Desarrollo sostenible cadena de valor del pez dorado en RD

 Desde la red hasta el plato: desarrollo sostenible de la cadena de valor del pez dorado en la República Dominicana

 

1 de marzo de 2021, Santo Domingo. - El Mahi-Mahi, o pez dorado, es una especie muy apreciada y abundante en las aguas que bordean la comunidad costera de Palmar de Ocoa, provincia de Azua, poblado que ha sido escogido para ejecutar un proyecto internacional para el desarrollo sostenible de la cadena de valor de la pesca de este nutritivo alimento.

 

Con financiamiento de la Unión Europea, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Consejo Dominicano de la Pesca (CODOPESCA), desarrollan un proyecto a cinco años, que tiene el objetivo de mejorar la seguridad alimentaria, y aumentar los beneficios que reciben los pescadores artesanales y las pequeñas y medianas empresas locales de la zona, a través de un mayor acceso a los mercados.

 

Asimismo, se pretende mejorar la inclusión y la sostenibilidad social y ambiental en las diferentes etapas dentro de la cadena de valor, a través de una mejor gestión de los recursos naturales y una mayor consideración por el cambio climático, reduciendo las pérdidas y desperdicios de los peces y evitando su pesca indiscriminada y no controlada.

 

La iniciativa que se desarrolla en el país desde el 2020, es parte del programa “Fish4ACP para el desarrollo sostenible de las cadenas de valor de la pesca y la acuicultura en los países ACP”, que se ejecuta en 10 países de África, el Caribe y Pacífico, con una duración de 5 años.

 

FISH4ACP presenta una perspectiva innovadora para el desarrollo de la pesca y la acuicultura mediante el uso de un enfoque integral de la cadena de valor, teniendo en cuenta a todos los actores involucrados en cada etapa, desde la red hasta el plato, lo que permite al proyecto observar la rentabilidad económica, la equidad social y el impacto en el medio marino.

 

La primera etapa de este programa a nivel global tiene una inversión de 40 millones de euros y se enfoca en un análisis de la cadena de valor para determinar los principales desafíos en cada eslabón y presentar un plan de acción que permita explorar nuevos mercados, reducir las pérdidas y el desperdicio, mejorar las condiciones laborales de los pescadores, fortalecer sus capacidades técnicas y gestionar las poblaciones de peces a niveles sostenibles.

 

El proyecto presta especial atención a la pesca a pequeña escala, debido a su potencial para generar beneficios económicos y sociales, en particular para las mujeres.




Publicar un comentario

0 Comentarios