EL CAMBIO EN RD Y LA CONSTITUCIÓN

 EL CAMBIO EN RD  Y LA CONSTITUCIÓN

Por Milton Olivo



 

Cuando usted reflexiona, profundamente en la raíz del mal de la RD, comprende que esta en la Constitución. Por qué? Al concentrar en un solo individuo el poder ejecutivo, la autoridad para designar todas las autoridades.

 

Y cuando un solo individuo administra los dineros del pueblo, y es quien determina quienes serán jueces, quien procurador, quien Director de la PN, del DNI, quién Ministro de las FFAA, quienes serán los miembros de la Cámara de Cuentas, el Controlador.

En la practica, que pasa? Que como todos son sus enllaves, y le deben el cargo al presidente, y el presidente lo puede destituir cuando quiera, todos obligatoriamente se vuelven sumisos a la voluntad del presidente. Y las instituciones dejan de ser independiente, controlándolo todo el presidente. Y si es corrupto y vende patria, corrompe la sociedad y comienza a hacer tratos contrarios al interés nacional.

Pero hay otra peor! Como los candidatos necesitan dinero para la campana, los inversionistas en la campana, se le paga con Ministerio y posiciones. Luego estos al ser designados, lo que van a esas instituciones, es a recuperar su inversión, con beneficios.

Y hay otra peor, muchos individuos, grupos de intereses, invierten en la campana, solicitan posiciones públicas, pero no es para servirle a la sociedad, es para eliminar competencia, y asegurar mercado para sus negocios, o fortalecer sus monopolios. 

Como lo resolvió Suiza? Elimino la figura del presidente de la Republica. Existe un poder Legislativo unicameral, digamos solo diputados. Estos cada periodo, designan 4 de sus miembros como poder ejecutivo, pero es representativos, y de estos 4, que deben actuar de común acuerdo, funcionan como supervisores del Estado. Pero quien designa a los Ministros es la Cámara de Diputados. Y destituye.

Imagínese que el RD los Ministros fueran designados por concurso público, para que vayan a las posiciones, no por inversión en campana, sino por capacidad. Que la Cámara de Cuenta fuera electa por concurso en el Colegio de Contadores y ratificado por la Cámara de Diputado. Y por supuesto eliminemos el Senado de la República. Y establecer el sistema de jurados en la Justicia.

Imaginen que el Consejo de la Magistratura, estuviese formado por los Rectores Universitarios. Que el Procurador, fuera designado por los Decanos de Ciencias Jurídicas de las Universidades. Que el director del DNI, fuera designado por la Cámara de Diputados, por recomendación de la comisión de inteligencia de esta cámara.

Que los gobernadores provinciales fueran electo democráticamente por la población provincial. Que el 50% de la partida de inversión del presupuesto nacional, se distribuyera entre las provincias como presupuesto provincial, en proporción al número de sus habitantes. Que cada provincia formara sus Ministerios con los talentos locales. Y que en cada provincia funciones un Poder Legislativo honorario, formado por los regidores municipales.

 Y que los actuales Ministerios, convertirlos en centros de investigación, desarrollo e innovación. Los asesores de los Ministerios provinciales.

Es absurdo y hasta estúpido, creernos que podremos establecer un cambio de rumbo, haciendo las cosas de la misma manera. Lo que nos indica, que para hacer realidad un verdadero cambio, es imprescindible una profunda reforma Constitucional.

Jamás los Senadores van a aprobar su desaparición, solo para poner un ejemplo. Por eso, estoy convencido, que por los grupos de intereses establecidos, hacerlo pacifica y constitucionalmente será imposible. Veo a futuro, que para esto será necesario, o una revolución, o un golpe de Estado.

El autor es Escritor y Nacionalista comprometido con la visión, de una Quisqueya Potencia.

 

Publicar un comentario

0 Comentarios