Fitch Afirma la Calificación de Reaseguradora Santo Domingo y Modifica la Perspectiva a Estable

 


Fitch Afirma la Calificación de Reaseguradora Santo Domingo y Modifica la Perspectiva a Estable

Mon 07 Dec, 2020 - 4:04 PM ET

 

Fitch Ratings - Santo Domingo - 07 Dec 2020: Fitch Ratings afirmó la calificación en escala nacional de fortaleza financiera de aseguradora de Reaseguradora Santo Domingo S.A. (Reasanto) en ‘BB+(dom)’. La Perspectiva se modifica a Estable desde Negativa.

 

La revisión de la Perspectiva a Estable se sustenta en el cambio en la tendencia del desempeño operacional de Reasanto desde septiembre de 2019, período en el cual la compañía registró la pérdida más alta en su historia. Para esto, su administración puso en marcha un plan de reinvención en todos los frentes estratégicos de la reaseguradora con el fin de incrementar la rentabilidad y, a su vez, asegurar la sostenibilidad en el largo plazo. Lo anterior, ha conllevado niveles adecuados de capitalización, los cuales se han visto beneficiados por un resultado neto positivo y una política de reinversión de utilidades. Además, y pese a que la compañía mantiene un monto importante de recursos congelados por una entidad en liquidación, sus niveles de liquidez se mantienen acordes. El programa de retrocesión fue analizado exhaustivamente mediante una herramienta que permite un control mayor de sus exposiciones al ser país altamente expuesto a catástrofes.

 

No obstante, permanece el reto de consolidación de la estrategia el próximo año debido a un entorno de incertidumbre económica y a un posible rebote en la siniestralidad de sus principales ramos por la reactivación económica.

 

 

 

FACTORES CLAVE DE CALIFICACIÓN

 

La acción de calificación forma parte de la revisión anual rutinaria de Reasanto. La revisión consideró el análisis de Fitch sobre los efectos de la pandemia de coronavirus, incluyendo su impacto económico, bajo un conjunto de supuestos básicos relacionados con niveles de tasas de interés; caídas en el valor de mercado de las acciones, bonos, derivados y otros instrumentos del mercado de capitales generalmente mantenidos y transados por compañías aseguradoras; liquidez de mercado, y la magnitud de la exposición y los siniestros o el ahorro generado por la contingencia sanitaria. Fitch utilizó estos supuestos para desarrollar indicadores financieros proforma para Reasanto, los cuales comparó con los criterios metodológicos comprendidos en la “Metodología de Calificación de Seguros”, y con las sensibilidades previamente establecidas para la calificación de la compañía.

 

El perfil de negocio de Reasanto es menos favorable en comparación con el de sus pares de mercado y de acuerdo con los criterios metodológicos de Fitch. Su escala operativa está limitada por su participación de mercado reducida en el sector. En el último año, su administración ha tenido un cambio importante en la estrategia comercial y técnica, orientada a otorgar estabilidad y solidez al negocio en el largo plazo. Para tal fin, la compañía cambió la mezcla de negocio y decidió mantener una proporción mayor de contratos proporcionales, junto con políticas de suscripción más conservadoras con un soporte técnico más robusto. Fitch reconoce que la concentración en el negocio de incendio y líneas aliadas es significativa frente a otras compañías pares, ya que más de 80% de su producción proviene de ese ramo en un país con una exposición catastrófica alta.

 

Durante los últimos dos años Reasanto ha crecido en promedio 15%, impulsada por negocios nuevos con cedentes que no tenían relación comercial anteriormente; sin embargo, a septiembre de 2020 presentó un decrecimiento importante de 24.4%, el cual ha sido afectado no solo por el dinamismo económico menor, sino también por un cambio sustancial en todos los frentes de la estrategia de la reaseguradora. Dicho cambio ha supuesto desde una reestructuración a nivel administrativo hasta una reforma importante en la gestión comercial y técnica, en la cual se evidencia una limpieza masiva del portafolio de cuentas. De acuerdo a los nuevos lineamientos, no se han renovado negocios que no cuenten con una rentabilidad exigida por su administración. Asimismo, se han revisado de forma continua los límites por evento, la industria y el apetito de riesgo para cada tipo de negocio.

 

En este sentido, y aunque la administración de la compañía ha trabajado desde 2019 en el nuevo plan estratégico, fue en este año que el impacto más significativo se ha visto reflejado en los estados financieros de Reasanto, por lo que Fitch monitoreará la consolidación y evolución del mismo durante el próximo año.

 

Dado lo anterior, el indicador de siniestralidad neta a septiembre de 2020 se benefició por dos efectos puntuales. El primero de ellos fue una disminución significativa de los siniestros pagados (-88.1%), los cuales se beneficiaron por la ausencia de siniestros catastróficos, que sí se dieron en 2019, por la limpieza de cartera efectuada durante el año y, en menor medida, por la reducción del riesgo a causa de la situación actual de pandemia. Por otra parte, la administración de la compañía inició un proceso de revisión exhaustivo en sus reservas técnicas, situación que se reflejó en una liberación de aproximadamente DOP14.5 millones de reservas de siniestros. Como resultado, el indicador de siniestralidad neta fue de -4.7%.

 

El índice combinado se situó en 82% a septiembre de 2020 y mejoró con respecto al mismo período de 2019 (118.4%). Esto gracias a que la siniestralidad menor compensó el deterioro del índice de eficiencia que se situó en 87% a septiembre de 2020 frente a 47% del mismo período del año anterior, situación que obedeció al nivel menor de aceptación de primas, lo cual se espera que se normalice en el corto plazo.

