Evangélicos piden al procurador y JCE oír consejo de iglesias y no dejar en retórica el perseguir delito compra de cédulas.

-Propone incorporar las iglesias cristianas como observadoras legítimas  en esta delicada  contienda para que  hagan sus aportes a los valores democráticos y al orden institucional en estos procesos.



El presidente de la mesa de la Opinión Cívica. y Política Cristiana, reverendo Domingo Paulino Moya, reclamó al Procurador General de la República, iniciar  con prontitud  los planes, estrategia y logística judicial que usara para perseguir a los maleantes que se  acostumbran en tiempo electoral a la denigrante tarea de compra de cédulas. 

El vocero cívico y político cristiano, entiende que el combate a este delito requiere de una voluntad patriótica que funcione en comunión con la ley, por lo que   considero, es  insuficiente tratar su  erradicación con simples enunciados de intenciones y  declaraciones públicas y con  publicidad educativa. 

El religioso, enfatizó que dejar la persecución en manos de los actores políticos  que competirán por el poder municipal el próximo mes, es peligroso y pone en entredicho la capacidad y autoridad de hacer cumplir la Ley.

Expuso que "dejar encargados de perseguir el delito electoral de comprar cédulas los actores que competirán por el poder municipal, es como dejar cuidando el queso al gato y al ratón". 


Consideró que tanto de la Junta Central Electoral (JCE) como del Procurador General de la República, si no intervienen con la responsabilidad de hacer cumplir la ley aportarán a una previsible  situación peligrosa que podría generar confrontación violencia en los centros electorales, lo que provocaría daños irreparable al orden público y a la paz social. 


El vocero político evangélico, declaró que es a la JCE  la que más le conviene comenzar en coordinación con el jefe del Ministerio Público a organizar y ordenar un serio y planificado plan para apresar en fragante delito a los compradores y vendedores de la carne electoral. Pues  este asunto es una  prioridad nacional 

Hacerlo es lo que invalidaría todo argumento de los grupos políticos que al perder las elecciones, alegarían de forma violenta que fueron perjudicados por esta mala práctica. 

Dijo que las iglesias cristianas, amantes de la democracia, la justicia social  electoral y la transparencia, seguirán atenta al cuidado de los   valores democráticos y el orden, que den las autoridades electorales  a unas de la competencias  electorales de más rivalidad y  peligrosa de las últimas décadas. 


 El papel de las iglesias cristianas debería ponderarse, dijo "Por lo que en oración  seguiremos clamando al  Dios  todo poderoso, que anime a la autoridades electorales y  judiciales a la toma de las medidas urgente que salvaguarden la democracia y la paz social".

Publicar un comentario

0 Comentarios