FUTUROS POSIBLES DE LA RD

 

FUTUROS POSIBLES DE LA RD

Por Milton Olivo

 

Hay muchos futuros posibles. Ahora, lo más seguro  es que será el resultado de lo que sembremos en el presente. Porque el mejor espejo de la realidad, es la agricultura. Solo lo que usted siembre, posiblemente cosechará.  Y digo posiblemente, porque lo único seguro es la muerte.

 

Desde el punto de vista macroeconómico, la humanidad ha evolucionado, de ser nómada y vivir de la caza y la pesca, a la agricultura, a la industria, a la sociedad de la información, a la cuarta revolución industrial.


 La desgracia de nuestras sociedades en el tercer mundo,  es que la mayoría permanece, casi nómada, atrapada en la revolución agrícola. Porque nuestra clase política, no ha sido capaz de interpretar la evolución macroeconómica, y los cambios paradigmáticos,  incapacitándolo de entender la necesidad de construir en nuestros países la infraestructura de plantas de procesamiento para procesar la producción agropecuaria. Lo que representaría el próximo salto hacia delante.


Y lo peor es que los Estados, lo podrían hacer, sin que le cueste un centavo. Construyendo agroindustrias municipales, y luego su valor convertirlo en acciones de 100 pesos y venderlas al pueblo e inversionistas.


Lo que dinamizará la economía creando decenas de miles de empleos, y crearía las condiciones para convertir nuestros productos agropecuarios, en productos con valor agregado con potencial exportable y menos perecederos. Lo que incentivaría la maximización de la producción en nuestros países.


Produciendo una reducción sustancial del nivel de desempleo, multiplicando el PBI, elevando el nivel de circulación de dinero, dinamizando la economía, impulsando el desarrollo y elevando de forma significativa el nivel de bienestar y de creación de oportunidades.


Claro es algo que debe comprenderse. Salvo que se responda a otros intereses contrarios al interés nacional como el de los importadores. Que su bienestar es sacrificando a los emprendedores nuestros.


El dilema es simple, o se trabaja para los importadores, obstruyendo los productores y emprendedores nacionales. O se inicia una agresiva política de sustitución de importaciones por producción nacional, y creando las condiciones de financiamientos e infraestructura para apoyar la producción nacional.


Siempre se ha afirmado que es de locos, esperar resultados diferentes haciendo las cosas de la misma manera. La meta ahora es rescatar la RD de ser una sociedad que se limite a producir y vender productos primarios y convertirla en una sociedad capaz de industrializar su producción, y multiplicar sus exportaciones.


La meta de nuestra generación, es convertir la R.D. en una potencia emergente. Y eso solo sera posible multiplicando nuestro PBI, sustituyendo importaciones por producción nacional, y desarrollar todos nuestros sectores potenciales e industrializarlos, como el sector agrícola, pecuario, Acuicultura, Maricultura y Pesca industrial. Y por supuesto, crear la infraestructura para procesarlos con agroindustrias municipales.


El autor es Agrónomo egresado Universidad ISA.

Publicar un comentario

0 Comentarios