Michael G. Kozak, subsecretario de Estado Interino para la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental, acerca del agravamiento de la situación de los derechos humanos en Nicaragua



Departamento de Estado de los Estados Unidos
Sesión informativa especial vía telefónica
Michael G. Kozak, subsecretario adjunto
Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental
16 de diciembre de 2020

 

Moderador: Hola a todos desde el Centro de Medios de las Américas del Departamento de Estado de los Estados Unidos en Miami, Florida. Quisiera dar la bienvenida a los participantes que han llamado desde Estados Unidos y desde toda la región. Esta será una sesión informativa de atribución con el embajador Michael Kozak, subsecretario de Estado Interino para la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental. El embajador Kozak analizará el deterioro progresivo de la situación de los derechos humanos en Nicaragua con la entrada en vigor de la Ley de Regulación de Agentes Extranjeros y la necesidad cada vez más urgente de que el régimen de Ortega inicie una reforma electoral genuina antes de las elecciones presidenciales de noviembre de 2021. 

Nos complace poder ofrecer interpretación simultánea en español para esta sesión informativa. Les pido a todos que tengan eso presente y que hablen de manera pausada. 

Ahora voy a darle la palabra al embajador Kozak para sus comentarios de apertura. 

Embajador Kozak: Gracias y buenos días a todos. Les agradezco por acompañarnos en esta sesión en la que transmitiremos una actualización sobre la política estadounidense con respecto a Nicaragua. Esperamos que se encuentren bien y seguros, y se mantengan fuertes durante la pandemia. 

En primer lugar, quisiera reconocer las dificultades que atravesaron los nicaragüenses, en particular aquellos en la costa del Caribe, debido a los efectos devastadores de los huracanes Eta y Iota. El Gobierno de EE.UU. ha proporcionado asistencia humanitaria por US$ 1,6 millones para los nicaragüenses en respuesta a estos desastres. Estos fondos han sido proporcionados a través de UNICEF y se destinarán a ayuda en agua, saneamiento e higiene en las comunidades más afectadas en la costa caribeña. Les transmitimos nuestros sentimientos de solidaridad a quienes perdieron sus viviendas, sus medios de subsistencia y a seres queridos debido a los huracanes.

Lamentablemente, hoy el pueblo de Nicaragua no solo se ve perjudicado por los huracanes sino también por el sufrimiento que provoca una calamidad política producto de la acción humana. Uno de los objetivos de hoy es llamar la atención con respecto a las nuevas leyes que adoptó el gobierno de Ortega que limitan incluso más la posibilidad de los nicaragüenses de ejercer sus derechos humanos y libertades fundamentales, y la amenaza que esto representa para la perspectiva de elecciones presidenciales libres y justas en 2021. 

En primer lugar, es importante conocer la historia de las irregularidades en las que incurre el régimen de Ortega-Murillo desde 2018, cuando enviaron a matones armados para que reprimieran de manera violenta las manifestaciones públicas y provocaron la muerte de casi 400 civiles. Desde entonces, el régimen ha insistido en acallar el disenso; hostigar y reprimir a medios de comunicación independientes; detener, abusar e intimidar a civiles por ejercer sus derechos humanos, e incluso posibilitar ataques violentos contra iglesias. Hay más de cien presos políticos en las cárceles de Ortega. En total, la represión llevada a cabo por el régimen ha provocado que más de 100.000 nicaragüenses se exiliaran. 

Ahora que está por terminar el 2020, Ortega, Murillo y su mayoría sandinista en la Asamblea Nacional han impuesto tres nuevas restricciones legales que debilitan incluso más la posibilidad de los nicaragüenses de participar en el proceso democrático. Una de esas leyes se está implementando incluso en este preciso momento. La llamada Ley de Regulación Agentes Extranjeros de Nicaragua exige que personas físicas y jurídicas que reciben cualquier tipo de financiamiento exterior se registren ante el gobierno, cumplan con onerosos requisitos de comunicación y se abstengan de lo que las autoridades consideran actividad política. 

Los críticos de la ley coinciden en que su verdadera intención es impedir que candidatos opositores y simpatizantes de oposición participen en las elecciones de 2021. Asimismo, esta norma tendrá un efecto inhibitorio sobre las actividades de la sociedad civil en el período previo a las elecciones. Diversos analistas jurídicos han señalado que el lenguaje ambiguo que emplea la ley concede al gobierno amplia discrecionalidad para usarla como herramienta de represión. 

