CAMBIO CLIMÁTICO: EN 30 AÑOS MIAMI BEACH PODRÍA DESAPARECER BAJO EL MAR

 


CAMBIO CLIMÁTICO: EN 30 AÑOS MIAMI BEACH PODRÍA DESAPARECER BAJO EL MAR

Posted: 09 Jul 2021 05:55 AM PDT

A principios del siglo XX la isla en la que se asienta Miami Beach era un terreno pantanoso formado por manglares. El derrumbe de un edificio en Surfside, 100 años después, revela que ésta área se encuentra amenazada por el cambio climático y por las características de su suelo.

Miami Beach es una isla que al este tiene al océano Atlántico y al oeste la bahía Biscayne, que la separa de la ciudad de Miami. Este tipo de islas se forman cuando las olas depositan repetidamente sedimentos en un área cercana a la costa. Las isla-barrera son terrenos frágiles, hechos de suelos arenosos y erosionables, sujetos al impacto de las olas del mar.

A medida que el viento y las olas cambian de acuerdo con los patrones climáticos y las características geográficas locales, estas islas se mueven, erosionan y crecen y disminuyen su tamaño constantemente, según explica la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de EE.UU. (NOAA, por sus siglas en inglés).

Hoy, las islas-barrera cumplen una importante función tanto para los humanos como para toda la naturaleza. Por una parte, protegen a las costas del impacto severo de tormentas, y además sirven de hogar a una variedad de flora y fauna.

Ganando terreno

Hasta 1912, lo que hoy es Miami Beach era una isla-barrera en la que predominaban los manglares. Mediante dragado, constructores fueron añadiendo más terreno a la isla, que hoy tiene una superficie terrestre de 19 km².

La parte este de la ciudad, que es más alta, está construida mayormente sobre piedra caliza, rellenos orgánicos y arena. El área occidental de la ciudad no se asienta sobre rocas muy fuertes, por eso hay cada vez más hundimientos e inundaciones en esa parte de la isla.

Por su parte, en el área oriental de Surfside, donde estaba el edificio colapsado se encuentra una piedra caliza muy porosa y con una elevación baja.

El futuro de la isla

El suelo, la ubicación geográfica, el cambio climático y la urbanización de Miami Beach, enfrentan desde ya a la isla a grandes retos.

Entre las razones que se discuten para explicar la caída del edificio están la subida del nivel del mar, la intrusión salina y el hundimiento del terreno,

La intrusión salina se refiere al agua de mar que se introduce debajo del terreno construido, lo cual puede generar, por ejemplo, inundaciones en la parte baja de las zonas construidas.

En 2020, se publicó un estudio sobre un hundimiento de hasta 2 milímetros (mm) por año en el área donde se encuentra el Champlain Towers South.

La isla también puede verse gravemente afectada por el aumento del nivel del mar por cuanto podría generar más huracanes de alta categoría.

Es probable que en los próximos 20 o 30 años tengamos un aumento del nivel del mar de entre 60 cm y 90 cm debido a la aceleración del deshielo de los polos. Eso significaría que en el sur de Florida los habitantes perderían el acceso al agua dulce, las plantas de tratamiento dejarían de funcionar y grandes áreas permanecerían constantemente inundadas. Miami Beach, podría desaparecer bajo el mar.

CIENTIFICOS CHINOS PROPONEN ESTRATEGIA PARA DESVIAR ASTEROIDES PELIGROSOS

Posted: 08 Jul 2021 01:49 PM PDT

Los científicos de China aseguran que utilizando cohetes,se puede cambiar el rumbo de los peligrosos objetos rocosos que se acercan a la Tierra.

CIENTIFICOS CHINOS ESTUDIAN ESTRATEGIA PARA DESVIAR ASTEROIDES PELIGROSOS

Como semejante tarea implica la necesidad de grandes cantidades de energía cinética, se podría recurrir a las armas nucleares, pero si bien se lograría el objetivo, la explosión tras su impacto podría descomponer el blanco en varios fragmentos peligrosos que, de alcanzar la Tierra, podrían causar daños.

Los investigadores propusieron lanzar a la vez 23 cohetes Larga Marcha 5 al espacio, que pesan casi 900 toneladas cada uno durante el despegue, con deflectores instalados en la parte superior, que son unos dispositivos diseñados para evitar la fragmentación del asteroide, y, de esta forma desviar el blanco cambiando su trayectoria de vuelo. 

Los autores del estudio realizaron sus cálculos tomando como ejemplo el asteroide Bennu, de 490 metros de diámetro y tan alto como el rascacielos neoyorquino Empire State Building, que sí podría provocar consecuencias desastrosas, pero tiene un 0,037 % de probabilidad de impactar contra la Tierra, y eso en todo caso sería entre 2175 y 2199.

ASTEROID BENNU

Los chinos no son los únicos que han planteado desviar los asteroides con cohetes. Una misión similar fue propuesta también por investigadores de la NASA y el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore, en California, en 2018. En un escenario del lanzamiento de cohetes 10 años antes del potencial impacto, se necesitarían entre 34 y 53 cohetes Delta IV, y en el caso de aumentar ese plazo hasta 25 años, podría limitarse a entre 7 y 11 lanzamientos.

Según los cálculos de científicos chinos realizados en el marco de su nuevo estudio, la tarea de desviar un asteroide como Bennu presupondría el lanzamiento de 75 cohetes Delta IV con 10 años de antelación, bastante más en comparación con los 23 cohetes chinos Larga Marcha 5 necesarios para lo mismo.

Publicar un comentario

0 Comentarios