Abinader y el Salto Macroeconómico RD


 Abinader y el Salto Macroeconómico RD

Por Milton Olivo

 

Siempre se ha repetido, que es de locos, seguir haciendo las cosas de la misma manera y pretender esperar resultados diferentes.

 

Y cuando analizamos la historia de la humanidad, en especial de los países que hoy están en la cumbre del desarrollo, todos han agotados un conjunto de pasos.

 

Que van de masificar el potencial de producción de alimentos, crear la infraestructura industrial para estar en capacidad de procesar estos productos, convirtiéndolos en productos exportables, masificar sus exportaciones, invertir en investigación, desarrollo e innovación (I+D+I), y desarrollar industrias de la tercera Ola o de la sociedad de la información.


Por desgracia, en la RD, los afanes del inmediatismo político, y en otra ocasiones el afán de lucro rápido, a mutilado en la clase política la posibilidad de desarrollar una cosmovisión de desarrollo macroeconómico que sirva de brújula existencial para navegar hacia del desarrollo integrar de Quisqueya.

 

Un ejemplo simple es el programa de construcción de polideportivos municipales, ejecutada durante el gobierno del presidente Hipólito Mejía.

 

Imagine que en vez de polideportivos municipales, se hubiesen construidos agroindustrias municipales, capaz de procesar la agro producción de cada municipio, para suplir el mercado nacional y convertir nuestros excesos productivos en productos exportables.

 

Piense si luego esas agroindustrias, la inversión realizada por el Estado en convertida en acciones de 100 pesos y vendida a ciudadanos interesados, e inversionistas, para atraer capital e inversión extranjera. Saliéndole gratis al Estado su construcción.

 

Esas agroindustrias, producirían empleos fijos, incentivarían a que los propietarios de terrenos pusieran en producción sus predios, porque contarían con agroindustrias que absorberían su producción para exportación. Y ya tuviésemos centros de distribución en USA, Canada, Union Europea, Rusia y China.

 

Se hubiese incentivado que muchos ciudadanos, se motivarían a construir sus propias agroindustrias, al ver que básicamente consiste en área de lavado de productos, mesa para pelar u operar el producto, mesas para empacar y cuarto frio para conservar el producto.

 

Lo que hubiese tenido un efecto desarrollista, que a la fecha hubiese transformado la economía de los municipios. Y si los municipios están bien, el país, estaría mucho mejor.

 

De manera que el camino es, impulsar un plan de masificación de agroindustrias municipales, lo que incentivaría a los propietarios a sembrar sus predios, con la garantía de que estas agroindustrias absolverán su producción para convertirlo en productos exportables.

 

Desarrollar la industria pesquera, masificar la instalación de mipymes acuícolas, para la cria de tilapias, desarrollar la maricultura o producción de peces en el mar, en los embalses de las presas, las lagunas, ríos, y canales de riego.

 

Lo que convertirá la RD en un importante suplidor global de productos alimenticios frescos y procesados. Creándose millares de empleos, y creándose los recursos para construir parques industriales provinciales, atraer inversión extranjeras, y crear los empleos que necesita nuestra sociedad, facilitándolo con la construcción de un fondo para el desarrollo pesquero y un fondo para el desarrollo industrial.

 

El autor es Agrónomo.


Publicar un comentario

0 Comentarios