El Director General de la FAO pide a los donantes ampliar la respuesta frente a la difícil situación de agricultores y pescadores en Yemen

El Director General de la FAO pide a los donantes ampliar la respuesta frente a la difícil situación de agricultores y pescadores en Yemen

La peor crisis humanitaria a nivel mundial se ve agravada ahora por la langosta del desierto y la COVID-19


3 de junio de 2020, Roma/ Nueva York - El Director General de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), QU Dongyu, ha hecho un llamamiento a los donantes para que aporten 100 millones de dólares EEUU para ayuda urgente a fin de aliviar la situación desesperada de los agricultores, pastores, pescadores y sus familias en el Yemen.

El Director General hizo su llamamiento el martes al intervenir en la Reunión virtual de alto nivel sobre promesas de contribuciones para la crisis humanitaria en el Yemen, convocada por la ONU en asociación con el Reino de Arabia Saudita.

Yemen se enfrenta actualmente a la mayor crisis humanitaria del mundo, ya que cinco años de conflicto, deterioro económico y colapso institucional han dejado a 24 millones de personas -alrededor del 80 por ciento de la población- necesitadas de ayuda humanitaria y protección.

Qu aseguró que incluso antes de la pandemia de COVID-19, el Yemen estaba al borde de la catástrofe. Según el Informe mundial sobre las crisis alimentarias de 2020, casi 16 millones de personas se veían afectadas por el hambre aguda ya antes de que apareciera la enfermedad, es decir, más de la mitad de toda la población del país.

"Millones de personas se ven incapaces de cubrir sus necesidades básicas", advirtió el responsable de la FAO. "Los agricultores, pescadores y pastores se han visto muy afectados por el conflicto y la consiguiente recesión económica", añadió.

En 2019 la FAO prestó ayuda humanitaria a 3 millones de personas en el Yemen y se protegió a más de 3,6 millones de animales mediante campañas de sanidad animal.

Qu dijo que es necesario ampliar la ayuda al Yemen para que los agricultores, pastores y pescadores yemeníes pudieran producir alimentos para ellos mismos, sus familias y sus comunidades, en particular ahora que se enfrentan al brote de langosta del desierto y a la pandemia de COVID-19.

La FAO pide que se adopten medidas urgentes para restablecer los medios de vida de la población, aumentar su resiliencia y garantizar que se cubran las necesidades alimentarias de sus hogares. "Debemos actuar ahora, necesitamos de su apoyo", pidió Qu a los donantes. "No hay tiempo para esperar".

Añadió además que la FAO quería llegar a 6 millones de personas y distribuir ayuda de emergencia para los medios de subsistencia -semillas, herramientas, neveras, chalecos salvavidas y dinero en efectivo- para que los agricultores y pescadores pudieran seguir produciendo y continuar con la cría de ganado.

La vacunación y el tratamiento del ganado, la vigilancia y el control de las plagas de las plantas, incluida la langosta del desierto, beneficiarían a 4,2 millones de personas, según Qu.

La violencia se intensificó en Yemen a partir de marzo de 2015 y hoy en día más de 200 organizaciones humanitarias trabajan juntas para ayudar cada mes a más de 13 millones de personas en el país.

Millones de yemeníes carecen de acceso a alimentos, agua y saneamiento adecuados y las cifras oficiales muestran que se han confirmado casos de COVID-19 en 10 de las 22 gobernaciones del país.

En la apertura de la reunión virtual, el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, pidió que se pusiera fin al conflicto en el Yemen y advirtió que, sin un aumento de la financiación, varios programas humanitarios de las Naciones Unidas se verán suspendidos.

La FAO ha estado trabajando en Yemen para incrementar y proteger la producción alimentaria y ganadera, suministrar piensos y equipos apícolas, vacunas y tratamiento para el ganado, y ayudar a la producción avícola doméstica y en la elaboración de productos lácteos.
leer en línea |

Publicar un comentario

0 Comentarios