Mi experiencia como ex refugiado


Celebrando el Día Mundial del Refugiado 2020

Mi experiencia como ex refugiado


Me siento alentado por el mensaje de Su Santidad, el Papa Francisco, con motivo del Día Mundial de los Migrantes y Refugiados. El Papa aboga por la acogida, la protección, la promoción y la integración de migrantes, refugiados y personas desplazadas. También nos muestra cómo se pueden mejorar estos esfuerzos transformándolos en acciones prácticas. Habla de la necesidad de conocer para entender, de estar cerca para servir, de escuchar para reconciliarse, de compartir para crecer, de involucrarse para promover y de cooperar para construir. Este mensaje me ha hecho pensar detenidamente sobre mis experiencias como refugiado que fui y reflexionar sobre el impacto que estas acciones pueden tener en la vida. Les compartiré una reflexión sobre tres de las acciones prácticas que nos presenta el Papa.

Como consecuencia de la guerra en Sudán del Sur, me arrancaron de mi tierra y me abocaron a una situación de extrema pobreza y desesperación, donde tuve que enfrentarme al miedo, la incertidumbre, el hambre, la desnudez, la impotencia y la desesperación. En algún momento de mi camino, me sentí, como sostiene el Papa Francisco, acogido, protegido, promovido e integrado. Y pienso en las acciones concretas que se tradujeron en estas experiencias.

Estar cerca para servir: Un servicio significativo requiere cercanía. Mi experiencia de trabajo con el JRS lo refleja de una forma concreta. He visto lo importante que es acercarse a los refugiados, sumergiéndome en su contexto para conocer de primera mano de cuáles son sus necesidades y ofrecer una respuesta de gran alcance.

Escuchar para reconciliarse: Una cosa innata en mí es escuchar. Para alguien sensible a que otra persona preste atención a su historia, la escucha puede tener un efecto transformador. Yo también lo viví. Fue a través de esta experiencia que comencé a reconocer las oportunidades que tenía a mi alrededor, y eso aumentó la confianza y la esperanza que necesitaba, no solo para perseguir mis sueños sino también para ver cómo mis aspiraciones se conectaban con las de otras personas.

Involucrarse para promover: Como jesuita en formación, trabajé con el JRS en Sudán del Sur y compartí mi historia con los estudiantes para motivar su optimismo y hacer de la educación una prioridad. Además, utilicé mi dinero de bolsillo para pagar las tasas escolares y comprar uniformes a algunos niños en situación de extrema necesidad. Involucrarse en la vida de los vulnerables es siempre una bendición. Implicarse envía directamente un mensaje a estas personas diciéndoles que no las han olvidado, y me mantiene atento sobre ellos y sobre su situación donde quiera que esté.


Taban Patrick Consantino SJ
Miembro del Consejo Administrativo del JRS

 
Las Organizaciones basadas en la fe sobre el Día Mundial del Refugiado 2020

Publicar un comentario

0 Comentarios