Subsecretario interino para Asuntos del Hemisferio Occidental, embajador Michael G. Kozak Sobre las preocupaciones acerca de los derechos humanos en Cuba

 Subsecretario interino para Asuntos del Hemisferio Occidental, embajador Michael G. Kozak Sobre las preocupaciones acerca de los derechos humanos en Cuba


Oficina de la Portavoz
Para su difusión inmediata
Conferencia Oficial
Vía teleconferencia
9 de diciembre de 2020

 

SR. BROWN:  Buenas tardes.  Bienvenidos a esta conferencia telefónica oficial acerca de las preocupaciones sobre los derechos humanos en Cuba. Hoy tenemos con nosotros al subsecretario interino para Asuntos del Hemisferio Occidental, embajador Michael Kozak, para hablar sobre el hostigamiento por parte del régimen cubano a los activistas que protestaban pacíficamente el arresto del defensor de derechos humanos Denis Solís González, integrante del Movimiento San Isidro. El embajador Kozak hará unos comentarios iniciales y luego responderá a sus preguntas. Les recordamos que el contenido de esta conferencia está embargado hasta el final de la conferencia. Para mayor eficiencia, cuando deseen colocar una pregunta en la cola, marquen el 1 y luego 0.

Con esto, paso la palabra al embajador Kozak.

EMBAJADOR KOZAK:  Gracias, Cale, y gracias a todos ustedes por unirse a esta conversación sobre las protestas recientes de diversos grupos de activistas y artistas en Cuba.  Estos eventos son un momento histórico para los derechos humanos en Cuba.

Permítanme empezar dedicando un momento para hablar sobre la política de EE.UU. hacia Cuba, especialmente en apoyo del pueblo cubano.  En este gobierno hemos buscado refinar la política de EE.UU. Durante años la política buscó bloquear las transacciones financieras con personas cubanas en forma general, ya sean individuos, instituciones o asociaciones. Luego intentamos autorizar algunas actividades, tales como intercambios profesionales, remesas y otras, mientras prohibíamos otras.  Ahora este gobierno ha afinado esa política concentrándose en quiénes son los que más se benefician con ciertas transacciones: el régimen o el pueblo cubano.  Por lo tanto, nos hemos enfocado en negarle al régimen de Castro los recursos que utiliza para financiar su represión en Cuba y su interferencia maligna en Venezuela.  Y hemos hecho esto con sanciones puntuales contra las instituciones militar, de seguridad e inteligencia cubanas.  El objetivo es el fortalecimiento de la sociedad civil y el sector privado de Cuba, pero no del régimen represivo cubano.

A través de la Lista de hoteles y empresas cubanas prohibidas y la Lista de propiedades cubanas restringidas, hemos restringido los viajes desde EE.UU. que beneficien a hoteles e instalaciones de turismo controlados por el régimen, y hemos redirigido estos ingresos a empresas privadas cubanas como alojamientos pequeños tipo cama y desayuno.  Ahora, los gastos de los viajeros estadounidenses beneficiarán principalmente a empresarios cubanos y no al régimen de Castro.

Cuba es el único país del hemisferio en donde los militares toman una parte de las remesas.  Peor aún, han logrado establecer casi un monopolio de las divisas que generan esas remesas.  Cuando bloqueamos la manipulación de las fuerzas armadas cubanas del proceso de remesas, tuvimos cuidado de dejar espacio para que continúen las remesas a través de canales privados y civiles, siempre que no enriquezcan a los militares.

Lo que sucede ahora es que lo militares se apropian de las divisas para sus propios objetivos como financiar la interferencia en Venezuela y solventar sus propias fracasadas aventuras comerciales. Al tomar su parte fuerzan a cubanos a que usen el resto de las remesas para comprar alimentos a precios recargados en tiendas controladas por el régimen.

Por ello, hemos llamado la atención internacional a los abusos de las misiones médicas cubanas en el extranjero, una empresa generadora de utilidades que es la principal fuente de ingresos del régimen de Castro.  Hemos trabajado para proteger a los médicos sin dejar de cortar esta fuente de ingresos para el régimen.  El régimen cubano priva a su propio personal médico de hasta el 90 por ciento de sus salarios, salarios que ganan los médicos, pero que nunca ven. 

