Estados Unidos reclama en Nicaragua elecciones libres y limpias

Se cumplen dos años de la crisis en Nicaragua

Declaración de Prensa
Secretario de Estado, Michael R. Pompeo
18 de abril de 2020

 

Hoy se cumplen exactamente dos años del día en que el pueblo nicaragüense se alzó pacíficamente para pedir libertad y democracia, y en reclamo de un cambio ante el gobierno corrupto y represivo de Daniel Ortega y Rosario Murillo. Lamentablemente, el clamor de libertad y democracia del pueblo fue recibido con balas. Al menos 325 personas inocentes han sido asesinadas, muchas a manos de francotiradores que responden al régimen de Ortega y Murillo.

En julio pasado, Ortega se retiró del diálogo nacional con la oposición política y, hasta la fecha, no ha cumplido los términos que aceptaron sus representantes en marzo de 2019, que incluían el restablecimiento de libertades civiles, la liberación de presos políticos y la realización de una reforma electoral genuina.

Todavía, más de 70 presos políticos permanecen encarcelados en el país. La Policía Nacional nicaragüense y parapolicías encapuchados siguen infundiendo temor apelando a la intimidación y la violencia contra activistas y críticos. Los ataques a la prensa no han menguado. Se cometen abusos contra periodistas y se mantienen los esfuerzos por acallar la libertad de expresión y a los medios independientes.

La pandemia de COVID-19 vuelve a poner de manifiesto la desastrosa gestión de Ortega y Murillo. Esta crisis de salud pública agudiza aun más la situación del país entero. El presidente Ortega no ejerce el liderazgo que la población nicaragüense necesita y el régimen demuestra su desinterés absoluto y constante por el bienestar de las personas al no abordar las medidas públicas que se necesitan para contener COVID-19. Mientras el resto del mundo cancela los encuentros y eventos multitudinarios, suspende actividades económicas no esenciales y adopta medidas de distanciamiento social para detener la propagación del coronavirus, el régimen de Ortega y Murillo se niega incluso a reconocer el peligro que plantea esta pandemia letal. El pueblo nicaragüense merece que se adopten de inmediato medidas responsables para contener COVID-19.

Exhortamos al presidente Ortega y a la vicepresidenta Murillo a iniciar sin demora una transición democrática —que incluya el restablecimiento de las garantías de derechos humanos y la realización de elecciones libres y justas— para asegurar una Nicaragua con salud, prosperidad y libertad.




Publicar un comentario

0 Comentarios