Asimismo, la ley sobre ciberdelincuencia de Nicaragua, que se aprobó el 27 de octubre, podría sancionar las expresiones que sean críticas del régimen de Ortega, incluidas las publicaciones en medios sociales. La ley dispone penas de prisión y cuantiosas multas.

Finalmente, en tercer lugar, actualmente se está estudiando en la Asamblea Nacional una reforma constitucional que elevaría las penas máximas de prisión para los delitos de odio definidos con amplitud, del tope actual de 30 años a prisión perpetua.  

En conjunto, estas leyes interponen incluso mayores obstáculos a la participación democrática en un momento en que la nación se está preparando para las elecciones presidenciales de noviembre de 2021, y es crucial que estas transcurran de manera exitosa para que pueda superarse la crisis en la que está sumida Nicaragua. 

Nicaragua merece estar mejor. El pueblo de Estados Unidos acompaña al pueblo de Nicaragua en su aspiración de conseguir un gobierno representativo, y no estamos solos en esto. En octubre, la Organización de los Estados Americanos aprobó una resolución por la cual insta al restablecimiento de las instituciones democráticas, el respeto de los derechos humanos y el orden constitucional de Nicaragua, así como a elecciones inclusivas, libres y justas. La Unión Europea aprobó una resolución similar en la cual se condena específicamente la Ley de Agentes Extranjeros y se exigen reformas amplias.

A medida que se aproximan las elecciones presidenciales, el margen para que el presidente Ortega y sus partidarios aprueben reformas se va reduciendo. Estados Unidos está dispuesto a integrar... está preparado para incrementar la presión sobre el régimen de Ortega con el fin de propiciar las reformas electorales que merece el pueblo nicaragüense. Hasta la fecha, las sanciones estadounidenses han bloqueado a 24 miembros del régimen corrupto de Ortega, así como a nueve entidades que han usado el régimen para reprimir a sus ciudadanos y esconder ganancias de origen espurio, y entre estas entidades se incluye la Policía Nacional de Nicaragua. 

Seguiremos empleando estas y otras herramientas con las que contemos hasta que veamos que se promulgue una reforma electoral genuina para permitir elecciones libres y justas, el fin de la represión y la liberación incondicional de los presos políticos en Nicaragua. 

A continuación, espero con interés sus preguntas.

Moderador: Gracias. Empezaremos ahora con la sección dedicada a preguntas y respuestas de nuestra llamada de hoy.  

Nuestra primera pregunta la plantea Lucas Goyret de Infobae. La pregunta es: “¿Esta ley pretende profundizar la interferencia de agentes extranjeros y aliados del régimen de Ortega como Rusia, Venezuela y Cuba, por ejemplo?”. 

Embajador Kozak: Bueno, esa es una de las cuestiones interesantes sobre la ley: que si bien pretende dirigirse a agentes extranjeros, de hecho está destinada a la sociedad civil nicaragüense, a los medios de comunicación independientes del país, y demás. Y los verdaderos agentes extranjeros que interfieren en los asuntos internos de Nicaragua, los países que usted acaba de mencionar, no se ven afectados por la norma. Entonces, creo que eso muestra con quiénes tienen afinidad y que el régimen no tiene ningún problema con que esos poderes extranjeros actúen en la política nicaragüense, pero al mismo tiempo se intenta impedir que ciudadanos, sociedad civil y medios de comunicación nicaragüenses tengan una participación en su propia sociedad. Por eso, el nombre mismo de la norma es una falacia.

Moderador: La siguiente pregunta es de Alejandra Arredondo de Voice of America. 

Pregunta: Buenos días, y gracias por organizar esto. Mi pregunta es la siguiente: Si la Ley de Agentes Extranjeros estigmatiza a las cooperaciones y organizaciones sin fines de lucro internacionales, ¿la cooperación de EE.UU. en Nicaragua se reducirá en el futuro? Muchas gracias. 

Embajador Kozak: Bien, gracias. Es interesante, creo que hasta ahora el grupo que ha cesado sus actividades en Nicaragua es una ONG sueca que ha estado allí 35 años brindando asistencia humanitaria a personas en Nicaragua. Pero no les pareció que pudieran operar bajo los términos de esta ley.  