Los países anfitriones de los trabajadores cubanos deberían depositar directamente los salarios de los profesionales en sus propias cuentas bancarias en lugar de llenar los cofres del régimen. Algunos países han demostrado que esto puede hacerse a pesar de la resistencia del régimen.  

Es así que todos estos esfuerzos puntuales han logrado un impacto real para beneficiar y empoderar al pueblo cubano.  

En cuanto a los desarrollos recientes, quisiera anotar que durante el fin de semana de Acción de Gracias, un grupo diverso de cientos de activistas y artistas cubanos se reunieron para protestar pacíficamente frente al Ministerio de Cultura del régimen.  En especial, hay que anotar la presencia de muchos profesionales de las artes creativas que antes no habían participado en actos de protesta contra el régimen.   

¿Por qué protestaban?  Bueno, los integrantes del Movimiento San Isidro, que Cale mencionó, se han convertido en blancos de un hostigamiento continuo y detenciones arbitrarias por parte del régimen.  Pero también es el rechazo a los intentos de reprimir la libertad de expresión, especialmente el decreto número 349, que fuerza a los artistas a obtener un permiso del gobierno para hacer presentaciones, incluso en espacios privados.  También le da al régimen el poder de suspender cualquier presentación a voluntad, con lo que somete efectivamente al arte en Cuba a la censura del régimen. 

Ahora, frente a esta protesta, los funcionarios cubanos hicieron algo que casi nunca o nunca hemos visto.  Se reunieron con los representantes del grupo de manifestantes y aceptaron sus más modestas demandas de permitir más libertad de expresión y tener más diálogo. 

A las pocas horas, el régimen volvió a su polvoriento manual, renunciando a sus compromisos, lanzando una campaña de difamación y desinformación y fortaleciendo el hostigamiento y la vigilancia de los activistas.  Supongo que llegaron a la conclusión de que si empezaban a negociar con los manifestantes, tendrían muchos más manifestantes con los que lidiar.  Pero hicieron esto al costo de mostrar que son totalmente incapaces de mantener una promesa que hicieron solo hace una semana, y que fue la simple promesa de honrar los derechos de sus propios ciudadanos. 

Varias democracias como el parlamento de la UE, los gobiernos checo y danés y organizaciones internacionales hicieron comunicados de condena de las acciones del régimen.  Nos complace ver la fuerte respuesta internacional. 

Mientras tanto esto sucede en Cuba, cientos de militares y asesores de inteligencia cubanos continúan apoyando activamente la dictadura de Maduro.  Equipan al régimen de Maduro con las herramientas que necesita para reprimir cualquier disidencia interna, incluso la disidencia de los militares venezolanos.  A cambio, Maduro roba el petróleo y el diésel de su propio país y lo embarca a Cuba, mientras los venezolanos soportan largas colas para gasolina y sufren hambre. 

Creemos que nosotros y la comunidad internacional deberíamos hacer algo para poner fin a esta intervención en Venezuela. Ha llevado a la mayor catástrofe humanitaria en nuestro hemisferio. El respeto a los derechos humanos de los cubanos debe continuar siendo el principal objetivo de la interacción de EE.UU. con Cuba.  Y hasta que Cuba cese de tratar a Venezuela como una colonia, los temas de Cuba y Venezuela no pueden tratarse por separado. Nuestro método de aumento progresivo de sanciones puntuales contra Cuba está diseñado para alcanzar dichos objetivos, a la vez que mejoramos la capacidad del pueblo cubano para lograr sus propias metas políticas, económicas y sociales, independiente del régimen. 

Y ahora con gusto responderé sus preguntas. 

SR. BROWN:  Gracias.  Señoras y señores, si desean hacer una pregunta, marquen 1 y 0 en este momento.

SR. BROWN:  Muy bien.  Vamos primero a la línea de Matt Lee.

PREGUNTA:  Hola, Embajador, ¿puede oírme?

EMBAJADOR KOZAK:  Sí, lo escucho fuerte y claro Matt.  Adelante.

