Regreso a la escuela en República Dominicana

 Regreso a la escuela en República Dominicana 


Por Faustino Reyes Toledo 


La escuela como organización formal que responde a características definidas de un sistema educativo, en tanto forma de expresión social, tiene ante sí un conjunto de retos, particularmente cuando nuestra sociedad vive un desconcierto por la pandemia que estamos atravesando, y también por la gradual extinción de valores, hábitos y prospectivas concretas.

En esta perspectiva, la educación desempeña un rol trascendente en la reconstrucción de un nuevo modelo de convivencia bajo medidas de salud y distancia, matizado con un pluralismo social que debe asegurar la diversidad y consolidar la enseñanza, como forma de organización social y realización personal.

La implementación de reglas o normas en la Educación Básica, se inicia a partir del regreso físico pronto a la escuela y cumplir con lo dispuesto en las estrategias y líneas de acción, que tiene el programa sectorial de la educación para retomar las actividades académicas y administrativas que se suspendieron con el inició del receso por la pandemia.

Así, la transformación educativa planteada, es un concepto para dar sentido y ordenar las acciones de la política educativa para los próximos meses. Los aspectos que contiene las funciones y propósitos de cada sistema educativo en las entidades del país, obliga a diseñar, planear y ejecutar estrategias y acciones que coadyuven a su cumplimiento.

Entre los principales objetivos que se plantaron en el programa educativo se destacan los siguientes: Elevar la calidad de la educación para que los alumnos mejoren su nivel de logro educativo, cuenten con medios para tener acceso a un mayor bienestar y contribuyan al desarrollo nacional.

Impulsar el desarrollo y utilización de tecnologías de la información y la comunicación en el sistema educativo, para apoyar el aprendizaje de los estudiantes, ampliar sus competencias para la vida y favorecer su inserción en la sociedad del conocimiento.

Ofrecer una educación integral que equilibre la formación en valores ciudadanos, el desarrollo de competencias y la adquisición de conocimientos a través de actividades regulares del aula, la práctica docente y el ambiente institucional para fortalecer la convivencia escolar e intercultural.

Fomentar una gestión escolar que fortalezca la participación de la escuela en la toma de decisiones, corresponsabilice a los diferentes actores sociales, de salud y educativos, para promover la seguridad de los alumnos, maestros y personal administrativo, que regresarán físicamente a la escuela.

El cumplimiento de estos primeros propósitos requiere enfrentar, superar anteriores y actuales retos que existen en la educación básica, mismos que tienen su origen, entre otras cosas, en las transformaciones que en los planes estatales y nacionales han sufrido los cambios en salud, sociales, económicos, educativos en los últimos meses.

La educación del futuro requiere no únicamente de un compromiso por parte de los diversos actores involucrados, sino también de estrategias que permitan establecer las condiciones estructurales y organizacionales que hagan más eficiente el uso de recursos, permita responder a los nuevos retos, incorporar aspectos innovadores a la práctica educativa, incorporen una cultura digital entre los participantes de la educación y se rearticulen los mecanismos organizacionales de la educación.

El regreso pronto a la escuela físicamente de alumnos, maestros, administrativos y directivos, requiere un compromiso de autoridades de salud, educación y padres de familia.



- En la gráfica se observa al Director del Distrito Educativo, Santo Martínez, durantes el acto de apertura al alistamiento del retorno a las aulas escolares del municipio de Los Alcarrizos.

Publicar un comentario

0 Comentarios