Bahoruco Oriental, por considerarlo expresión del uso altanero, antidemocrático y abusivo del poder y una afrenta para la sociedad de Barahona, sus instituciones y organizaciones, de parte dichos funcionarios.

En dicho memorando, para cuya discusión no se invitó ni tomó en cuenta la participación de la parte agraviada en el problema, la sociedad de Barahona, se deciden acciones para intervenir el malecón de su ciudad, desconociendo y pasándole por encima al Ayuntamiento Municipal, que constitucionalmente es el gobierno local y administrador del espacio urbano del territorio de su jurisdicción, el único que puede decidir y ordenar por iniciativa propia la intervención de una vía, y sin cuyo permiso o participación ninguna otra institución publica o privada puede hacerlo.

Dicho memorando significa la “Sentencia de Muerte del Malecón de Barahona”, al disponer, entre otras medidas, el levantamiento de una “muralla verde” de su lado Este que, de hacerse, anulará totalmente la visual de la hermosa panorámica marina que caracteriza a nuestra ciudad, con lo que perderemos definitivamente uno de nuestros mayores atractivos turísticos y lugar de esparcimiento social y celebraciones públicas por excelencia, ya en vía de desaparición por el alto riesgo que para la vida del visitante representa el voluminoso y frecuente flujo de volquetas, volteos y patanas cargadas de caliche y agregados durante los periodos de embarques, con su velocidad temeraria, ruido ensordecedor, emisión de gases contaminantes y del mismo polvillo destructor de las vías respiratorias de las personas.  

Por demás, esa “muralla verde” constituye un absurdo como pretendida solución al problema de las dañinas agresiones a la salud de la gente, del ambiente y del ornato de la ciudad con las nubes del citado polvillo, generadas durante las operaciones de embarques de caliche y agregados a granel por el puerto local, en vista de que una muralla de árboles sembrados o trasplantados jamás podrá lograr su ilusorio objetivo de impedir que las partículas micrométricas del polvillo mineral inunden la ciudad en cada embarque y que esto continúe repitiéndose cada 2 o 3 meses durante los 75 años de vida útil de los proyectos mineros otorgados, solicitados y por aprobar en el Bahoruco Oriental.

La única, verdadera y radical forma de impedir la desaparición del malecón de nuestra ciudad ante la acción destructiva de la Belfond, Block Khoury y la CEMEX apoyados por el gobierno y de impedir por siempre la invasión de nubes de polvillo cancerígeno sobre la ciudad es prohibiendo ya, por decreto y por siempre, la explotación minera del Bahoruco Oriental, que es el origen del problema, y anulando las concesiones otorgadas a dichas empresas. Esta es el reclamo principal que debe hacer el pueblo de Barahona al presidente de la República, a una sola voz y de manera insistente y firme, por todos los medios posibles, y por lo cual debe movilizarse de manera decidida y contundente. 

Reiteramos nuestro emplazamiento al Ayuntamiento local para que, de una vez y por todas, asuma con entereza su responsabilidad como gobierno local y con dignidad y decoro rechace la afrenta y abuso de poder sobre su autoridad, oponiéndose e impidiendo que se cumplan los despropósitos del mencionado Memorando y asumiendo la defensa de su ciudad, del Bahoruco Oriental y del pueblo al que se debe.  

Aprovechamos la ocasión para reiterar nuestro llamado a los legisladores de las provincias que integran la Región Enriquillo para que rompan su timidez y silencio frente a la agresión despiadada que sufre el pueblo que los eligió y al cual se deben, con la explotación minera que destruye sus riquezas naturales, fuentes de vida y desarrollo, y asuman con entereza la función para la cual fueron electos: defender a su pueblo y procurar su bienestar, progreso y desarrollo.

Exhortamos a la población de Barahona y de la Región Enriquillo a unirse y movilizarse con la Coalición Enriquillo para defender el agua, la vida y sus derechos, impidiendo la criminal explotación minera del Bahoruco Oriental, la exportación a granel de caliche, agregados, cemento y carbón por el puerto local y la destrucción del malecón.  

¡RESCATEMOS LA SIERRA DE BAHORUCO PROHIBIENDO LA EXPLOTACIÓN MINERA EN SU SENO!

¡RECUPERACIÓN DE LA SIERRA DE BAHORUCO CON SU PUEBLO COMO PROTAGONISTA!

¡NO A LA EXPLOTACIÓN MINERA EN EL BAHORUCO ORIENTAL! ¡SALVEMOS NUESTRA CIUDAD Y NUESTRO MALECÓN!

Publicar un comentario

0 Comentarios