PREGUNTA:  Muy bien.  Excelente.  Dos preguntas cortas.  Primero, usted dice que todo lo que ustedes han hecho es en beneficio del pueblo cubano, pero Western Union cerró todas sus oficinas de remesas en el último mes y medio aproximadamente. No veo cómo esto beneficia al pueblo cubano. ¿Puede explicar cómo esto beneficia al pueblo cubano si Western Union ya no hace eso debido a las sanciones de EE.UU.? 

Segundo, y realmente no espero una respuesta. Obviamente usted ha visto el informe de la Academia Nacional de Ciencias sobre, entre comillas, “los ataques a la salud”.  ¿Qué piensa usted sobre esto y si el Departamento de Estado ha llegado a alguna conclusión acerca de lo que le pasó a su personal en La Habana?  Gracias. 

EMBAJADOR KOZAK:  Muy bien.  Gracias.  Bueno, en cuanto a la primera, como intenté aludir en mis comentarios iniciales, el problema es que ... Y, de hecho, el acuerdo con Western Union fue algo en lo que yo trabajé en esos tiempos cuando estaba por allá.  Pero lo que sucedió con el tiempo es que el régimen cubano requirió a Western Union a hacer transacciones bancarias exclusivamente con FINCIMEX, que es un banco dirigido por los militares cubanos.  Entonces lo que efectivamente lograron fue conseguir un monopolio.  Todas las divisas que entran de las remesas, una cantidad muy significativa de dinero, estaba yendo a los cofres de los militares. Lo que recibían las personas a las que iban las remesas era como una tarjeta de cajero automático que podían usar para comprar cosas en las tiendas controladas por los militares y a precios inflados. Entonces, esto ha sido algo gradual y nuestra respuesta fue, hay que parar todo esto. 

Entonces, tratamos de dar... Si el régimen permitiera que Western Union haga transacciones bancarias con otros que no sean los militares, eran libres de hacerlo.  A nadie se le dijo, nadie de nuestra parte les dijo que tenían que cerrar. Son la parte cubana la que los cerró porque hasta el momento insisten en que las transacciones bancarias se hagan con los militares.

Pero, segundo, pensamos que hay otros canales para enviar remesas, incluso canales informales que anteceden a Western Union, y estos todavía están disponibles y pueden usarse.  Entonces lo que estamos intentando hacer es instruir a las personas que quieran enviar dinero a sus familias que digan, “Usa un canal que haga llegar realmente el dinero a tu familia en lugar de un canal que lo envíe a los militares cubanos”.

Claro, hay una interrupción.  Lamentamos, que la parte cubana todavía no haya permitido arreglos diferentes a Western Union porque, obviamente, es algo conveniente.  Pero pensamos que al final es mejor que las personas envíen su dinero por medios que asegurarán que llegue a sus familiares. 

En cuanto al informe de la Academia Nacional de Ciencias, solo diría que ustedes ya lo oyeron de nuestra portavoz.  Es algo que obviamente valoramos mucho. Tuvimos varias actividades para que expertos revisen este asunto, intentando entender qué le pasó a nuestro personal, y esta es una buena contribución a esa línea de pensamiento o a ese análisis e investigación.  Esa es la etapa en la que estamos ahora.

SR. BROWN:  Muy bien, gracias.  La siguiente pregunta es de la línea de Will Mauldin.

PREGUNTA:  Muchas gracias por esta conferencia telefónica.  Solo quería saber si usted tiene alguna observación sobre... desde el punto de vista de alguien en Cuba, ¿es diferente la estrategia de este gobierno de muchos de los gobiernos previos dado que gran parte del embargo estaba vigente desde donde se mire el asunto?  ¿Piensa usted que tiene sentido tener estrategias diferentes hacia Cuba para intentar que cambien las cosas allí, y en alguna medida en Venezuela?  ¿Hay límites a lo que las sanciones pueden lograr en lugares como estos?

EMBAJADOR KOZAK:  Bueno, mire, yo no voy a hablar por otros gobiernos porque ahora yo hablo por el actual gobierno.  Pero pienso que, si ve la historia, hay una gran continuidad en la política hacia Cuba, porque el problema ha sido esencialmente el mismo.  Cada gobierno confronta los mismos problemas y busca maneras de enfrentarlos.

