La Directora Gerente del FMI, Kristalina Georgieva, insta al G-20 a tomar medidas contundentes para contrarrestar una «peligrosa divergencia»

 


  • English
  •  

  • français
  •  

  • 日本語
  •  

  • русский
  •  

  • 中文
  •  

  • български
  • La Directora Gerente del FMI, Kristalina Georgieva, insta al G-20 a tomar medidas contundentes para contrarrestar una «peligrosa divergencia»

    26 de febrero de 2021

    Washington, DC: La Directora Gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, realizó hoy la siguiente declaración en la reunión virtual de los ministros de finanzas y gobernadores de bancos centrales del G-20:

    «Quisiera felicitar al Gobierno de Italia, al Ministro de Economía y Finanzas, Daniele Franco, y al Gobernador Ignazio Visco por su presidencia de esta Reunión del G-20.

    Los que estuvimos en Riad hace justo un año tenemos vivos en el recuerdo los primeros avisos de lo que estaba por llegar: innumerables tragedias humanas y una profunda recesión. Hoy, impulsada por los progresos en la vacunación y las contundentes medidas fiscales y de política monetaria que ustedes adoptaron, la economía mundial avanza por la senda de la recuperación. Las perspectivas de crecimiento de este año, mejoradas por considerables estímulos adicionales en algunas grandes economías, se sitúan posiblemente incluso por encima de la proyección de 5,5% que realizamos en enero. Sin embargo, la incertidumbre continúa siendo muy alta, ya que las vacunas todavía deben recorrer un largo camino para atajar las nuevas olas y variantes del virus.

    Además, observamos una peligrosa divergencia entre economías y dentro de ellas. En los países emergentes y en desarrollo, excluida China, proyectamos para 2022 pérdidas de ingreso per cápita acumuladas de hasta 22%, frente a 13% en las economías avanzadas. Asimismo, prevemos que tan solo la mitad de los países que estaban reduciendo sus brechas de ingreso con respecto a las economías avanzadas continuarán haciéndolo en el período 2020–22. Dentro de los países, los jóvenes, los trabajadores menos cualificados y las mujeres se han visto afectados de manera desproporcionada por la pérdida de puestos de trabajo.

    Y no podemos olvidar la notable amenaza derivada del cambio climático.

    Políticas y apoyo del FMI

    Necesitamos medidas enérgicas y decididas.

    Primero, acelerar la vacunación en todo el mundo: es la medida que puede dar un mayor impulso a la recuperación. Necesitamos cooperación internacional para acelerar la producción y generalizar la disponibilidad de vacunas en todo el mundo cuanto antes.

    Segundo, comprometernos a dar ayudas de emergencia a empresas y hogares, adaptadas a las circunstancias de cada país, hasta que se logre una recuperación duradera de la crisis sanitaria. Y estar preparados para los riesgos y las consecuencias no deseadas cuando se retiren gradualmente las políticas de respaldo. Es probable que se produzca un incremento de las quiebras y las tensiones financieras, incluida una volatilidad excesiva en los mercados financieros.

    Tercero, reforzar el apoyo a los países vulnerables. Junto con el Banco Mundial, estamos trabajando con los países para poner en marcha profundas reformas, abordar la transparencia y la sostenibilidad de la deuda, y ampliar el financiamiento concesionario. Apoyamos la aplicación pronta y eficaz del Marco Común, cuyos primeros candidatos son Chad, Etiopía y Zambia. También estamos analizando si sería conveniente prorrogar la Iniciativa de Suspensión del Servicio de la Deuda.

    Hemos de desplegar todas las herramientas a nuestra disposición. Me resulta muy alentador el creciente apoyo a una nueva asignación de Derechos Especiales de Giro (DEG) con el fin de incrementar las reservas de todos los países miembros de manera transparente y responsable. También los llamados a un mecanismo adicional que permita a nuestros países miembros más ricos apoyar a los países de bajo ingreso mediante el préstamo de parte de los DEG que les corresponden. Estamos preparados para presentar a nuestros miembros una seria evaluación de las necesidades de reservas a largo plazo y las modalidades de ejecución.

    Por último, permítanme hacer referencia a la adaptación del uso de los recursos públicos al objetivo de conformar un futuro resiliente al cambio climático, digital e inclusivo.

    Apoyamos rotundamente la propuesta de la Presidencia sobre los riesgos climáticos mundiales y la fiscalidad medioambiental. Contribuiremos en los ámbitos en los que tenemos una ventaja comparativa, como la integración del clima en las políticas públicas de recaudación y gasto, los riesgos para la estabilidad financiera relacionados con el cambio climático y los datos.

    También me congratulo del nuevo impulso para modernizar el sistema tributario internacional y adaptarlo a las economías del siglo XXI, así como para apoyar el objetivo del desarrollo inclusivo.

    Pueden contar con nosotros en todos los aspectos de la vital labor que desarrollan».

    Publicar un comentario

    0 Comentarios