Secretario de Estado Antony J. Blinken en la sesión informativa y de consulta del Consejo de Seguridad de la ONU respecto a la situación humanitaria en Siria



Departamento De Estado
Oficina del Portavoz
Washington, D.C.
29 de marzo de 2021

SECRETARIO BLINKEN:   … y gracias, Dra. Ballour, tanto por el servicio que salva vidas que ha prestado a sus conciudadanos sirios en las circunstancias más apremiantes, y por sus potentes y determinados esfuerzos para hacer llegar al mundo las experiencias del pueblo sirio y por impulsar el respeto a sus derechos.

Este mes se cumple el décimo aniversario del levantamiento sirio. Tras una década de conflicto en la que el pueblo sirio ha sufrido enormemente, la situación es más grave que nunca. Como hemos oído, se calcula que 13,4 millones de personas; dos de cada tres sirios, necesitan ayuda humanitaria. El 60 por ciento de los sirios corre un grave riesgo de pasar hambre.

Todos los meses, el Consejo de Seguridad se reúne para debatir la situación humanitaria en Siria, y estas enormes cifras se repiten. En el proceso, es demasiado fácil perder de vista el hecho de que cada una de estas cifras contiene la vida de seres humanos individuales.

Como la madre siria que hace poco dijo a un periodista que estaba tan desesperada por alimentar a sus tres hijos que tuvo que elegir, y cito: “Tuve que vender mi pelo o mi cuerpo”, fin de la cita. Vendió su pelo por 55 dólares. Durante dos días lloró de vergüenza. Pero con ese dinero compró combustible para la calefacción, comida y ropa para sus tres hijos. Eso es una madre, para una familia siria. Recuerden que 12,4 millones de personas en Siria sufren inseguridad alimentaria y comenzarán a darse cuenta de la magnitud del sufrimiento humano en este conflicto.

Han oído a la Dra. Ballour decir que hay que esperar al Consejo de Seguridad con esperanza, que hay que esperar al Consejo de Seguridad con esperanza. Miren, todos nos sentamos en estas sillas, pronunciamos estas palabras, representamos a nuestros países. Pero, ¿cómo es posible que no podamos encontrar en nuestros corazones la humanidad común para emprender realmente una acción significativa para hacer algo? ¿Cómo es posible? Tengo dos hijos pequeños. Sospecho que muchos miembros de este consejo tienen hijos o nietos pequeños. Pienso en mis hijos cuando pienso en los niños sirios de los que hemos oído hablar hoy. Les pido que hagan lo mismo: piensen en los suyos, miren en su corazón y luego hablen con sus colegas. Y a pesar de nuestras diferencias, tenemos que encontrar la manera de hacer algo para actuar y ayudar a la gente. Esa es nuestra responsabilidad, y es una vergüenza para nosotros si no la cumplimos.

Mientras tanto, los valientes que se juegan la vida para intentar ayudar al pueblo sirio siguen siendo un objetivo. El 21 de marzo, el régimen de Assad bombardeó el Hospital Quirúrgico de Al Atareb, en el oeste de Alepo, matando al parecer a siete personas, entre ellas, como hemos oído, dos niños, primos de 10 y 12 años. El ataque también hirió a 15 personas, entre ellas un médico que tenía un trozo de metralla incrustado en el ojo. Nunca volverá a ver.

El hospital ya había sido bombardeado por el régimen en 2014 y, como nos contó el Dr. Lowcock, tuvo que ser reconstruido bajo tierra, con la esperanza de que al hacerlo se mantuviera a la gente a salvo si volvía a ser un objetivo.

Pues bien, la cueva no pudo mantenerlos a salvo. Las coordenadas del hospital habían sido compartidas de nuevo, como hemos oído, con el mecanismo de concienciación compartida y de pacificación dirigido por la ONU, lo que significa que el régimen sabía exactamente dónde estaba. El hospital de Al Atareb, que ahora está cerrado, había atendido anteriormente a un promedio de 3.650 personas cada mes. El mismo día en que el régimen de Assad atacó el hospital, los ataques aéreos rusos impactaron cerca del único paso fronterizo autorizado por la ONU con Siria, matando a un civil y destruyendo suministros humanitarios, poniendo en peligro la forma más eficaz de hacer llegar la ayuda al pueblo sirio.

