La corrupción no tiene que ser algo cotidiano

 



Por Lea Giménez y Roberto de Michele

La corrupción es un obstáculo para la inversión privada y es uno de los factores que más afecta a la desigualdad económica. Un dato: Uno de cada tres latinoamericanos ha pagado un soborno para acceder (o acelerar) servicios básicos como la educación, la salud o la justicia.   

¿Cómo asegurar que los recursos públicos benefician por igual a todos los ciudadanos?

 


Publicar un comentario

0 Comentarios