El Secretario de Estado Antony J. Blinken durante visita a Sembremos Seguridad

 

Traducción cortesía del Departamento de Estado de los Estados Unidos



Departamento de Estado de los Estados Unidos
Oficina del Portavoz
Declaraciones
2 de junio de 2021

Centro Cívico en Desamparados
San José, Costa Rica

SECRETARIO BLINKEN: Buenos días a todos. Es realmente muy grato estar aquí y les agradezco muchísimo por la increíblemente cálida bienvenida que me han dado. Quisiera agradecer especialmente a todos aquellos jóvenes cuyas actividades he interrumpido esta mañana. Estoy muy agradecido con ellos por permitirme hacerlo. Y me siento muy contento de estar aquí en Desamparados para ver por mí mismo el trabajo realmente excepcional que están haciendo para ayudar a su comunidad, sobre todo los jóvenes que son centrales para Costa Rica y para el futuro del país.

Me gustaría agradecer profundamente a todos los colegas del gobierno que están hoy aquí: el ministro Soto, el viceministro Solano, el viceministro Vargas, el alcalde Jiménez, el ministro Solano y, ciertamente, la ministra Salazar. A todos ustedes, les digo gracias, muchas gracias por haber venido y por dedicar su tiempo.

Por los diálogos que he tenido con los líderes de Costa Rica, sé que les enorgullece lo que ustedes hacen aquí, y ahora entiendo por qué. Había leído sobre el proyecto, pero verlo en primera persona realmente es muy distinto.

Bueno. Muchas gracias. Gracias nuevamente.

Acabo de conocer a miembros de la brigada de policía juvenil. Escuché una actuación de la banda municipal. Vi unas maniobras muy asombrosas de patineta y me complace no haberlo intentado yo mismo, así que gracias. Visité talleres con estudiantes que están aprendiendo alfarería y violín, y un niño y una niña sumamente talentosos tocaron con el violín una de mis canciones favoritas, así que me llevo también eso, además de una impactante muestra de judo, y acabamos de ver un aula donde había adultos jóvenes estudiando para obtener sus títulos de equivalencia de escuela secundaria. De hecho, pregunté y me dijeron que estaban dictando una clase de negociación. Así que, Sr. Ministro, pregunté si podía sentarme y tal vez usted también pueda acompañarme, y tal vez ambos podamos adquirir nuevas habilidades.

Este es un espacio absolutamente dinámico, creativo y agradable. Todos los que trabajan aquí ayudan a sostener a esta comunidad y se merecen un fuerte aplauso. (Aplausos).

Muchos de los programas que se dictan aquí son parte de Sembremos Seguridad, una iniciativa que, según entiendo, ya está en 64 municipios de Costa Rica y para el año próximo habrá llegado a 82.

Estados Unidos se enorgullece inmensamente de ser su socio en “Sembremos Seguridad”. El programa refleja las aspiraciones del pueblo de Costa Rica de vivir una existencia segura, generar vías de oportunidad para todas las personas de todos los vecindarios, y ofrecer a niños y niñas actividades entretenidas y enriquecedoras en un entorno seguro, en vez de que tengan que optar entre quedarse en casa todo el día o arriesgarse a quedar alcanzados por la violencia o ser reclutados por pandillas.

De hecho, tal vez sea la elección más difícil aquí: pregunté al joven que tocaba el violín, ya que había un juego de fútbol de mesa justo al lado, qué prefería y, con honestidad, me dijo “fútbol de mesa.” Pero él tomó la decisión difícil de seguir con el violín.

“Sembremos Seguridad” también crea una nueva forma de vínculos entre policías y comunidades, basada en la asociación y no en el castigo. Se centra en prevenir el delito abordando sus causas fundamentales, porque sabemos que el delito no ocurre porque sí. Para detenerlo, necesitamos hacer las inversiones adecuadas en el plano social, educativo, económico y de seguridad para apoyar a las comunidades y crear condiciones para que haya seguridad, oportunidades y dignidad para todos. Y tenemos nuestra propia experiencia en muchas de nuestras comunidades en relación con programas que acercan a la policía a la comunidad, puesto que, de hecho, forman parte de la comunidad y la comunidad también debe formar parte de esa fuerza.