Aunque la sesión de hoy se centra en la crisis humanitaria en Siria, es importante señalar que la única solución a largo plazo para este sufrimiento pasa por un acuerdo político y una resolución permanente del conflicto, tal y como se recoge en la resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU. Junto con nuestros aliados y socios, Estados Unidos sigue apoyando los esfuerzos del Enviado Especial de la ONU, Pedersen, para lograr este fin.

Pero incluso mientras trabajamos por esa solución, no podemos perder de vista las necesidades urgentes del pueblo sirio que hemos oído describir hoy tan elocuentemente. Está claro que el régimen de Assad no va a satisfacer necesidades tales como tener suficientes alimentos y acceso a medicamentos esenciales. Así que, de nuevo, la pregunta que tenemos ante nosotros es: ¿Qué puede hacer el Consejo de Seguridad para ayudar a los millones de sirios cuyas vidas están pendientes de un hilo?

A corto plazo, sabemos la respuesta y es sencilla: Debemos garantizar que los sirios reciban la ayuda humanitaria que necesitan. En la actualidad, la forma más eficiente y eficaz de hacer llegar la mayor cantidad de ayuda al mayor número de personas en el noroeste y el noreste es a través de los pasos fronterizos. Sin embargo, el Consejo de Seguridad ha permitido recientemente que caduque la autorización de dos pasos fronterizos: Bab al Salaam, en el noroeste, que solía hacer llegar la ayuda a unos 4 millones de sirios; y al Yaroubia, en el noreste, que hacía llegar la ayuda a otros 1,3 millones de sirios.

Tenemos la responsabilidad de garantizar que los sirios tengan acceso a una asistencia que les salve la vida, independientemente de dónde vivan. Teniendo en cuenta este objetivo, en su momento no había ninguna razón de peso para que el Consejo no volviera a autorizar estos dos pasos humanitarios.

Y no hay ninguna buena razón para que los cruces sigan cerrados hoy. Los cruces proporcionaban una vía para la entrega de ayuda más económica, más segura y más eficaz. En su ausencia, la entrega de ayuda es más costosa, más peligrosa y menos eficaz. También significa que cuando el único cruce que queda se vuelve inaccesible por cualquier motivo, como ocurrió la semana pasada cuando fue bombardeado por las fuerzas rusas, la ayuda puede detenerse por completo.

La reducción de los pasos fronterizos también significa que más convoyes de ayuda de la ONU se ven obligados a cruzar múltiples líneas de control, negociando el acceso con varios grupos armados de la oposición, recorriendo distancias más largas. Todo ello hace que haya más formas de ralentizar o detener la ayuda antes de que llegue al pueblo sirio, y más formas de que los propios trabajadores humanitarios puedan ser objeto de ataques.

Ahora bien, algunos pueden argumentar que reautorizar los cruces humanitarios y proporcionar ayuda transfronteriza infringiría de alguna manera la soberanía del régimen sirio. Pero la soberanía nunca ha pretendido garantizar el derecho de ningún gobierno a hacer pasar hambre a la población, privarla de medicamentos que le salven la vida, bombardear hospitales o cometer cualquier otro abuso de los derechos humanos contra los ciudadanos.

Otros miembros de este consejo pueden argumentar, como lo han hecho en el pasado, que deberíamos confiar más en la asistencia translineal para entregar la ayuda a la gente en Siria, alegando que es más eficiente. Pero como hemos visto, depender más de la asistencia transfronteriza ha dado lugar a que llegue menos ayuda, no más, al pueblo sirio.

El hecho de no autorizar los cruces fronterizos claramente no beneficia al pueblo sirio. No es lo que recomiendan los expertos de la ONU ni los expertos humanitarios. Y no tiene nada que ver con los principios humanitarios de humanidad, neutralidad, imparcialidad e independencia. Como ha dicho el secretario general Guterres, y cito: “Es esencial intensificar las entregas de ayuda a través de los cruces y las fronteras” (fin de la cita) para llegar a todos los sirios que lo necesitan.

