PSICOMOTRICIDAD Y LENGUAJE

 

PSICOMOTRICIDAD Y LENGUAJE

 

Por Néstor Antonio Pardo Rodríguez

Terapeuta del Lenguaje / Fonoaudiólogo

Titulado por la Universidad Nacional de Colombia

https://fonoleng.wixsite.com/fonoaudiologia

El desarrollo del lenguaje puede ser descrito como un fenómeno que se basa en adquisiciones sociales y cognitivas tempranas. Básicamente, es a través de la acción cooperativa de los sentidos que conseguimos un cuadro consistente, útil y realista del ambiente físico que nos rodea. Las impresiones de los diferentes sentidos son, de cierta forma, combinadas u organizadas para presentar un cuadro más o menos estable de la realidad que se ubica a nuestra alrededor.

La actividad libre y autónoma es fundamental en el equilibrio afectivo y en el desarrollo del niño, le ayuda a afirmarse como persona. Si el niño se siente seguro afectivamente porque tiene un buen vínculo de apego con un adulto significativo, será un niño que puede explorar el mundo sin tanta ansiedad, con un dominio más armonioso de su cuerpo y motricidad, sin crispaciones ni tensiones, por lo tanto tendrá la calma y la distensión corporal para observar, manipular su cuerpo, los objetos y explorar su entorno. Hacer relaciones inteligentes entre él y los objetos por lo que sus aprendizajes serán placenteros y llenos de sentido.


Para mayor eficiencia de los sentidos, los diferentes órganos deben funcionar integradamente. La percepción del mundo objetal no depende exclusivamente de un aparato sensorial específico. Los sentidos funcionan juntos y se complementan, para tener un panorama total de la realidad externa. Una flauta tiene una determinada dimensión, grosor, color, forma, olor, dureza y sonido. El sabor de un alimento depende mucho del funcionamiento conjunto de los receptores del gusto y el olfato, pero si está visualmente bien presentado y quizás en el ambiente hay una música dulce y suave, puede saber mejor. Es por eso que la comida parece insípida cuando nuestra nariz está tapada o hay un ruido infernal a nuestro alrededor.

Aunque dos seres humanos tengan la misma estructura biológica y genética, tal vez aquello que uno de ellos percibe como un color u olor, no sea exactamente igual al color y olor que el otro percibe.

La percepción consiste en la aprehensión de una totalidad y su organización consciente no es una simple adición de estímulos locales y temporales captados por los órganos de los sentidos. Nuestra experiencia (consciencia) del mundo, revela que no tenemos solo sensaciones aisladas de éste. Al contrario, lo que llega a la consciencia son configuraciones globales, dinámicas y perfectamente integradas de sensaciones. Aunque las sensaciones no nos ofrezcan en sí mismas, el conocimiento del mundo, representan los elementos necesarios para el conocimiento, sin los cuales no existirían percepciones.

En el acto perceptivo se distinguen dos componentes fundamentales: la captación sensorial y la integración significativa, la cual nos permite el conocimiento consciente del objeto captado. Por tanto, las percepciones serán subjetivas por existir en nuestra conciencia, y objetivas por el contenido que estimula la sensación.


Basándose en una visión global de la persona, el término "psicomotricidad" integra las interacciones cognitivas, emocionales, simbólicas y sensoriomotrices en la capacidad de ser y de expresarse en un  contexto psicosocial. La psicomotricidad, así definida, desempeña un papel fundamental en el desarrollo armónico de la personalidad. Partiendo de esta concepción se desarrollan distintas formas de intervención psicomotriz que encuentran su aplicación, cualquiera que sea la edad, en los ámbitos preventivo, educativo, reeducativo y terapéutico.

 

A principios del siglo XX el neurólogo Ernest Dupré puso de relieve las relaciones entre las anomalías neurológicas y psíquicas con las motrices. Este médico fue el primero en utilizar el término Psicomotricidad y en describir trastornos del desarrollo psicomotor como la debilidad motriz. Más adelante dentro de de la neuropsiquiatría infantil sus ideas se desarrollaron con gran profusión.

 

El psicólogo e investigador francés, Henri Wallon, remarcó la psicomotricidad como la conexión entre lo psíquico y lo motriz. Planteó la importancia del movimiento para el desarrollo del psiquismo infantil y por tanto para la construcción de su esquema e imagen corporal. Según Wallon el psiquismo y la motricidad representan la expresión de las relaciones del sujeto con el entorno y llega a decir: "Nada hay en el niño más que su cuerpo como expresión de su psiquismo".

 

Esencialmente, la Psicomotricidad favorece a la salud física y psíquica del niño, que le ayudará a dominar de una forma sana su movimiento corporal, mejorando su relación y comunicación con el mundo que les rodea. Igualmente permite al niño explorar e investigar, superar y transformar situaciones de conflicto, enfrentarse a las limitaciones, relacionarse con los demás, conocer  y oponerse a sus miedos, proyectar sus fantasías, vivir sus sueños, desarrollar la iniciativa propia, asumir roles y disfrutar del juego en grupo, y a expresarse con libertad.

 





Además de esos beneficios el niño puede también adquirir:

 

Conciencia del propio cuerpo parado o en movimiento; Dominio del equilibrio; Control de las diversas coordinaciones motoras;  Control de la respiración; Orientación del espacio corporal;  Adaptación al mundo exterior; Mejora de la creatividad y la expresión de una forma general; Desarrollo del ritmo; Mejora de la memoria; Dominio de los planos: horizontal y vertical; Nociones de intensidad, tamaño y situación; Discriminación de colores, formas y tamaños; Nociones de situación y orientación; Organización del espacio y del tiempo.

 

Por otra parte la comunicación incluye no sólo habla, sino también las expresiones faciales, sonrisas, gestos, signos kinésicos, y otros sistemas alternativos, como la lengua de signos y los sistemas computadorizados. Children and adults are more likely to interact when they can understand and be understood. Niños y adultos están más predispuestos a interactuar cuando pueden comprender y hacerse entender. At home, in school, and in the community, a functional understandable communication system facilitates relationships. Hay muchas pre-competencias lingüísticas que pueden abordarse en el hogar antes de que el niño sea capaz de hablar, por lo que la estimulación debe comenzar lo más temprano posible, antes de que el niño diga su primera palabra. En casa, en la escuela, y en la comunidad, un sistema de comunicación funcional y comprensible facilita las relaciones entre los diferentes interlocutores.

 

Las ideas plasmadas en el pensamiento se organizan por medio del lenguaje. Así, cualquier actividad del hombre es programada por medio del discurso interno, desde levantarse en la mañana, hacer las compras, planear un paseo, hasta los trabajos más complicados. La adquisición de habilidades tales como la organización espacial y la estructuración rítmico - temporal dependen considerablemente del desarrollo del lenguaje. De allí la importancia de la relación entre la psicomotricidad y el lenguaje.

Publicar un comentario

0 Comentarios