El "oficio" de la vagancia política haitiana-

 El "oficio" de la vagancia política haitiana- 



Como todos saben, la República de Haití la han calificado como un estado "fallido" en razón de que no posee instituciones políticas consolidadas, ni capaces de darle respuesta a las demandas de su población. Es conocido como el país mas pobre de la región.

Más que un país, Haití es un sitio para hacer negocios aprovechando el desorden institucional y el caos social. 

Allí hay empresarios y políticos que se aprovechan para por sí solo, o asociado con inversionistas inescrupulosos, hacer cualquier tipo de negocio siempre y cuando les garantice la renta. 

La clase política haitiana, sobre todo la que gobierna, utiliza a la República Dominicana, que es su única frontera terrestre, como "chivo expiatorio" para tratar de resolver crisis sociales y políticas internas recurrentes, "exacerbando el Patriotismo y el odio" hacia los dominicanos. 

De la República Dominicana hacia Haití -va el apoyo incondicional -incluso, un reclamo a la comunidad internacional para que ayuden a Haití a manejar su pueblo. Los aportes solidarios de República Dominicana para Haití está inscrito en la historia de ambos pueblos. 

La República Dominicana -no agrede Haití- sino que le da la mano como un vecino. La agresión diplomática, política y comercial le viene a la República Dominicana desde Haití. El último hecho de agresión hacia los intereses de los dominicanos es impedir cómo ha corrido otras veces, que Los camioneros que hacen el comercio bilateral entre los dos pueblos, entren al territorio haitiano si antes, no han pagado $800 por camión. 

Eso es una agresión comercial que incluso viola los acuerdos de "libre comercio" que promueve la Organización Mundial del Comercio-OMC-. 

Haití se suple de los productos dominicanos tanto industriales como alimenticios. Cómo Allí se produce poca cosa, tienen que comprar en territorio dominicano muchos alimentos industrializados y agrícolas como una gran cantidad de plátanos y diferentes víveres que le son suministrados por productores dominicanos. Ocurre que empresarios haitianos interesados en tener un -mercado cautivo -y que están asociados con otros empresarios , no dominicanos, tratan de ponerle trabas a los empresarios dominicanos para sacarlos de la participación y competencia en ese mercado.

Los políticos haitianos resuelven las crisis políticas internas que se le presentan a menudo, acusando a la República Dominicana de ser racista, de discriminar a los haitianos, de someterlos a esclavitud laboral y de violar sus derechos, cuando incursionan indocumentados al territorio dominicano. 

Haití también ha acudido al mecanismo de agresión impidiendo el comercio bilateral. Le ha impuesto a la República Dominicana impedimentos sanitarios, es decir cuestionando la calidad y las condiciones sanitarias de los productos dominicanos. 

Da risa que un pueblo que no tiene suficiente centros de salud ni medicamentos para asegurarle a las mujeres parturientas que alumbren en su país, sino que tiene que beneficiarse de los hospitales públicos dominicanos que cotizan los dominicanos con sus impuestos, este entonces poniéndole trabas por la vía sanitaria a los productos dominicanos. Evidentemente,que estas trabas son chantaje y agresión política y comercial. A los dominicanos les encanta venderle a Haití,porque es la exportación mas ventajosa,pues el transporte en camiones,no tiene el costo de exportación que si fuera en barcos. El mayor precio que pagamos es el riesgo de perder por robo la mercancía y que los camioneros,sean asaltados o matados por bandoleros haitianos,como ocurre con frecuencia.

Ahora, el impedimento es por la vía del pago de un impuesto o arancel aduanal de $800 por camión. Quien se beneficia en Haití,de impedir que los productos dominicanos entren a ese mercado?. Los empresarios haitianos,amarrados a otros intereses.

El recurso político de utilizar a la República Dominicana como chivo expiatorio para apaciguar descontento social en Haití No es nuevo si no recurrente. Los dominicanos somos unos tontos si creemos que de Haití, vamos a tener algún tipo de agradecimiento. Si tuviera mejor condición que la República Dominicana, los haitianos no tendrían ningún miramiento para repetir la historia, ya que en el imaginario colectivo se considera a nuestro país como "una provincia rebelde". 

Confundidos y distraídos el pueblo dominicano no conoce a profundidad los conflictos históricos que se han vivido con Haití,ni tenemos conciencia del riesgo permanente que significan los haitianos,hasta un día en que nos llegue la sorpresa. Y lo mejor es estar pendientes y alerta, porque nosotros no sabemos qué pretende Haití con la República Dominicana. Pero ellos, sí lo saben.

Publicar un comentario

0 Comentarios