FMI rinde informe sobre economía dominicana. Covid-19 golpeó en 2020 pero apoyo a las políticas ayudó a amortiguar el impacto

 


 

El Directorio Ejecutivo del FMI concluye la Consulta del Artículo IV de 2021 con la República Dominicana

1 de julio de 2021

Washington, DC: El 30 de junio, el Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) concluyó la consulta del Artículo IV [1] con la República Dominicana.

La pandemia golpeó duramente a la economía de La República Dominicana en 2020, pero el apoyo a las políticas ayudó a amortiguar el impacto. Los efectos de contagio globales iniciales en el turismo y las exportaciones y el alto costo del confinamiento en otros sectores llevaron a una fuerte contracción económica en el segundo trimestre. Sin embargo, los fundamentos sólidos y una respuesta de política decisiva —incluido el aumento de las transferencias sociales y el gasto en salud, los aplazamientos de impuestos y la desgravación fiscal específica, la flexibilización de la política monetaria, el apoyo a la liquidez y la flexibilidad prudencial— ayudaron a que la economía se recuperara gradualmente. En general, la economía se contrajo 6,7 en 2020, pero el impulso de crecimiento positivo comenzó en la segunda mitad del año. Reflejando en gran medida los choques de oferta, la inflación aumentó en la segunda mitad de 2020, pero las expectativas se mantuvieron bien ancladas. El fuerte acceso continuo a los mercados mundiales ayudó a financiar el mayor déficit fiscal y el sector financiero siguió siendo resistente. El déficit por cuenta corriente siguió estando más que financiado íntegramente con IED, lo que fortaleció la posición de las reservas internacionales.

Se espera una recuperación significativa a partir de 2021, con riesgos ampliamente equilibrados. Esta recuperación se verá ayudada por los efectos de contagio de Estados Unidos y la rápida campaña de vacunación implementada por las autoridades. Se espera que el crecimiento de la economía dominicana converja a su potencial en el mediano plazo, cerrando progresivamente la brecha del producto. Si bien se espera que la recuperación de las actividades turísticas sea gradual, las exportaciones, la inversión y el consumo de manufacturas se verían respaldados por el crecimiento mundial, la IED resistente y las remesas boyantes. La brecha de producción restante, las expectativas de inflación ancladas y la naturaleza temporal de los choques de oferta deberían permitir que la inflación converja a la meta en el horizonte de política. Si bien el COVID ha lastrado las finanzas públicas, un retorno gradual a los saldos primarios previos a la pandemia aseguraría una senda descendente en la deuda pública. La cuenta corriente seguiría estando más que totalmente financiada por la IED. Los riesgos están ampliamente equilibrados, reflejando en gran medida el brote de COVID: si bien un despliegue de vacunas más largo de lo esperado o una pandemia prolongada podrían disuadir el crecimiento, una contención global más rápida puede tener efectos indirectos positivos. Otros riesgos clave incluyen condiciones financieras mundiales más restrictivas y fenómenos meteorológicos extremos.

Evaluación de la Junta Ejecutiva [2]

Los directores ejecutivos estuvieron de acuerdo con la idea central de la evaluación del personal. Elogiaron la respuesta política decisiva de las autoridades para proteger la salud y los medios de vida de los dominicanos, incluso mediante el aumento del gasto en salud, las transferencias sociales, la desgravación fiscal específica y las políticas monetarias y prudenciales de apoyo. Los directores coincidieron en que la República Dominicana está lista para una fuerte recuperación económica en 2021 respaldada por la respuesta de política, el repunte mundial y la rápida campaña de vacunación. Señalaron que los riesgos para las perspectivas están ampliamente equilibrados, asociados principalmente con la fortaleza y la velocidad de la recuperación mundial.

Los directores convinieron en que las políticas equilibran adecuadamente el apoyo continuo a la recuperación con la necesidad de garantizar la sostenibilidad de la deuda. Señalaron que la consolidación fiscal prevista protege la asistencia social crítica y el gasto en salud mediante controles estrictos de los gastos no prioritarios y una mejor focalización de los programas sociales y de empleo. Los directores subrayaron la necesidad de movilizar ingresos a mediano plazo mediante la ampliación de la base impositiva y la revisión de las exenciones fiscales. Señalaron que las nuevas reformas en el sector de la electricidad ayudarán a crear un espacio fiscal para reducir los riesgos de sostenibilidad de la deuda y, al mismo tiempo, proteger la inversión y el gasto social. Los directores acogieron con beneplácito los progresos recientes y subrayaron los beneficios de nuevas mejoras en la gobernanza fiscal y la transparencia, en particular mediante la mejora de la gestión de las finanzas públicas y la introducción de legislación sobre responsabilidad fiscal.

Los directores estuvieron de acuerdo en que el apoyo a la política monetaria sigue siendo apropiado mientras las expectativas de inflación se mantengan bien ancladas, mientras que la flexibilidad del tipo de cambio ayudaría a proporcionar un colchón contra los shocks. Los directores convinieron en que, si bien el sistema financiero sigue siendo resistente y bien supervisado, se beneficiaría de acercarse a las normas internacionales de supervisión y regulación y de mejorar el conjunto de herramientas de macroprudencial y gestión de crisis. También señalaron que la recapitalización del banco central mejoraría su independencia financiera e institucional.

