google.com, pub-2595535997696350, DIRECT, f08c47fec0942fa0 TRANSDISCIPLINARIDAD, COMUNICACIÓN, TERAPIA DEL LENGUAJE E INCLUSIÓN

TRANSDISCIPLINARIDAD, COMUNICACIÓN, TERAPIA DEL LENGUAJE E INCLUSIÓN


TRANSDISCIPLINARIDAD, COMUNICACIÓN, TERAPIA DEL LENGUAJE E INCLUSIÓN
               
Por: Néstor Antonio Pardo Rodríguez
Terapeuta del Lenguaje / Fonoaudiólogo
nestorpardo2000@yahoo.com

 
La transdisciplinaridad trata con lo que está, al mismo tiempo, entre las disciplinas, a través de las diferentes disciplinas y más allá de todas las disciplinas. Su objetivo es la comprensión del mundo presente, y uno de los imperativos para eso es la unidad del conocimiento. Así, el intercambio dialógico entre profesionales y comunidad abre espacios de participación como un modelo de vida en el cual todos los miembros pueden expresarse, disentir o estar de acuerdo y crear una variedad de posibilidades frente al futuro del ser humano.

De otro lado, la transdisciplinaridad implica la investigación cualitativa de los problemas, expresada en las descripciones detalladas de acontecimientos, personas e interacciones observables por la propia persona, los profesionales y los agentes comunitarios, con una aproximación a la realidad social, en su mismo medio, contrastada con estudios previos y el conocimiento "popular" y técnico - científico. Lo anterior permite la planeación de acciones concretas, programación y coordinación de proyectos que permitan la intervención de la persona afectada o no por una discapacidad, la familia y la comunidad.
  
Cada vez hay más niños con deficiencias que pueden o no llevar a una discapacidad, producto de infecciones tales como meningitis o encefalitis, desnutrición severa o crónica, deficiencia de ingesta de yodo y hierro en la alimentación, traumas craneales ocasionados por violencia intrafamiliar o intraescolar, los conflictos civiles y bélicos, y problemas en el embarazo y parto como consecuencia de la falta de información a los y las adolescentes, controles médicos o de pericia de practicantes en los hospitales.

Una (1) de cada cuatro (4) familias en el mundo cuenta con un integrante que presenta una o más deficiencias, así que podría decirse que el problema es de todos. Lo trágico del asunto es que la mayoría de las deficiencias son prevenibles o reversibles, pero no se hace nada o casi nada debido a que el "conocimiento científico" es inalcanzable al "conocimiento popular" por la formación y actuación de profesionales disciplinares que se esconden bajo su caparazón y no comparten con la comunidad, o por el uso asistemático de los medios de información masiva. Tal comportamiento y actitud incrementan los costos de la atención, la morbilidad y la mortalidad en la población. Cada año mueren 35 millones de niños en el mundo y otros 35 millones adquieren alguna deficiencia debido a la ignorancia de los factores que afectan su salud y cómo prevenirlos.

A lo anterior puede agregarse el fenómeno de que casi el 70% de la población latinoamericanos tiene alto riesgo de presentar alteraciones en el aprendizaje debido a la malnutrición fetal (Rey, 1986), como producto de la inadecuada alimentación de las madres, que causa una reducción permanente en el número de células en el sistema nervioso central, limitando la función cerebral para aprender (Birch, 1971). Además deben tenerse en cuenta las precarias condiciones alimenticias de los educandos que asisten a la escuela pública o aun en los colegios privados por la falta de una dieta balanceada.

