Testigo del tiempo Escapan de Nueva York

Testigo del tiempo
Escapan de Nueva York
J.C. Malone


      Nueva York.-En Times Square no hay turistas, las  tiendas glamorosas, como Macy’s, Ann Taylor y  JC Penny  están quebradas.  Muy poca gente transita por las otrora bulliciosas calles del corazón neoyorquino.
Donde ayer abundaban taxis amarillos, hoy sobran camiones de mudanzas, quienes tienen mejores ingresos abandonan Manhattan.
      Las lujosas torres de apartamentos sobre exquisitas tiendas están vacías, entre junio y julio más de 120 mil apartamentos quedaron vacíos, los ricos escapan de Nueva York. Los restaurantes habilitaron terrazas al aire libre para sus clientes, que dejaron las mesas servidas, huyen de Manhattan.
      Las calles, parques y restaurantes del Alto Manhattan y El Bronx, están repletas de dominicanos y afroamericanos, parrandeando entre negocios quebrados.
      Tucídides, el historiador de la Antigua Grecia, describe que durante una plaga que azotó Atenas en la Guerra del Peloponeso, murió tanta gente, que los sobrevivientes se entregaron al hedonismo.
      “Y así resolvieron gastar pronto y disfrutar de la vida, asumiendo sus cuerpos y sus fortunas como cosas de un día”.
      Parece un relato de Covid-19 en el Alto Manhattan.
      Quienes tienen más dinero y mejor información huyen, los que nada tienen ni saben parrandean.  Esto es muy penoso, luce mal, y huele peor.
      Ayer hacíamos reservaciones para poder comer en los restaurantes de cierta categoría, hoy hay que hacerla con las compañías de mudanzas, que tienen “lista de espera”.
Literalmente están “haciendo filas” para salir de la ciudad.
Daniel Defoe, en “A Journal of the Plague Year” y El Decameron, de Giovanni Boccaccio, cuentan exactamente lo mismo. Durante la peste bubónica la gente adinerada abandonó las ciudades para aislarse en los campos.
La historia no se repite, pero ante situaciones similares los humanos reaccionamos de igual forma, no importa si tenemos nombres diferentes y diferentes fechas en los calendarios.
Esta historia, ciertamente, recién empieza.

Sigueme en Youtube

Publicar un comentario

0 Comentarios