 

Fitch analizó el impacto en la rentabilidad de la compañía bajo un escenario de estrés y considera que su impacto sería moderado dado que su desempeño podría estar presionado ante un entorno económico retador.

 

Por otra parte, al cierre de 2019, el patrimonio de la reaseguradora se fortaleció en 11.2%, lo que favoreció el componente de los beneficios acumulados que se había visto perjudicado en períodos anteriores por las pérdidas acumuladas. Además, la compañía cuenta con una política conservadora de dividendos que permite la reinversión de 100% de las utilidades. A septiembre de 2020, y a pesar del decrecimiento en la producción mencionado, el resultado neto fue de DOP19.5 millones, lo que, a su vez, fortaleció el patrimonio en 42%. En línea con lo anterior, y debido a la base de primas retenidas menor, los indicadores de apalancamiento a septiembre de 2020 registraron los niveles más bajos; el indicador de apalancamiento neto fue de 0.79 veces (x) frente a 1.72x presentado en el mismo período de 2019. Asimismo, el apalancamiento operativo, medido a través de la relación de primas retenidas a patrimonio, fue de 0.67x, inferior al presentado en septiembre de 2019 de 2.29x.

 

Fitch considera que la reaseguradora mantiene el reto de cumplir sus planes trazados en el corto y mediano plazo, teniendo en cuenta que existe un apetito mayor para suscribir negocios de retención más alta, así como una participación mayor en los contratos de compañías cedentes.

 

Las políticas de inversión que sigue el portafolio de Reasanto son adecuadas con respecto a las prácticas del país. El portafolio de inversiones que respalda las reservas de Reasanto fue de DOP95 millones. La compañía mantiene sus recursos de inversión colocados principalmente en instrumentos de renta fija e inmuebles. De estos, 58% correspondió a depósitos a plazo en instituciones locales, sin contar los recursos inmovilizados que la compañía dispone por una entidad liquidada en años anteriores. El resto del portafolio está distribuido en títulos en moneda extranjera (24%), un inmueble en el cual se encuentran las oficinas de la compañía (18%) y menos de 1% de renta variable.

 

Fitch realizó un escenario de estrés en el cual podrán esperarse deterioros en la calidad crediticia de algunos emisores dentro del portafolio; el impacto para Reasanto es bajo dado el perfil conservador de sus inversiones. Además, contempla que los niveles de liquidez seguirán adecuados, mientras se mantenga una estrategia conservadora de administración de activos. La posición de liquidez podría beneficiarse en el mediano plazo de la recuperación de activos restringidos en proceso de liquidación.

 

Durante 2020, Reasanto ha fortalecido la calidad de su programa de reaseguros y de sus políticas de retrocesión. Entre los cambios más importantes que se llevaron a cabo con la nueva estrategia se encuentra una revisión exhaustiva del programa de retrocesión de la compañía. Su administración destinó recursos para la adquisición de una herramienta tecnológica que le permite mantener análisis más detallado. Adicionalmente, Reasanto logró varios acuerdos y alianzas con compañías reconocidas a nivel internacional como Swiss Re, Mercantil Re, entre otros, con el fin de fortalecer aún más su programa de retrocesión. En este sentido, dicho programa cubre todos los ramos en los que opera, con exposiciones frente al patrimonio cada vez menores, no obstante, teniendo en cuenta el carácter catastrófico del país, Fitch considera que es una oportunidad de mejora para Reasanto.

 

SENSIBILIDAD DE CALIFICACIÓN

 

La calificación se mantiene supeditada a cualquier cambio relevante en los supuestos de Fitch con respecto a la pandemia por coronavirus. Es posible que haya actualizaciones periódicas a los supuestos de la agencia debido a la naturaleza de los cambios rápidos en las acciones gubernamentales y al ritmo en que se publique más información sobre el aspecto médico de la pandemia.

 

Factores que podrían, individual o colectivamente, conducir a una acción de calificación positiva/alza:

Cambios positivos en la calificación derivarían de la consolidación de la estrategia trazada por la reaseguradora para lograr fortalecimiento técnico que dé como resultado índices combinados estables y persistentemente inferiores a 98%, aunado a un entorno de crecimiento moderado. Esto junto con una política fortalecimiento patrimonial que conlleve índices de apalancamiento adecuados y exposiciones patrimoniales en línea con estándares internacionales.

 

Factores que podrían, individual o colectivamente, conducir a una acción de calificación negativa/baja:

 

Cambios negativos en la calificación de la reaseguradora se materializarían por un deterioro en su desempeño técnico que afecte el fortalecimiento patrimonial y resulte en índices de apalancamiento muy superiores y niveles de liquidez acotados. Asimismo, un aumento en las exposiciones retenidas de tal forma que se sitúen por encima de los esperado por Fitch, daría lugar a una baja de la calificación.

 

 

PARTICIPACIÓN

 

La(s) calificación(es) mencionada(s) fue(ron) requerida(s) y se asignó(aron) o se le(s) dio seguimiento por solicitud de los emisor(es), entidad(es) u operadora(s) calificado(s) o de un tercero relacionado. Cualquier excepción se indicará.

 

 

Criterios aplicados en escala nacional

--Metodología de Calificación de Seguros (Septiembre 10, 2020);

--Metodología de Calificaciones en Escala Nacional (Junio 8, 2020).


Publicar un comentario

0 Comentarios