Aquí entre nos… Diversidad en la Administración Biden


Aquí entre nos…

                             Diversidad en la Administración Biden

Por Alexis Almonte 

 

Una señal inequívoca de diversidad étnica y cultural y, lo que para mí es  igual de importante, la democratización de la sociedad norteamericana, empieza con la compañera de fórmula del presidente electo Joe Biden. La futura vicepresidenta Kamala Harris es hija de un matrimonio de asiático (hindú su madre) y de un negro antillano (su padre es jamaiquino).

Como futuro secretario de Defensa designó un veterano afroamericano, el general retirado del Ejército Lloyd Austin que sería, si es ratificado por el Congreso, el primer estadounidense de raza negra que dirige el Pentágono.

Janet Yellen será la primera mujer designada al frente del Departamento del Tesoro, mientras Alejandro Mayorkas, de origen cubano, estará a cargo del Departamento de Seguridad Nacional y será, por tanto, el primer latino que asume tan importante responsabilidad en Estados Unidos.

Otra novedad, la secretaria de Interior Deb Haaland será la primera mujer y única indígena que ocupa tan elevada función. Su presencia está llamada a empoderar, como dicen ahora, la comunidad indígena para aliviar las convulsas relaciones entre el Gobierno y los pueblos originarios.

Como titular de la inteligencia nacional, otra mujer: Avril Haines. Mientras otro norteamericano de origen latino, Xavier Becerra, hijo de padres mexicanos, ha sido nombrado como secretario del Departamento de Salud y Servicios Humanos.

Pete Buttigieg, primer norteamericano abiertamente homosexual, ha sido designado con otra posición en el gabinete de los Estados Unidos. Como representante de las minorías el próximo secretario del estratégico Departamento Nacional del Transporte, el mandatario estadounidense asume la cuota en su gobierno de la fuerte comunidad LGBT.

En las primeras designaciones para su gabinete, Biden  nombró tres personas de color, incluyendo a la embajadora ante la ONU, Linda Thomas, y Neera Tanden, que está llamada a ser la primera persona de color, originaria del sur de Asia, para dirigir la Oficina de Administración de Presupuesto.

A Michael S. Reagan, otro afroamericano, el presidente lo puso al frente de la estratégica Oficina de Proteccion al Medio Ambiente, mientras se expande la cuota de la mujer con los nombramientos de la también afrodescendiente Cecilia Rouse, como directora del Consejo de Asesores Económicos y la secretaria de Energía Jennifer Granholm.

Como para que no quede fuera otro sector importante de la sociedad norteamericana como son la de las personas envejecientes o de la llamada “tercera edad”, tenemos al propio Biden, que con 78 años será uno de los presidentes más longevos de los Estados Unidos.

En una demostración manifiesta de equidad, el próximo presidente de Estados Unidos ha designado un gabinete compuesto por el 50 por ciento de hombres y las mujeres con el porcentaje restante.

Pese a tan trascendental composición, que apunta hacia la equidad e igualdad, se mantiene la presión sobre el futuro presidente de EE. UU., recientemente un grupo de derechos civiles pidieron a viva voz al mandatario designan más personas negras y latinas en puestos importantes.

Propusieron, incluso, nombres, entre los que recuerdo con mayor precisión el de Tom Pérez como futuro secretario de Justicia. 

Pérez no es otro que el abogado de 59 años de origen dominicano Thomas Edward Pérez, presidente desde el 2017 del Comité Nacional Demócrata, primer latino en ocupar tan importante cargo que lo acredita como líder principal del Partido Demócrata.

Sea lo que sea,  se ve claro que la mujer, los norteamericanos de color, la comunidad latina y  LGBT y, en fin, las minorías, han sido tomados en cuenta para construir el esquema de lo que son los Estados Unidos: un país cuya plataforma étnicas, cultural y social se sustenta en variados esquemas no siempre entendidos.

 


 

Publicar un comentario

0 Comentarios