Crónica de una posible impugnación anunciada



-Crónica de una posible impugnación anunciada-.

La campaña electoral sobre todo en su último tramo ha estado plagada de actos qué son abusos de poder y de posibles violaciones a la ley sobre el régimen electoral.
Hemos visto como -sin tomar licencia- cómo prevé la ley, el presidente de la República y la vicepresidenta de la República, han optado por intervenir en la campaña electoral a favor el candidato oficialista Gonzalo Castillo.
Indudablemente que eso es una ventaja Abusiva frente a las "posibilidades mínimas" que tienen los candidatos de la competencia, que no manejan el Presupuesto Nacional ni recursos del Estado ni tienen ninguna instancia de poder Bajo su control. La cadena de mando,la tiene el "oficialismo"
Eso solamente es inequidad, desigualdad de oportunidades y abuso de poder en contra de los opositores.
Para los partidos de oposición acudir a elecciones en tales condiciones, es como ir a un "matadero electoral". Independientemente de que el PRM y su candidato Luis Abinader encabezan la preferencia electoral según una mayoría de encuestas, los candidatos de la oposición participan en condiciones profundamente desventajosas.

ALERTAS

-Participación Ciudadana explicó que el Presidente de la República, como líder político, tiene el mismo derecho que cualquier otro funcionario público de hacer campaña por los candidatos de su partido, para lo cual debe tomar una licencia de sus funciones públicas, a fin de no violentar el párrafo III del artículo 196 de la Ley Electoral, que prohíbe a los funcionarios públicos prevalerse de su cargo para realizar campaña y/o proselitismo a favor de un partido o candidato/a, lo que aplicaría por igual a los funcionarios municipales.
-“Para Participación Ciudadana los excesos han llegado hasta el punto de publicar en la prensa nacional anuncios que implican una clara amenaza contra los empleados públicos, en violación al artículo 285.4 de la Ley de Régimen Electoral, que sanciona con penas de tres meses a un año de prisión a ‘los que incitaren o cohibieren en cualquier forma a un elector en el ejercicio de su derecho’, como también viola el artículo 284.19 de la misma ley”, manifiesta en un comunicado.
Sin observar la ley electoral tanto el presidente Danilo Medina como la vicepresidenta Margarita Cedeño, violan las reglas electorales sin que nadie de la Junta Central Electoral,pueda impedirlo.
Personeros del oficialismo actúan en la campaña electoral como si la Junta Central Electoral- no existiera, y mucho menos la ley electoral.-
Es muy posible que se esté recopilando la sumatoria de las posibles violaciones en que se habrá incurrido desde el sector oficial durante la campaña electoral.
El informe que pueda surgir de la sumatoria de posibles violaciones a la ley electoral será la base para interponer cualquier -impugnación a un resultado que no esté blindado por la legitimidad. -
Violando las reglas de juego aunque gane, un candidato presidencial no puede reclamar a la oposición que le reconozca "su triunfo". Más bien debe prepararse para enfrentar una impugnación.
Posiblemente Sabiendo esto -que en tales condiciones podría surgir una impugnación- es que el presidente Medina se adelanta y acusa a la oposición de estarse preparando para no reconocer un virtual Triunfo de Gonzalo Castillo candidato presidencial del PLD.
Solamente desde una posición de cinismo, se le puede pedir a la oposición que reconozca un triunfo electoral obtenido con malas artes y violación de las leyes.
Ya Medina ha amenazado a la oposición y al país, diciendo que aunque Gonzalo Castillo no tenga los números, el PLD gana las elecciones en primera o en segunda vuelta.

Por otro lado el presidente de la República tiene un doble discurso con respecto a la campaña electoral, cuando también recomienda a los peledeístas que aseguren al menos tener el control del "Senado".
Francisco Javier García qué es ministro de Turismo ha sostenido un discurso triunfalista en donde dice que el PLD se comerá con yuca los resultados de las encuestas que le dan ventaja a Luis Abinader.
Lo cierto es que la presente campaña presidencial no tiene un final configurado conforme a la ley y a la seguridad electoral que implique una -legitimación del proceso-, con una Junta Central Electoral genuflexa, incapaz de llamar la atención y de imponer sanciones ante actos de violación a la ley electoral y al debido proceso. Habrá que ir a votar,con un árbitro,evidentemente parcializado,o bajo mucha presión del oficialismo.
Hay quienes aseguran que un plan "C"está en marcha para que el país no pueda tener autoridades electas Más allá del 16 de agosto. Y cómo marchan las cosas es lo que se visualiza. Porque sin tener los votos suficientes cerca de -tres millones de Votos- que se necesita para proclamarse Presidente de la República, se quiere declarar de todos modos ganador de las elecciones a Gonzalo Castillo. Indica que aquí no habrá un presidente electo para tomar posesión sino un largo proceso de reclamaciones y de impugnación a los resultados. Ojalá y nos equivoquemos.

Publicar un comentario

0 Comentarios