Sin embargo, haría una observación sobre por qué, en este momento, pensamos que la estrategia que estamos adoptando tendrá éxito. Históricamente, Cuba pudo imponer al inicio medidas tan draconianas y represivas que ahuyentó a la mayoría de los empresarios del país, en que cerraron asociaciones estudiantiles, periódicos, toda forma de sociedad civil, lo pudieron hacer, a pesar de la destrucción de la economía cubana, porque tuvieron un enorme subsidio externo por muchos años de la Unión Soviética.

En la década de 1990 cuando se acabó el subsidio... Es decir, la economía cubana se organizó para ser un parásito.  Vive a expensas de otro.  Cuando eso desapareció en la década de 1990, se enfrentaron a los problemas reales y serios que no podían alimentar a su propia gente, no podían pagar... Todos trabajaban para el gobierno y tuvieron que aceptar acabar con eso y terminaron con una serie de las que fueron obviamente muy limitadas, pero finalmente, medidas liberalizantes que autorizaron a personas a cultivar alimentos por cuenta propia y venderlos en mercados más o menos abiertos en donde autorizaron a cuentapropistas a tener pequeñas actividades comerciales como restaurantes, reparación de zapatos y cosas parecidas.  Y las personas empezaron a tener mayor sentido y realidad de la independencia del gobierno; el país empezó a beneficiarse de eso, el tipo de actividad libre, y se estaba dando un cambio real en la sociedad cubana.

Pero lo que pasó en 1998 cuando Hugo Chávez ganó en Venezuela, y mis amigos cubanos en ese momento se ufanaban de cómo él había sido uno de sus proyectos y estaban muy entusiasmados y empezaron a recibir un gran subsidio de Venezuela.  Entonces revirtieron inmediatamente todas las medidas liberalizantes y regresaron a un modo más represivo.

Lo que pasa ahora y por lo que estamos muy entusiasmados es por el lado cubano...Venezuela, aunque sigue dando prioridad a los embarques de combustible a Cuba y no a su propio pueblo, ya no puede tener el tipo de generosidad que tenía antes; entonces, los ingresos de esa fuente se han reducido.  Hemos estado intentando las medidas que acabo de mencionar para evitar convertirnos en el sustituto al hospedarnos en hoteles dirigidos por el gobierno cubano o los militares cubanos.  Y lo que está pasando es que nuevamente tienen que buscar en otros lugares. 

Pueden ser amigos de Rusia, pueden ser amigos de China, pueden ser amigos de Irán, pero ninguno de estos países están en posición de subsidiarlos. Lo que realmente empodera al pueblo cubano es que, en algún momento, el gobierno va a tener que decir, muy bien, para que nosotros podamos poner comida en la mesa, simplemente vamos a tener que sincerarnos con nuestra propia gente y abrir la economía. 

Entonces, está forzando un poco de negociación entre el gobierno y el pueblo de Cuba, y pienso que esta demostración cultural durante el fin de semana de Acción de Gracias fue un buen ejemplo de ello. Estos no eran manifestantes tradicionales que, en su mayoría, estaban afuera protestando. Eran los hijos, hijas, nietos y nietas de los funcionarios del régimen que decían: ¿Por qué no podemos tener presentaciones sin la aprobación de un censor del régimen?

Mientras más ... Este momento es óptimo en la historia cubana.  Están bajo presión para sincerarse con su propio pueblo.  Si podemos evitar darles la válvula de escape, y eso es lo que estamos intentando hacer con estas medidas que mencioné, entonces hay una mayor probabilidad de que la gente podrá lograr un mejor pacto con su propio gobierno de lo logrado hasta el momento.

SR. BROWN:  Gracias.  Para la siguiente pregunta, vamos a la línea de David Alandete.

PREGUNTA:  Hola, ¿pueden oírme?

SR. BROWN:  Sí, fuerte y claro.

PREGUNTA:  Gracias.  Gracias por esta conferencia telefónica, embajador Kozak.  Quería preguntarle... Usted relacionó la situación en Venezuela con la situación en Cuba y la presencia de cubanos en este momento en Venezuela. 