Así que nosotros vamos a seguir adelante. Tenemos amplia experiencia encontrando formas de brindar asistencia pese a este tipo de obstrucciones ilegítimas. Pero es realmente alarmante que estén ejerciendo este grado de presión sobre organizaciones no gubernamentales y humanitarias absolutamente apolíticas. Pone muy de manifiesto el temor que tiene el régimen, ya que no toleran a nadie que sea de algún modo independiente de ellos, incluso si sus actividades son absolutamente benignas y contribuyen al bienestar del pueblo nicaragüense. 

La respuesta directa a su pregunta es que EE.UU. seguirá adelante con sus esfuerzos, y nos proponemos ser exitosos en cuanto a dar apoyo al amplio espectro de organizaciones no gubernamentales pacíficas que promueven la democracia y los derechos humanos en Nicaragua.

Moderador: La siguiente pregunta fue enviada por Gabriela Castillo de Artículo 66. La pregunta dice: “Ante las posibles elecciones en Nicaragua, ¿Estados Unidos podría declarar ilegítimo algún gobierno que resulte electo si no se libera a los presos políticos?”. 

Embajador Kozak: Bueno, ese sería un elemento. Creo que si desean saber qué se necesitaría para que haya elecciones legítimas, sin duda liberar a los presos políticos sería una de las condiciones. Pero también les sugiero que consulten la resolución de la OEA que mencioné al inicio. Es muy específica acerca de las reformas que deben realizarse en Nicaragua para que haya elecciones que se consideren libres y justas y, por ende, su resultado sea legítimo. Y estas son muy claras y concretas. Entonces, hay una agenda internacional común sobre reforma y creo que las fuerzas democráticas en Nicaragua están de acuerdo con ella.  

No es ningún misterio qué es lo que debe hacer el régimen para estar en una situación en la cual el resultado de una elección pueda considerarse legítimo. Sin embargo, hasta ahora, no solo no han hecho ninguna de esas cosas sino que han aprobado estas tres leyes que mencioné esta mañana y que hacen que la situación sea más grave que cuando se aprobó la resolución de la OEA. Así que no es una muy buena señal acerca de sus intenciones, y por eso mencioné que, en respuesta, tenemos previsto intensificar nuestras presiones para que asuman con seriedad la reforma. 

Moderador: La siguiente pregunta fue enviada por Susana Gaviña de Diario ABC. La pregunta es la siguiente: “En breve concluirá el mandato del gobierno de Trump, cuyas acciones se han centrado más en Venezuela y Cuba. ¿Cree que ha hecho lo suficiente por ayudar a que el pueblo nicaragüense viva en un país más democrático?”. 

Embajador Kozak: Bueno, sí. Hemos hecho todo lo posible para, en los tres países, intentar generar respeto por los derechos humanos, respeto por la libertad de expresión, libertad de reunión, un recuento adecuado de los resultados electorales y mucho más. No acepto la premisa de que nos han interesado más los demás países que Nicaragua. Si se considera tanto el caso de Venezuela como de Nicaragua, algunas de estas medidas empezaron con el gobierno anterior. El gobierno de Trump ha incrementado significativamente la presión en los tres países durante los últimos años. Y quisiera señalar que cuando se analiza en particular Nicaragua, algunas de las medidas que se han adoptado —la Ley NICA, por ejemplo— en nuestro Congreso tuvieron apoyo bipartidista, es decir, tanto de republicanos como de demócratas, y se aprobaron por unanimidad en el Congreso.

También quisiera destacar que hay esfuerzos bipartidistas, tanto de representantes demócratas como republicanos en nuestro Senado, por ejemplo, que envían cartas a Ortega planteando prácticamente estas mismas cuestiones que subraya este gobierno. 

Entonces quisiera señalar que no ha sido solamente el gobierno que ha dado un paso adelante en este tema, sino que también tenemos un firme apoyo de ambas corrientes partidarias en nuestro Congreso a favor de la política. Y creo que eso es algo que deberían tomar en cuenta el Sr. Ortega y la Sra. Murillo al considerar la situación. 

Moderador: La siguiente pregunta la envió Lucia Pineda de 100% Noticias. La pregunta es: “¿Qué otras medidas de presión está dispuesto a aplicar Estados Unidos para que se organice la reforma electoral y se devuelva la libertad a los nicaragüenses?”. 

Embajador Kozak: Como lo he mencionado, no se trata solo de Estados Unidos; hay un consenso internacional inmenso sobre esto. El Parlamento Europeo aprobó por mayoría abrumadora una resolución sobre el tema. Creo que en la OEA Ortega pudo conseguir su propio voto y el de San Vicente y las Granadinas para oponerse a la resolución que se aprobó por amplísimo margen. Es decir, no estamos solos en este esfuerzo. 