Tampoco interesa al pueblo sirio presionar a los refugiados sirios para que regresen a Siria, incluso a las zonas controladas por el régimen, donde muchos temen ser detenidos arbitrariamente, torturados o incluso muertos por las fuerzas de seguridad de Assad en represalia por haber huido. Estamos de acuerdo con la ONU en que el retorno de los refugiados debe ser voluntario, bien informado y debe garantizar la seguridad y la dignidad de las personas implicadas, o de lo contrario no debería producirse.

El enfoque actual es injustificado, ineficaz e indefendible. Está provocando directamente el aumento del sufrimiento del pueblo sirio.

Así que permítanme proponer un enfoque diferente: Volvamos a autorizar los dos pasos fronterizos que se han cerrado, y volvamos a autorizar el único paso fronterizo que permanece abierto. Demos más vías, en lugar de menos, para entregar alimentos y medicinas al pueblo sirio. Comprometámonos a utilizar cualquier vía que sea la más segura y rápida para llegar a las personas que pasan hambre y mueren por necesidad de medicamentos. Y no presionemos a los refugiados sirios para que regresen hasta que sientan que pueden hacerlo con seguridad y dignidad.

Formulemos la sencilla pregunta que guía nuestra decisión sobre la reautorización de los cruces transfronterizos, y sobre todas las cuestiones relativas a la entrega de ayuda a la población de Siria: ¿Qué es lo que más contribuirá a reducir el sufrimiento de los niños, mujeres y hombres sirios?

Si nos hacemos esa pregunta, la labor que tiene ante sí este Consejo es sencilla: Reautorizar los cruces, dejar de permitir la obstrucción de la ayuda, y permitir el acceso sin obstáculos de los trabajadores humanitarios y la ayuda humanitaria, para que puedan llegar a los sirios necesitados dondequiera que estén, lo más rápidamente posible.

El acceso sin obstáculos a los sirios es más importante que nunca, no solo por la creciente crisis humanitaria, sino también por la amenaza que supone COVID-19.

Cada uno de los miembros de este consejo ha sido testigo en su propio país del impacto devastador de esta pandemia: las vidas que se cobra, cómo arrasa con los medios de vida y las economías. Siria reúne hoy las condiciones ideales para la propagación del virus. El distanciamiento social es imposible cuando uno se agolpa para conseguir un puesto en una abarrotada cola de pan. Muchos sirios ni siquiera tienen un suministro fiable de agua limpia y jabón para lavarse las manos. Hay aproximadamente un médico sirio por cada 10.000 civiles en Siria. Los hospitales que quedan siguen siendo atacados por el régimen y sus partidarios, como vimos con el hospital Al Atareb.

Los médicos, las enfermeras y el personal sanitario de Siria ya están enfermando y muriendo a un ritmo alarmante a causa de COVID-19; esto sólo va a empeorar. Y tal vez nadie en Siria sea más vulnerable que los miles de personas que están siendo detenidas injustificadamente en las inhumanas prisiones del régimen, muchos por atreverse a denunciar sus atrocidades, y los 6,7 millones de sirios que han sido desplazados internamente por el conflicto en curso.

El Consejo de Seguridad asume muchos retos que son complicados. Este no es uno de ellos. Las vidas de los habitantes de Siria dependen de la obtención de ayuda urgente. Tenemos que hacer todo lo que esté en nuestras manos para crear vías para que esa ayuda llegue a ellos: abrir caminos, no cerrarlos.

Los miembros de este consejo tienen un trabajo que hacer. Volver a autorizar los tres pasos fronterizos para la ayuda humanitaria al pueblo sirio. Dejen de participar en los ataques que cierran estas vías o de poner excusas, y dejen de atacar a los trabajadores de la ayuda humanitaria y a los civiles sirios a quienes estos pretenden ayudar. Dejen de convertir la ayuda humanitaria, de la que depende la vida de millones de sirios, en una cuestión política, esperando con esperanza en el Consejo de Seguridad. Esperando con esperanza en el Consejo de Seguridad. Esperando con esperanza en el Consejo de Seguridad.

Pongamos fin a la espera. Pasemos a la acción. Ayudemos a la gente en Siria. Gracias.


Para ver el texto original ir a: https://www.state.gov/secretary-antony-j-blinken-at-the-un-security-council-briefing-and-consultations-on-the-humanitarian-situation-in-syria/

Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.


 

Publicar un comentario

0 Comentarios