COMUNICACIÓN E INCLUSIÓN


En el modelo más simple del proceso comunicativo se tiene en cuenta un emisor, un receptor, un mensaje y un canal. Así, se supone que tanto el emisor como el receptor son individuos con un sustrato idéntico para la codificación o descodificación (lenguaje). El emisor demuestra la intención de expresar sus sentimientos, pensamientos, ideas o conceptos, y se supone que el receptor está en disposición para reaccionar y apropiarse de los mismos, descifrándolos y comparándolos con las experiencias previas que puedan concordar. El primero codifica su mensaje, el cual es enviado por medio de un canal, y el segundo, lo descodifica. Si se da este proceso ideal, el receptor podrá comprender lo que esperaba transmitirle su interlocutor, para invertirse posteriormente los papeles, convirtiéndose éste último en emisor.
 
Una de las características comunes a los diferentes estudiantes que presentan NEE relacionadas con o sin lo que antes se llamaba  “discapacidad”  y ahora para darle un tinte menos clínico se denomina  “limitaciones en la acción”, es la dificultad en su comunicación, lo cual se traduce en aislamiento dentro de su propia familia y consecuentemente en la Escuela y Comunidad. Por lo tanto para mejorar la calidad de vida de estas personas se requiere la optimización de su comunicación a través de varias alternativas, lo cual permite un incremento en su autoestima, autonomía, relaciones interpersonales y ocupación, dadas por: la educación, vida familiar, actividades comunitarias, y empleo.

De otro lado es cada vez más preocupante, sobre todo para los docentes, el incremento en la cantidad de niños y niñas que ingresan al nivel inicial o preescolar y a primer grado, con serias dificultades en habla y lenguaje que limitan su aprendizaje escolar y social, además que a menudo presentan alteraciones en su comportamiento y socialización.

Se estima que en países de alto ingreso económico un 10% a un 15% de niños entre el nacimiento y 5 años de edad experimentan graves problemas sociales y emocionales, que pueden tener un impacto significativo sobre su funcionamiento y desarrollo en las áreas de lenguaje, el comportamiento, la cognición y la preparación escolar (Brauner y Stephens, 2006).

A nivel de Latinoamérica, cerca del 50% de niños y niñas llegan a la escuela con retrasos en habla y lenguaje. La edad temprana se constituye en un período de atención de vital importancia, por los efectos que tiene en la vida futura. Está comprobado que durante este periodo especialmente los primeros 4 años de vida se desarrollan, capacidades cognitivas, afectivas, psicomotrices, comunicativas,  sociales y culturales que constituyen la base para la vida futura del niño, la formación y participación social y el desempeño escolar.
 
En este sentido, el papel del Terapeuta del Lenguaje / Fonoaudiólogo es diseñar y ejecutar programas de prevención, promoción, diagnóstico e intervención a estudiantes  con y sin desórdenes de comunicación, y asesorar a maestros y padres entre otros (Flórez 2004), en conjunto con un equipo transdisciplinario de apoyo. Esto contribuye a que los estudiantes puedan participar, tanto como les sea posible, en todos los aspectos de su vida educativa, social y vocacional; y los prepara para responder a las demandas comunicativas del mundo del trabajo en el siglo  XXI (American Speech  and Hearing Association  –  Asociación  Estadounidense  de Habla y Lenguaje).

El Terapeuta del Lenguaje / Fonoaudiólogo dentro de un contexto inclusivo busca la optimización de las competencias comunicativas de padres de familia, docentes y estudiantes.  Para ello se requiere la ejecución de un programa individualizado de estimulación para la comunicación que debe ser diseñado sobre la base de una evaluación transdisciplinaria cuidadosa de cada persona. Es especialmente importante incluir a la familia como principal integrante del equipo estimulador.

Por su parte, Incluir significa ser parte de algo, formar parte del todo, por lo cual la educación inclusiva es ante todo una posición frente a los derechos humanos. La escuela debe producir una respuesta educativa a las necesidades de todos los educandos y al principio de igualdad de oportunidades educativas, sin segregar a ninguna persona como consecuencia de su discapacidad o dificultad de aprendizaje, género o pertenencia a una minoría.

La educación inclusiva enfatiza en cómo apoyar a los educandos para que desarrollen sus potencialidades dentro de una comunidad educativa, de tal manera que se sientan bienvenidos, seguros, y alcancen el éxito, con base en un aprendizaje significativo centrado en el individuo.