Estados Unidos ha sido uno de los actores más activos en cuanto a aplicar presiones concretas al régimen para que realice las reformas que tienen un apoyo tan amplio. Como lo señalé, hemos sancionado a personas e instituciones en Nicaragua. Hay muchas otras instituciones y personas que pueden quedar alcanzadas por sanciones. No anunciamos qué sanciones se impondrán exactamente hasta que eso ocurre, pero voy a serles claro en cuanto a que tenemos mucho margen para escalar la presión dentro del marco de sanciones que hemos estado implementando. 

Moderador: Tenemos tiempo para una última pregunta. La última pregunta la hace Uriel Velásquez de Despacho 505. La pregunta es: “¿Cuál es su apreciación de las acusaciones de Daniel Ortega de que la Embajada de EE.UU. en Managua y el embajador Sullivan han conspirado contra el gobierno y han organizado y financiado a terroristas?”. 

Embajador Kozak: Bueno, la idea de que nuestra embajada en algún lado pueda organizar o financiar al terrorismo es, a todas luces, ridícula. Pero cuando consideramos el tipo de leyes que aprueba el régimen de Ortega, básicamente consideran terrorismo cualquier crítica u oposición pacífica al régimen. Consideran las críticas al régimen como un delito de odio y ahora intentan elevar a prisión perpetua la pena para eso. Perdón. 

Así que yo no daría la más mínima credibilidad a ese tipo de señalamientos. Y repito, para mí muestra simplemente cuán débil es el régimen, ya que se sentiría amenazado por una declaración... las declaraciones que hemos hecho muestran qué problemas existen en su sistema electoral que deberían subsanarse, según lo ha definido la OEA. Si quieren llamar a eso terrorismo, sería una interpretación muy extraña del mundo y la verdad es que no damos ninguna credibilidad a ese tipo de señalamientos por su parte. 

No muestra que... lo que él y otras autoridades allí deben pensar es cómo cumplir estos requerimientos de elecciones libres y justas de modo que puedan dar lugar a un gobierno legítimo para Nicaragua que sea aceptado no solo por la comunidad internacional sino también por el pueblo nicaragüense como de suficiente legitimidad para sostenerse. En vez, plantea acusaciones delirantes como esa. 

De paso, quisiera señalar que en la última elección en Nicaragua tuvo todas las posibilidades de organizarlas debidamente. Podría haber recibido a observadores internacionales, controlar de manera rigurosa y transparente el conteo de votos, permitir que las personas se empadronen, y más. En vez de ello, hizo exactamente lo contrario, aunque en ese momento no había una oposición importante. Pero, como dije, tiene tanto miedo a que haya una elección verdadera que inventó una. Y eso tuvo consecuencias muy concretas, ya que cuando dos años después hubo protestas por la reforma al sistema de seguridad social, un gobierno legítimo probablemente habría capeado esa tormenta sin mucho problema. Pero como era ilegítimo, la protesta contra él fue más fuerte y su reacción consistió en empezar a matar civiles con tiradores que disparaban a las calles. 

Así que no es alguien que esté actuando con confianza y dentro de un marco democrático. Creo que corresponde que las instituciones nicaragüenses miren esto con detenimiento y digan: ¿Cómo hacemos para salir de esto? Cada día cava más profundo el pozo y, en algún punto, deben dejar de cavar e intentar dilucidar cómo empezar a salir del pozo y establecer un gobierno legítimo que sea aceptado como tal por la comunidad internacional y el pueblo nicaragüense. Esa es nuestra meta, eso es lo mejor para Nicaragua y es lo que nos proponemos lograr. 

Gracias a todos por las interesantes preguntas que plantearon. 

Moderador: Y con esto finaliza la llamada de hoy. Quisiera agradecer al embajador Kozak por acompañarnos hoy y a todas las personas que llamaron para participar. Si tienen alguna pregunta sobre la llamada de hoy, pueden comunicarse con el Centro de Medios en Miami escribiendo a MiamiHub@state.gov. En breve, AT&T brindará información sobre cómo acceder a la grabación en inglés de la llamada. Gracias y que tengan un buen día. 

Embajador Kozak: Gracias. Adiós a todos. 


 

Publicar un comentario

0 Comentarios