Pero lo más importante —algo que había escuchado y que ahora puedo corroborar— es que el programa funciona. Las tasas de criminalidad han bajado en lugares donde se ha implementado “Sembremos Seguridad”, tanto en términos de delitos violentos como contra la propiedad. Ahora las comunidades son más sólidas también en otros aspectos. Creo que varios de los alcaldes que están aquí hoy pueden ahora tener una relación más firme con el Estado. También tienen una mejor conectividad con la policía y pueden indicarle a la policía donde deberían enfocar sus esfuerzos. Quienes capacitan a la policía saben cómo enseñar a los agentes cómo forjar lazos más estrechos con los residentes y con la comunidad. Hay localidades que han recuperado parques y plazas, donde los vecinos ahora sienten que pueden reunirse en forma segura. Por cierto, la pandemia de COVID ha interrumpido un poco esta dinámica, pero vamos a superarla y creo que esos encuentros van a reanudarse. Y muchas personas jóvenes han descubierto la ciencia, la música, los deportes y los programas de empleo que hacen que se sientan entusiasmadas y esperanzadas con respecto a su futuro. Considero que eso es lo más importante de todo.

Escuché hace poco dos historias que reflejan la capacidad transformadora de este programa, acerca de dos jóvenes que creo que muchos de ustedes conocen: Ariana y Mariano.

Ariana empezó a venir al centro cuando tenía 15 años, y actualmente tiene 18. Su sumó al programa de cocina que se imparte aquí. Aprendió a preparar un CV. Practicó cómo presentarse a entrevistas de trabajo. Y luego, gracias al centro, obtuvo una pasantía remunerada en un restaurante local. Ahora Ariana es la primera persona de su familia en tener un título secundario. Está encaminada para cumplir su sueño de convertirse en chef profesional. Y sus dos hermanitos, según entiendo, también se han inscripto en programas aquí. Este centro ha transformado los futuros de la familia entera. No sé si está con nosotros hoy aquí, pero le envío mis saludos y mis felicitaciones.

Y Mariano tiene 22 años. También viene al centro desde un primer momento. Se inscribió en clases de patineta y de guitarra. Terminó la escuela secundaria. Ahora cursa estudios en la Universidad de Costa Rica, para convertirse en profesor de música. Y tiene un trabajo aquí en el centro enseñando música a cientos de niños y niñas, del mismo modo en que él fue un alumno alguna vez aquí. Como decimos en Estados Unidos, se trata de devolver parte de lo recibido, es decir, tomar parte de los beneficios y la experiencia adquiridos y compartirla con otros, asegurándonos de que las oportunidades que uno tuvo se compartan con otros.

Lo que todos ustedes han logrado aquí, y lo que Costa Rica ha conseguido en todo el país, creo que es un modelo no solo en Costa Rica, sino en la región en general, y potencialmente para el resto del mundo. Me complace que el Gobierno de Costa Rica vaya a transmitir las enseñanzas extraídas de “Sembremos Seguridad” a otros gobiernos de América Central durante una conferencia sobre seguridad ciudadana que tendrá lugar la semana próxima.

Porque lo cierto es que demasiados jóvenes de la región viven en un contexto de inseguridad. Muchos están tan deseosos de una vida mejor que arriesgan todo, realmente todo: sus familias, sus comunidades, su localidad, su idioma, su cultura. Arriesgan todo esto para emprender un viaje peligroso hacia el norte. Algunas personas mueren en el trayecto. Sufren violencia. Y quienes consiguen llegar a nuestra frontera, son enviadas de regreso porque la frontera no está abierta. Estados Unidos ha dejado en claro, y voy a repetirlo, que las personas no deben emprender el viaje riesgoso hasta nuestra frontera. Pero sabemos que no alcanza con decir “No vengan”. Tenemos que trabajar juntos para que sea más seguro para las personas en toda América Central permanecer en sus hogares y sus comunidades, sin temor y con la esperanza de un futuro más próspero para ellas y para sus hijos.

Durante la reunión que tuvimos anoche con nuestros pares centroamericanos, uno de nuestros colegas se refirió al derecho a quedarse, y creo que tenemos que dotar de un verdadero sentido a ese derecho, porque las personas deberían desear quedarse y construir sus propias comunidades. Queremos que eso sea posible. Creo que es lo quieren las personas en todos lados. Y confío en que juntos podemos hacerlo posible.

Ver a todas las personas que están hoy aquí presentes demuestra que podemos hacerlo realidad. Y con todos los desafíos que enfrentamos en todo el mundo, y los desafíos que también se nos presentan en nuestro trabajo diario, un momento como este es realmente reconfortante. Infunde un profundo sentido de la esperanza. Demuestra el poder de la comunidad. Por eso, les agradezco porque ha sido una visita realmente muy especial. Gracias a todos. (Aplausos).


Para ver el texto original ir a: https://www.state.gov/secretary-antony-j-blinken-at-sembremos-seguridad-site-visit/

Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.

Publicar un comentario

0 Comentarios