Sus características fundamentales son:

  • No discrimina entre persona con o sin discapacidad, la cultura y el género.

  • Es accesible a todos los estudiantes de una comunidad educativa, sin ningún tipo de excepción.

  • Todos los estudiantes tienen el mismo derecho a acceder a un currículum culturalmente valioso, acorde con su edad y potencialidades.

  • Enfatiza en el respeto a la diversidad entre todas las personas y en el propio ritmo de aprendizaje.

  • La escuela es un sistema educativo, organizado e intencional, de preparación para la vida y de facilitación del desarrollo integral de todas las personas.

Dentro de la perspectiva actual de reconceptualizar la educación, se evidencia que cada niño tiene su propio ritmo y proceso de aprendizaje, por lo cual cada institución ha de tener en cuenta la diversidad de cada uno de los alumnos en cuanto a intereses, actitudes, aptitudes y origen bio - psico - social, no se puede olvidar que hay factores que pueden limitar el acceso al conocimiento, tales como:

·      Deficiencias en el aprendizaje fisiológico; es decir, en un conjunto de procesos en los cuales interviene el sistema nervioso central y son la base para cualquier aprendizaje (gnosias, praxias, lenguaje).
·       Fracaso en el dominio de los dispositivos básicos del aprendizaje, como  motivación, atención,  memoria,  habituación y senso  - percepción..
·      Fallas en la formación de conceptos y procesos intelectuales superiores (las más drásticas en cuanto a volumen de la población y complejidad), generadas por la inadecuada estimulación del niño en el hogar, el limitado número de ocasiones en que se le permite hacer frente a situaciones problemáticas y el uso de métodos inapropiados en la escuela o el colegio.
 ·      Alteraciones en la capacidad lectora, más allá de las primeras etapas de descodificación fonológica, procedentes de la supravaloración de las capacidades del niño en relación con su madurez para el aprendizaje  y sus posibilidades en el hogar, además de la desconexión entre la escuela y la realidad que rodea al alumno.

Una Escuela o Unidad Educativa Inclusiva exitosa debe propiciar e implementar medidas para que la Comunidad Educativa asuma:

*      El valor de la diversidad como un elemento que enriquece el desarrollo personal y social, tanto de los educandos como de los educadores, padres de familia y autoridades educativas.
*      El diseño y puesta en marcha de un proyecto educativo participativo, cuyo énfasis sea la educación para y con la diversidad.
*      La implementación de un estilo pedagógico  que reconozca y se adapte a las diferentes capacidades, motivaciones, ritmos y estilos de aprendizaje de los estudiantes.
*      El establecimiento de criterios y procedimientos flexibles de evaluación y promoción.
*      La disponibilidad de un Equipo Profesional Transdisciplinario de apoyo para la planificación y desarrollo de Acciones Pedagógicas Institucionales que abarquen todas las necesidades y realidades del Centro Educativo.

Todo lo anterior implica la importancia que tiene el profesional de Terapia del Lenguaje / Fonoaudiología al interior de la entidad educativa inclusiva, ya que puede contribuir al replanteamiento del modelo de “aprehendizaje” de la realidad, asumiendo en primer  lugar  las  estrategias  que  favorezcan  el  normal  desarrollo  del  lenguaje  y  las habilidades comunicativas como       base      de           las           demás  adquisiciones     académicas, comenzando por una significativa capacitación del equipo transdisciplinario de apoyo, los docentes y la familia en estos aspectos, así como en la generación de un programa que permita analizar el nivel comunicativo de los educandos, detectar las dificultades que se presenten, prevenir en el futuro la aparición de éstas, corregir las que se encuentren y lanzarse hacia la búsqueda de un nivel de excelencia comunicativa entre todos los actores del proceso educativo y en todas las modalidades.



Publicar un comentario

0 Comentarios