Los directores destacaron la importancia de las reformas estructurales para mejorar los resultados sociales y aumentar la productividad. Señalaron que para garantizar un crecimiento inclusivo y sostenible será necesario hacer que los programas sociales sean más eficaces y se centren en aumentar la participación en el mercado laboral y el apoyo a la educación, modernizar el código laboral para permitir arreglos de trabajo más flexibles y formales, reducir las brechas de habilidades en el mercado laboral y abordar la pobreza rural y la desigualdad de género. También destacaron la importancia de mejorar la competitividad y reducir la carga reglamentaria. Los directores subrayaron que la adaptación y mitigación de los riesgos del cambio climático sigue siendo una prioridad.

Se espera que la próxima consulta del Artículo IV con la República Dominicana se celebre en el ciclo estándar de 12 meses.


Tabla 1. República Dominicana: Indicadores económicos seleccionados

proyección

2017

2018

2019

2020

2021

2022

salida

(Variación porcentual anual, a menos que se indique lo contrario)

PIB real

4.7

7.0

5.1

-6.7

5.5

5.0

Contribuciones al crecimiento

consumo

3.1

4.1

3.7

-1.9

1.3

2.9

inversión

-1.4

4.6

1.1

-4.3

4.7

1.5

Exportaciones netas

2.2

-0.9

-1.4

-3.2

-0.4

0.0

PIB nominal (RD$ mil millones)

3,803

4,236

4,562

4,457

4,911

5,362

PIB nominal (US$ mil millones)

80.1

85.6

89.0

78.9

...

...

Brecha de producción (en porcentaje de la producción potencial)

0.4

3.2

5.0

-4.6

-2.3

-1.0

precios

Inflación de los precios al consumidor (final del período)

4.2

1.2

3.7

5.6

4.5

4.0

Finanzas públicas

(En porcentaje del PIB)

Deuda consolidada del sector público 2/

48.5

50.1

53.2

71.1

67.9

66.9

Saldo global del sector público consolidado 2/

-4.0

-3.4

-3.3

-9.0

-4.9

-4.0

Saldo primario consolidado del sector público

0.1

0.6

0.9

-4.3

-0.1

0.7

Saldo del gobierno central

-3.1

-2.2

-2.2

-7.9

-3.5

-3.2

Ingresos y subvenciones

14.0

14.2

14.4

14.2

14.9

14.1

Gasto primario

14.5

13.8

13.8

18.9

14.8

13.8

Gastos por intereses

2.5

2.6

2.7

3.2

3.6

3.4

Resto de NFPS

0.3

-0.1

-0.1

0.3

-0.1

0.0

Sector financiero

(Variación porcentual anual, a menos que se indique lo contrario)

Dinero en sentido amplio (M3)

11.2

7.0

11.7

20.8

11.6

9.5

Crédito al sector privado

10.1

11.1

11.8

5.3

10.2

9.2

Tipo de interés de política 1/

5.3

5.5

4.5

3.0

...

...

Balanza de pagos

(En porcentaje del PIB)

cuenta corriente

-0.2

-1.5

-1.3

-2.0

-1.6

-1.5

Mercancías, neto

-9.5

-11.2

-10.2

-8.6

-10.1

-10.1

Servicios, red

6.9

6.4

5.7

1.3

3.6

4.0

Ingresos netos

2.4

3.2

3.2

5.3

4.9

4.6

Cuenta de capital

0.0

0.0

0.0

0.0

0.0

0.0

Cuenta financiera 3/

2.6   

3.6

3.6  

4.8  

2.6

2.5

de los cuales: Inversión extranjera directa, neta

4.5

3.0

3.4

3.4

3.4

3.4

Variación de las reservas (- aumento)

-0.9

-1.0

-1.3

-2.5

-1.0

-1.0

TIN (en millones de dólares estadounidenses)

6,780

7,627

8,781

10,752

11,602

12,484

Deuda externa total (en porcentaje del PIB)

41.9

40.2

41.9

56.4

55.3

53.7

de los cuales: sector público

24.2

25.8

27.3

40.3

38.8

38.2

Fuentes: Cálculos de las autoridades nacionales y del personal técnico del FMI.

1/ Último disponible.

2/ El sector público consolidado incluye el gobierno central, algunas entidades descentralizadas, el holding de electricidad y el banco central.

3/ Excluidas las reservas.


 

[1] Bajo el Artículo IV del Convenio Constitutivo del FMI, el FMI mantiene conversaciones bilaterales con los miembros, generalmente cada año. Un equipo de personal visita el país, recopila información económica y financiera y discute con los funcionarios la evolución y las políticas económicas del país. A su regreso a la sede, el personal prepara un informe, que constituye la base para el debate de la Junta Ejecutiva.

[2] Al concluir el debate, el Director Gerente, en su calidad de Presidente del Directorio, resume las opiniones de los Directores Ejecutivos, y este resumen se transmite a las autoridades del país. Una explicación de los calificadores utilizados en los resumenes se puede encontrar aquí: http://www.IMF.org/external/np/sec/misc/qualifiers.htm.

Publicar un comentario

0 Comentarios