El Anuario estadístico de la FAO ofrece el mayor acervo de datos sobre alimentación y agricultura

 


El Anuario estadístico de la FAO ofrece el mayor acervo de datos sobre alimentación y agricultura

Este conocido compendio de tendencias mundiales en materia de alimentación y agricultura vuelve ahora con un estilo digital, coincidiendo con el Día Mundial de la Estadística

20 de octubre de 2020, Roma - Con motivo de su 75.° aniversario y del tercer Día Mundial de la Estadística, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) publica hoy su nuevo Anuario estadístico, cuya edición de este año cuenta con 366 páginas y ofrece también por primera vez interactividad digital y la posibilidad de descargar conjuntos de datos.

La alimentación y la agricultura en el mundo: Anuario estadístico de la FAO 2020 ofrece una síntesis de los principales factores que conforman el panorama mundial actual de la alimentación y la agricultura, incluidas tendencias agrícolas, en el uso de insumos, utilización de mano de obra, seguridad alimentaria y nutrición o las emisiones de gases de efecto invernadero y el impacto de la agricultura en el medio ambiente.

La FAO es uno de los principales proveedores de datos mundiales sobre la agricultura y la seguridad alimentaria. En particular, cuenta con el portal FAOSTAT con información actualizada sobre 20 000 indicadores que cubren 245 países y territorios, el portal de datos sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la nueva plataforma de datos geoespaciales Mano de la mano, que aprovecha la innovación y un amplio conjunto de asociados para identificar proyectos de desarrollo viables.

"Ahora más que nunca resulta esencial contar con estadísticas oportunas, precisas y de calidad para realizar un seguimiento de las tendencias y fundamentar las decisiones en materia de políticas, ya sea en relación con el desafío a largo plazo de cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), o con la amenaza inmediata que representa la pandemia de la COVID-19", afirma José Rosero Moncayo, Director de la División de Estadística de la FAO. "La FAO -añade- se ha comprometido a garantizar el acceso libre a datos actualizados, fiables y de confianza, ya que proporcionan la evidencia indispensable que los países necesitan para formular decisiones en materia de políticas y realizar un seguimiento de los avances hacia el cumplimiento de los objetivos acordados".

El Anuario está dividido en cuatro capítulos temáticos centrados respectivamente en las dimensiones económicas de la agricultura, la silvicultura y la pesca; la producción, comercio y tendencias de los precios; la seguridad alimentaria y la nutrición; y la sostenibilidad ambiental. El Anuario va acompañado de un compendio estadístico de bolsillo de la FAO, que ofrece una referencia rápida y sencilla sobre los principales datos y tendencias de la alimentación y la agricultura.

Conclusiones principales

La contribución global de la agricultura al producto interno bruto mundial aumentó en un 68 % entre los años 2000 y 2018, hasta alcanzar los 3,4 billones de USD. Asia representa el 63 % de este total, mientras que África es el continente que registra el crecimiento más rápido, casi el doble de la media mundial.

El número de personas que trabajan en la agricultura ha disminuido en este milenio hasta los 884 millones -un 27 % de la mano de obra mundial- frente a los 1 050 millones -un 40 % de la fuerza laboral global- en el año 2000. La mayor parte de este descenso se produjo en Asia, aunque la caída más pronunciada se registró en Europa, donde sólo un 5,3 % de la población activa ocupada trabaja en el sector, en comparación con el 49 % en África.

En el Anuario también se señala que el 37,1 % de estos trabajadores son mujeres, que representan más de la mitad de la mano de obra agrícola nacional en 22 países.

El uso mundial de plaguicidas ha aumentado en un tercio, hasta alcanzar los 4,1 millones de toneladas anuales, aunque se ha mantenido constante desde el año 2012. China es el principal usuario del mundo: utiliza una cantidad de plaguicidas más de cuatro veces superior a la de Brasil y los Estados Unidos de América.

El uso de fertilizantes a nivel global se ha incrementado hasta los 53 millones de toneladas, lo que equivale a unos 121 kilogramos por hectárea de tierra de cultivo. El nitrógeno es el producto químico más utilizado mientras que el uso del potasio ha experimentado el crecimiento más rápido. Los incrementos más rápidos se han producido en África y las Américas, si bien los niveles iniciales de uso de plaguicidas en el continente africano eran muy bajos.

La producción de cultivos primarios ascendió a 9 200 millones de toneladas en 2018, en torno a un 50 % superior a la del año 2000. Los cultivos oleaginosos experimentaron el crecimiento más rápido (+ 88 %). Cuatro productos suponen la mitad de la producción mundial de cultivos primarios: caña de azúcar, maíz, trigo y arroz.

Los datos muestran también que los mayores productores de muchos de los principales cultivos alimentarios representan una parte importante de la producción mundial: Brasil (caña de azúcar), China (arroz y papas), y los Estados Unidos de América (maíz y soja). Algo similar sucede con los productos elaborados, siendo China el principal productor de aceite de soja, Indonesia y Malasia los mayores productores de aceite de palma, y Ucrania y Rusia liderando la producción de aceite de girasol.

El comercio mundial de alimentos ha crecido incluso más rápido que la producción, y su valor monetario total casi se ha cuadruplicado entre 2000 y 2018, hasta alcanzar los 1,4 billones de USD.

El hambre está aumentando: el número de personas subalimentadas ascendió a casi 690 millones en 2019, cerca de 60 millones más que en 2014. Al mismo tiempo, la obesidad está creciendo también: en 2016 afectaba al 13,1 % de la población adulta, en comparación con el 8,7 % en 2000.

La superficie de tierras agrícolas aumentó en 75 millones de hectáreas entre 2000 y 2017, un incremento equivalente a dos veces la superficie del Japón. En el mismo período, las tierras forestales disminuyeron en 89 millones de hectáreas, una reducción equivalente a la superficie de Nigeria.

Las emisiones mundiales de la agricultura en las explotaciones agrícolas crecieron a su vez un 16 % entre 2000 y 2017. Cerca de un 60 % de esas emisiones proceden de actividades relacionadas con la ganadería.

El Anuario proporciona datos detallados organizados por países y temas, así como una gran cantidad de gráficos y mapas que hacen que la información sea más accesible.

Contacto

Oficina de Prensa, FAO
(+39) 06 570 53625
FAO-Newsroom@fao.org

leer en línea |


Publicar un comentario

0 Comentarios