El Fondo Verde para el Clima aprueba nuevos proyectos


El Fondo Verde para el Clima aprueba nuevos proyectos

La FAO ayuda a Côte d’Ivoire, Armenia y Colombia a obtener donaciones para inversiones destinadas a proyectos agrícolas con el objetivo de mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero
21 de agosto de 2020, Roma - La Junta del Fondo Verde para el Clima aprobó hoy diversos nuevos proyectos entre los que figura uno para Côte d'Ivoire, lo que supone que por primera vez la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha ayudado a un país africano a obtener una donación de esta entidad internacional.

Además de los 11,8 millones de USD concedidos a Côte d'Ivoire, el Fondo Verde para el Clima, una plataforma mundial única que tiene como mandato invertir en desarrollo resiliente al cambio climático y con bajas emisiones, ha aprobado otros dos proyectos dirigidos por la FAO en Armenia y Colombia por un total de 58,5 millones de USD, incluidos 10,5 millones de USD en cofinanciación.

"La concesión de estas donaciones demuestra que la FAO ayuda decididamente a los Miembros que quieren alcanzar sus objetivos climáticos con estrategias inclusivas de crecimiento rural", afirmó Maria Helena Semedo, Directora General Adjunta (Clima y Recursos Naturales) de la FAO. "África tiene muchas necesidades y un gran potencial en este ámbito, por lo que felicitamos al Fondo Verde para el Clima por haber aprobado este proyecto y esperamos contribuir a su ejecución."

Côte d'Ivoire

Los fondos contribuirán a que el proyecto PROMIRE de Côte d'Ivoire -una iniciativa para promover prácticas de producción de cacao que no provoquen deforestación y reducir las emisiones- amplíe un proyecto piloto que ayuda a una cooperativa local de productores de cacao orgánico de La Mé a mejorar su acceso a mercados de comercio justo reduciendo al mismo tiempo la pérdida de cubierta forestal. El proyecto objeto de ampliación comprende la ejecución de prácticas agroforestales de baja emisión de carbono en una superficie de 3 650 ha, de una manera diseñada para impulsar cambios que beneficien a 600 000 pequeños agricultores de las regiones sudorientales en torno a Agnéby-Tiassa, La Mé y Sud-Comoé.

Côte d'Ivoire registra una de las tasas más aceleradas de pérdida forestal del mundo y apenas conserva bosques vírgenes fuera de sus parques nacionales. La agricultura es la responsable de casi dos tercios de la deforestación del planeta, y un tercio se debe a la producción de cacao, cuyos efectos se ven agravados por prácticas de aclareo del terreno para cultivar cacao a pleno sol -una estrategia utilizada especialmente por pequeños agricultores no organizados que a menudo carecen de una tenencia segura de la tierra- en lugar del cultivo de cacao a la sombra, que se asocia con menores rendimientos a corto plazo, aunque tenga efectos más beneficiosos para la biodiversidad, la gestión del agua y la sostenibilidad ambiental.

Sobre el terreno, el proyecto también se centra en la utilización diversificada de las tierras agrícolas más allá de los cultivos comerciales, con el objetivo de incluir cultivos alimentarios como el plátano o la yuca, renovar las plantaciones de café y plantar árboles para otros usos. Se procurará crear asociaciones con los inversores que demuestren un mayor compromiso con la sostenibilidad, sobre todo porque el importante sector empresarial en torno al cacao se arriesga a sufrir drásticos recortes de producción por parte del mayor productor mundial de cacao en el caso de que no se tomen medidas para paliar el cambio climático.

La concesión de esta donación supone el primer proyecto de la REDD+ que se aprueba en África y a nivel mundial en el marco del proceso de aprobación simplificado del Fondo. Se prevé que el nuevo proyecto reduzca las emisiones de carbono en 5,5 millones de toneladas de CO2 equivalentes durante un período de 20 años, lo que representa una importante aportación al compromiso asumido por el país en cuanto a sus contribuciones determinadas a nivel nacional para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 28 % de aquí al año 2030. Este objetivo está vinculado a un ambicioso mecanismo de la REDD+, que el Gobierno se ha comprometido a aplicar con la asistencia técnica de la FAO.

Armenia

El Fondo Verde para el Clima aprobó una donación de 10 millones de USD para un proyecto sobre crecimiento verde rural y resiliencia forestal centrado en 207 comunidades agrícolas de las provincias de Lori y Syunik.

Las actividades van desde el suministro de estufas de leña energéticamente eficientes (se prevé que estas reduzcan el consumo de madera en un 30 % y aminoren la pobreza energética de las áreas forestales) hasta la aplicación de un amplio programa de plantación de árboles, que aumentará la cubierta forestal del país incrementando la absorción de carbono en al menos un 7 %. Finalmente, el proyecto creará nuevas oportunidades de trabajo para hogares del medio rural y reducirá la contaminación del aire de interiores aumentando la resiliencia global de las familias rurales ante perturbaciones externas. El proyecto también cuenta con la financiación del Organismo Austríaco de Desarrollo, la provincia autónoma de Bolzano (Italia), el Gobierno de Armenia y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF)-Armenia.

Colombia
En Colombia, el Fondo Verde para el Clima ofrece 28 millones de USD para ayudar a financiar el programa REDD+ existente, que en 2015 y 2016 permitió mitigar las emisiones de carbono en 31,5 millones de toneladas de CO2 equivalente. En lugar de recurrir a mercados de carbón activado, el Fondo realiza pagos por algunos de los resultados obtenidos.

Mediante la utilización de los fondos recibidos a través del sistema de pagos basados en los resultados, el proyecto fomentará el desarrollo y crecimiento económico verde y mejorará la gobernanza sostenible e inclusiva de los recursos naturales. Los fondos se invertirán principalmente en proyectos relacionados con los pueblos indígenas e iniciativas forestales de base comunitaria.

La lucha contra el cambio climático es una de las piedras angulares de la labor de la FAO, dado que una acción eficaz por el clima en todos los sectores agrícolas fomenta la resiliencia de los medios de vida y reduce la pobreza de las comunidades rurales en situación vulnerable, a la vez que conserva el medio ambiente y la diversidad biológica. El mes pasado, el Director General de la FAO, el Sr. QU Dongyu, y el Director Ejecutivo del Fondo Verde para el Clima, el Sr. Yannick Glemarec, debatieron posibles maneras de seguir ampliando la colaboración ante la crisis de la enfermedad por coronavirus (COVID-19).
Contactos
Oficina de Prensa, FAO
(+39) 06 570 53625
FAO-Newsroom@fao.org
leer en línea |

Publicar un comentario

0 Comentarios