Declaración del Presidente Joseph R. Biden, Jr. acerca del Día Internacional de Conmemoración del Holocausto

 



La Casa Blanca
Para su divulgación inmediata
27 de enero de 2021

En el día de hoy, nos unimos con personas de naciones de todo el mundo con ocasión del Día Internacional de Conmemoración del Holocausto para recordar a los seis millones de judíos, así como miembros de las comunidades de romaníes y sinti, eslavos, personas con discapacidad, personas LGBTQ+ y muchos otros que fueron asesinados por los nazis y sus colaboradores durante la Shoá. No debemos olvidar jamás la verdad acerca de lo que ocurrió en toda Europa ni ignorar los horrores causados a nuestros prójimos como resultado de las doctrinas que promueven el odio y la división.

La primera vez que supe sobre los horrores del Holocausto fue al escuchar a mi padre hablar de esto en la mesa familiar. A lo largo de toda mi vida he seguido recordando la vehemencia con la que expresaba que deberíamos haber hecho más para impedir la sistemática campaña nazi de homicidios en masa. Es por eso por lo que llevé a mis hijos a visitar Dachau y espero poder hacer lo mismo con cada uno de mis nietos, para que puedan ver por sí mismos los millones de futuros que fueron arrebatados por el odio desenfrenado, y puedan comprender profundamente qué puede ocurrir cuando las personas miran hacia otro lado y no actúan.

Debemos transmitir la historia del Holocausto a nuestros nietos y sus respectivos nietos, para así asegurar que la promesa de “nunca más” se cumpla verdaderamente. Así es como evitaremos que haya nuevos genocidios. Recordar a las víctimas, los héroes y las enseñanzas del Holocausto es de suma importancia hoy, cuando quienes niegan el Holocausto o minimizan su gravedad tienen una preponderancia creciente en nuestro discurso público. Pero los hechos son incontestables y cada uno de nosotros debe permanecer atento y denunciar la renaciente tendencia de antisemitismo y otras formas de fanatismo e intolerancia, en nuestro país y en el resto del mundo.

Los horrores que vimos y escuchamos en Charlottesville en 2017, cuando nacionalistas blancos y neonazis destilando la misma bilis antisemita que se escuchaba en la década de 1930 en Europa, son el motivo por el cual me postulé a la presidencia. Hoy, reafirmo el compromiso con la verdad básica de que prevenir futuros genocidios sigue siendo tanto nuestra obligación moral como una cuestión de importancia nacional y global.

El Holocausto no fue un accidente de la historia. Se produjo porque demasiados gobiernos adoptaron e implementaron con absoluta sangre fría leyes, políticas y prácticas motivadas por el odio para denigrar y deshumanizar a grupos enteros de personas, y demasiadas personas, ante esto, se quedaron pasivas y no alzaron la voz. El silencio es complicidad. Como mi difunto amigo y sobreviviente del Holocausto Tom Lantos nos lo recordaba a menudo: “La pátina de la civilización es muy fina. Nosotros somos sus guardianes, y esa tarea no termina nunca”.

Cuando el odio no encuentra freno, y se pierden los sistemas de pesos y contrapesos en el gobierno y la sociedad que protegen las libertades fundamentales, esto puede generar violencia y atrocidades en masa. Los Estados Unidos sigue promoviendo la justicia para los sobrevivientes del Holocausto y sus sucesores. Tenemos el compromiso de ayudar a construir un mundo donde se enseñen las lecciones que dejó el Holocausto y se valoren todas las vidas humanas.


Para ver el texto original ir a: https://www.whitehouse.gov/briefing-room/statements-releases/2021/01/27/statement-by-president-joseph-r-biden-jr-on-international-holocaust-remembrance-day/ 

Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.


Publicar un comentario

0 Comentarios