El último fin de semana, el último domingo durante la votación, Maduro se rodeó de algunos expresidentes, incluso Evo Morales, y también estuvo el exministro de España, José Luis Rodríguez Zapatero, quien dijo que realmente el problema que enfrentaban los dos regímenes es más un problema de sanciones y culpó más directamente que indirectamente a Estados Unidos por la difícil situación de los venezolanos y, por extensión de los cubanos.  Quería preguntarle sobre esta presencia de Zapatero que no estaba como enviado oficial, pero que estaba apoyando a Maduro y las elecciones, o las tal llamadas elecciones, que se realizaron este domingo.  Gracias.

EMBAJADOR KOZAK:  Gracias.  Bien, creo que el expresidente Zapatero tiene una historia con Maduro y Venezuela, por lo que supongo que no nos sorprenderá de que siga por la misma senda.  Lo que usted me dice sobre las sanciones, contra Venezuela, particularmente, anotaría que el colapso de la industria petrolera venezolano y todo ello antecedió a cualquier sanción de EE.UU.  Han logrado a fuerza de su propia incompetencia y corrupción, destrozar una de las economías más ricas de la región y convertirla en una de las más pobres.  Querer atribuir eso a las sanciones posteriores a dicho evento es simplemente equivocado.  No se puede defender esta postura.

Cuba ... Yo conversé una vez con uno de los históricos que decía “Nosotros somos solamente un país subdesarrollado y pobre” y uno de mis colegas de un país socialista en Latinoamérica dijo, “No digas eso”.  Él dijo, “Ustedes no son un país subdesarrollado, ustedes son un país que se está subdesarrollando; a diferencia del resto de nosotros, ustedes heredaron una economía robusta y la destrozaron”.  Yo pienso, bueno eso pasó hace mucho tiempo, pero es cierto.  Cuba... Miren, uno se enfrasca en estas discusiones todo el tiempo.  Bueno, quizás Cuba no pueda comprar Fords y Chevies de los Estados Unidos, pero pueden comprar Peugeots o Volkswagens o Kias o Toyotas.  ¿Por qué no pueden comprarlos?  Porque no producen nada que alguien quiera en el mundo comprar, y ese es un problema inmenso. Tienen una economía estatista horriblemente mal manejada en la que nada funciona bien.

Es por eso que digo que la verdadera oportunidad aquí es si el gobierno... Ellos han podido mantener eso con subsidios externos.  Si no tienen subsidios externos, entonces se verán forzados de nuevo, como en la década de 1990, a tenerle que dar a su propio pueblo libertad suficiente para generar actividad económica; y eso es bueno para el pueblo cubano y por eso lo apoyamos.

SR. BROWN:  Vamos ahora a la línea de Lara Jakes.

PREGUNTA:  Asegúrense de que puedan oírme antes de hacer mi pregunta.

SR. BROWN:  Te oímos, Lara.

PREGUNTA:  También quería preguntar sobre Venezuela. Embajador, usted habló sobre cómo Venezuela y Cuba están vinculados.  Se ha sugerido que el gobierno Biden va a volver a entablar relaciones con Maduro a algún nivel, quizás sin reconocer su gobierno, que sigue en el poder como el gobierno legal, pero de alguna manera se relaciona con él de alguna manera ... Con una campaña de persuasión en lugar de una campaña de presión.  Pensaba, teniendo en cuenta el tiempo que usted pasó en la región, y dada su experiencia y antecedentes, ¿qué diría sobre esta estrategia?  ¿Sería eso una manera de lograr algún avance dado que Maduro sigue en el poder?

EMBAJADOR KOZAK:  Bien.  Bueno, primero, obviamente no puedo hablar por otro gobierno, solo por este. Pero puedo decir que el hecho de que no reconocemos el régimen de Maduro como el gobierno legítimo de Venezuela, y claramente no lo es, no significa que no tengamos ninguna comunicación con las personas de ese régimen. Pero el problema es, cuando uno lo piensa, si regresamos al último 31 de marzo, publicamos nuestra visión sobre el esquema de transición democrática para Venezuela, en el que intentamos dar garantías al partido PSUV, el partido socialista de donde proviene Maduro, de que tendrían un rol apropiado en cualquier transición y continuarían siendo parte de la vida política del país.  Intentamos mostrar que había garantía para las diferentes instituciones del estado venezolano que continuarían existiendo y tendría influencia, y que nadie iba a tomar venganza sobre ellos y cosas por el estilo.

