LA HIPOCRESÍA TAMBIÉN "DUELE"

LA HIPOCRESÍA TAMBIÉN "DUELE"....


De haber sido un ser humano,un dominicano excepcional, Juan Pablo Duarte,con sus virtudes y defectos,en tanto humano,ha terminado en un 'símbolo necesario" que exacerba la identidad nacional y nos regala el sentimiento de 'pertenencia", el sentido de "Patria".
Sin Juan Pablo Duarte y su legado, sin su sacrificio, no fuéramos NADA, no fuéramos un pueblo, ni una República.
SI QUITAMOS A DUARTE, y pensamos la República Dominicana,podremos ver que sin el patricio,"no existimos".
Ojala y Duarte,fuera recordado, no un 26 de enero de cada años, sino "todos los días" en cada instante....asumirlo con su ejemplo, como el "guía diario" de nuestras vidas. Seriamos mejores dominicanos, y un mejor país.
Juan Pablo Duarte, le queda demasiado grande a los políticos dominicanos de este tiempo, y los hace "indignos" de solo mencionar su nombre en sus pretendidos discursos,construidos para la ocasión.
Usar el nombre de Duarte, en la política actual,solo deja al desnudo al político que lo hace y ofende su memoria.
Ha sido el único ejemplo del que disponemos para enseñarnos que la política del bien común es posible y que se puede hacer política con la "ética".
Con un solo ejemplo, Duarte construyó una "escuela moral" para el funcionario público,donde todos han "reprobado".
Para una campaña independentista en el Sur país, a Duarte le fue entregado un capital de los "fondos públicos" de mil pesos de la época.
A SU REGRESO de esa campaña, Duarte, 'RINDIÓ UN INFORME" detatallado de cada peso,cada centavo,y en que fue usado. El resto del dinero que sobró, fue "devuelto a las arcas nacionales",de donde fue librado.
Cuántos pueden asegurar que habiendo realizado trabajo públicos, con FONDOS PÚBLICOS, han rendido cuentas honestas, y devuelto al Presupuesto Nacional, lo que haya sobrado?
Nadie que no haya sido como Duarte,puede recomendar a Duarte,sin haberlo "respetado",ni honrado su memoria.

Publicar un comentario

0 Comentarios