Política y Moral para el Nuevo Gobierno Dominicano

Política y Moral para el Nuevo Gobierno Dominicano.


José Gómez Cerda




A partir de las elecciones del 5 de julio 2020, la política en la República Dominicana deberá ser  otra cosa, Los partidos políticos tradicionales que han dominado el país  en las últimas década han sido castigados y los resultados demuestran que realmente el pueblo quiere un cambio; no de partido político; sino un nuevo régimen basado en ideas, programas, acciones  y actividades diferentes, con principios, valores y ética.


Una de las características de la crisis política actual es la falta de moral. Muchos hablan de ella, pero  no la practican. La ética política es la aplicación de la moral en todos los actos; públicos y privados, en la política, lo social  y la economía.


En el ambiente político actual, un dirigente que aplica la moral lo hace mejor persona, pero no lo hace “buen político”, el “maquiavelismo”, que es perverso, caracteriza a los “buenos político”; sin embargo, necesitamos políticos con ética y moral, que sirvan de ejemplos a los jóvenes y a las nuevas generaciones.


Las señales de senadores y diputados electos  que han manifestado públicamente que no utilizarán sus cargos legislativos para disfrutar de privilegios económicos y políticos, es positivo, como lo es la posición de la futura primera dama de ocupar un lugar modesto económicamente, indican que vamos por buen camino…


Estudian y aprenden ética y moral los políticos?

Y si lo hacen, ¿aplican estos conocimientos?

El abandono a la educación y formación de cuadros militantes, y el olvido de las ideologías hicieron fracasar a los partidos tradicionales.


Estamos en una crisis mundial, el coronavirus ha destrozado la economía, lo social, la política y no sabemos hasta donde será esta situación: las exportaciones e importaciones están paralizadas, el turismo está estancado .!La economía y lo social están paralizados!

Uno de los temas que los jóvenes demandan es confrontar la corrupción. Los políticos necesitan integridad personal, sino sucumbirán, como los anteriores, a las primeras insinuaciones, tentaciones, presiones, porque al dar primacía a sus intereses personales, se olvidan del costo social de sus acciones. Los nuevos  políticos deben buscar protección a los consumidores, al medio ambiente, y comprometerse con los sectores más débiles y pobres.


La base fundamental de la sociedad es la familia, y toda política humanista debe proteger a ese núcleo básico, comenzando con el complemento de la educación. El fin de la familia no sólo consiste en engendrar seres (para lo cual bastaría la promiscuidad), sino darles educación, moral y cívica a sus hijos.


La función de la escuela  y la función del Estado en materia de educación no son más que funciones auxiliares respecto al grupo familiar,  por otra parte,   puesto que el grupo familiar  es incapaz  de suministrar a la juventud todo el conjunto de conocimientos necesarios para la formación de un hombre en la vida civilizada. 


La República Dominicana invierte el 4% del PIB, sin embargo, según los resultados del programa PISA somos el país más atrasado de 80 que participan.  ¡No basta tener dinero, sino programas para la formación de los formadores!


La política es una rama de la ética,  especializada,  para que pueda estar al servicio del Bien común.  Uno de los poderes principales de la democracia es el Poder Legislativo, pero ese cuerpo no deberá aprobar ninguna ley que sea contraria a la naturaleza, porque el objetivo de las leyes es la moralidad,  manteniendo y  conservando las  virtudes del pueblo y darle cumplimiento a la ley moral; tampoco los legisladores están para beneficiarse ellos mismos.


 La legislación no debería endosar o aprobar  ninguna  línea de conducta contraria a  la ley natural.  El objetivo final de la ley es hacer a los hombres moralmente buenos...debería resistir a los cambios reclamados por una simple relajación de las conciencias y por costumbres decadentes.   Y siempre debería mantener una orientación  general hacia la vida virtuosa , a cada nivel hacer tender a la conducta común hacia el plano del cumplimiento de la  ley  moral. 

 El Estado es el garante y guardián del Bien Común, su existencia descansa fundamental, jurídica y filosóficamente para esta actividad, complementado con la responsabilidad en el bienestar y  la seguridad social, elevando el nivel socioeconómico de los sectores más pobres. 


En política no se puede jugar a la doble verdad, (decir una cosa en la oposición y otra cuando es gobierno), siempre hay que actuar con honestidad.  Toda sociedad política requiere de una base moral común para la subsistencia, so pena de sucumbir frente a los conflictos y problemas, sin llegar a dar solución a los conflictos planteados. 

La vida política requiere de una moral integral, que pueda expresarse no solo evitando los crímenes y robos, sino dando ejemplo, con una buena administración de los bienes del pueblo y viviendo en austeridad. 


El pueblo tiene  su esperanza en un nuevo gobierno que lo haga con honestidad, que tenga reglas del juego claras, que aplique las leyes y principalmente que ponga ejemplos de honestidad, moral y justicia social, rechazando la impunidad y los robos en el sector publico y privado.

Debemos conocer la  diferencia entre la ética y la moral: La moral es algo práctico, la forma en la que actuamos, mientras que la ética es teórica, reflexiva; es el estudio de esa moral y del modo de comportarse. En la política debemos actuar con moral y ética.

Publicar un comentario

0 Comentarios