Lo interesante es que, en todos los contactos con funcionarios de alto rango de ese gobierno, nadie quiere hablar sobre esas cosas. Cualquiera de nosotros pensaría que eso sería lo primero en su mente. Al contrario, lo que quieren saber es: ¿Cómo consigo reducir los cargos que el Departamento de Justicia tiene en mi contra por tráfico de drogas? ¿Cómo obtengo acceso a mi cuenta bancaria?  Y ¿cómo le consigo a mi amante acceso a su cuenta bancaria?  Esas son las tres cosas que más comúnmente comunican.

Creo que cualquiera que piense sobre cómo lograr un acuerdo con ese régimen debe saber que está tratando con criminales egoístas, no con personas que ponen primero el bienestar de sus instituciones o de su país. Y eso hace muy difícil negociar con ellos. 

Yo puedo explicar lo que hemos intentado hacer, como ya lo hice, obviamente, pero otros tendrán que conseguir sus propios consejeros. Pero esa es la naturaleza del problema, como yo lo entiendo.

SR. BROWN:  Muy bien.  Creo que tenemos tiempo para una más, si alguien quiere marcar 1 y luego 0.  Le daremos, digamos, unos 20 segundos.  Muy bien.  La última pregunta es para...

EMBAJADOR KOZAK:  Adelante.

SR. BROWN:  Vamos a la línea de Beatriz Pascual.

PREGUNTA:  Hola y gracias.  Quisiera continuar con la pregunta que hizo David Alandete sobre Zapatero y España.  ¿Han tenido algún contacto con el gobierno español sobre la presencia de Zapatero en Venezuela?  Gracias.

EMBAJADOR KOZAK:  Bien, gracias.  Bueno, no quisiera dar una respuesta definitiva porque la respuesta es que no sé si alguien ha tenido ese contacto.  Bueno, quiero decir, Zapatero es un ciudadano privado; él puede viajar a donde quiera y por el estilo.  Pienso que hemos tenido conversaciones productivas con el gobierno de España sobre el problema de Venezuela y cómo afrontarlo, y por el estilo. No siempre estamos de acuerdo, pero tenemos... Son unos de nuestros muchos socios internacionales. 

Quiero decir, anotaría... Miren la reacción a esta farsa electoral del 6 de diciembre. Hubo declaraciones de la UE, de gobiernos de la UE, gobiernos de toda la región. Creo que 51 países hicieron declaraciones diciendo que no reconocían esas elecciones falsas sin legitimidad alguna; casi no podían siquiera llamarse elecciones. Fueron una farsa organizada por el régimen. Pienso que eso dice más que la presencia de un expresidente, un individuo. 

SR. BROWN:  Bien, gracias.  Embajador Kozak, ¿tiene algo más que quisiera compartir?

EMBAJADOR KOZAK:  No, solamente agradecerles nuevamente y que sigan en sintonía con este espacio. Para mí, lo más notable que estábamos describiendo aquí es el hecho que yo, en todos los años que he estado tratando con cubanos, no puedo pensar en otro caso en el que hayan negociado con los manifestantes. Aunque lo hicieron temporalmente, es un desarrollo significativo en la sociedad cubana, y espero que habrá más y las negociaciones serán con más buena fe que la que estas resultaron ser. Eso es lo que queremos ver, el gobierno cubano sincerándose con su propio pueblo y dejándoles que tracen o al menos que tengan un rol importante en trazar el futuro de su propio país. Todos esperamos que eso suceda más temprano que tarde.

Gracias a todos y que tengan un buen resto de la semana.SR. BROWN:  Gracias, señor y gracias a todos los que se nos unieron.  Como este el fin de la llamada, se levanta el embargo de su contenido.  Que tengan una buena tarde.


Publicar un comentario

0 Comentarios