2020 Inicio y dilema de una Nueva Era


 2020 Inicio y dilema de una Nueva Era

Por Milton Olivo

 

Antes de las elecciones del 2020, la RD estaba dividida básicamente en dos grupos. Los que apoyaban la marcha verde, (es decir, los que entendían que ya era tiempo de erradicar la corrupción y la impunidad), la gran oposición al PLD.

 

Por otro lado, aquellos que lucrándose de la corrupción desde el gobierno del PLD, su cosmovisión era aprovecharse, desfalcar el Estado, y lubricar la maquinaria del partido, para comprar o mantener el apoyo de aquel sector social  que buscaba tener la oportunidad de ser colocado en el gobierno del PLD, para también robar.


Si bien es cierto, que los simpatizantes con los postulados de la marcha verde, representaban y representan la parte más sana, más consciente y encarnan los valores Trinitarios; los segundos, son víctimas de la historia, de ese pesimismo histórico, y del tradicional “buscarme  lo mío”.


En la práctica fue un enfrentamiento entre los pragmáticos o prácticos; para los cuales lo importante es resolver sus problemas, enriquecerse, al margen de las conveniencias sociales, pesa más la búsqueda de los intereses personales. Y los teóricos, ilusos o pasacantando, como llamaron a Duarte, los que pensaban que ya era hora de reorientar el país, sobre el sendero de la justicia. Y triunfaron!


Debo decir a favor de los corruptos y los que los apoyaban, que su actitud es comprensible, cuando el país tiene desde la fundación de la República, 177 años, regido por la corrupción, la impunidad y la represión.


Razón de más tenían, para creer que con Luis Abinader, y el PRM, todo sería más de lo mismo. Y que estos vendrían también a buscársela. Hasta ahora, la realidad ha demostrado que se equivocaron.  Triunfó y está en el gobierno, el espíritu de la marcha verde. Con el PRM, como estructura política y Luis Abinader como líder.


El éxito del cambio, será posible en la medida que sea capaz de impulsar los debidos cambios constitucionales, para descentralizar el poder. Cambiar el modelo económico, donde la prioridad sea la producción nacional sobre las importaciones. Y por sobre todo, establecer las reformas o cambios necesarios para perpetuar una justicia y un Ministerio Público,  absolutamente independiente.


Mi sugerencia es impulsar a la mayor brevedad una gran reforma Constitucional. Donde se establezca; que el Consejo de la magistratura, sea formado por los rectores de las Universidades.


Que el Procurador General de la República, sea designado por una super-comision formada por los Decanos de Ciencias Jurídicas de las Universidades. Y que se establezca el sistema de jurados en la justicia para los casos penales.


Que los gobernadores provinciales sean electos por la población provincial. Que de la partida de inversión del Presupuesto Nacional, el 50% se distribuya entre las provincias en proporción a sus habitantes, como presupuesto provincial.


Que se establezca en cada provincia, un Poder Legislativo provincial honorario, formado por los regidores Municipales. Que se elimine el Senado de la República. Que sea descentralizada la PN, y convertida en Policías del DN, y Policías Municipales, y que en cada demarcación, los honorables consejos de  regidores designen su director.


Y que con un congreso Unicameral, este, esté formado en un 50% por representantes de los partidos políticos, y el otro 50% por representantes de los diversos sectores sociales; empresariales, productores Agropecuarios, Zonas Franca, Turismo, Juventud, microempresarios, comerciantes, etc.


Y en lo económico, impulsar una profunda dinámica de sustitución de importaciones por producción nacional. Construcción de parques industriales provinciales, y creación de un Fondo para el Desarrollo Económico, -FDE- enfocado en impulsar la producción, apoyo a los emprendedores, y atraer inversión extranjera asociada con el Estado o alianza públicas privadas.

El autor es escritor y pensador político.






 Milton Olivo

Publicar un comentario

0 Comentarios