google.com, pub-2595535997696350, DIRECT, f08c47fec0942fa0 TERAPIA DEL LENGUAJE / FONOAUDIOLOGÍA EN LA EDUCACIÓN

TERAPIA DEL LENGUAJE / FONOAUDIOLOGÍA EN LA EDUCACIÓN


TERAPIA DEL LENGUAJE / FONOAUDIOLOGÍA EN LA EDUCACIÓN

Por: Néstor Antonio Pardo Rodríguez


Según Miller (1979), sin comunicación, la organización social es imposible. El individuo que no habla con ningún miembro de un grupo está necesariamente aislado y no puede adquirir el conocimiento, ya que éste se construye mediante el intercambio dialógico que permite negociar la interpretación del mundo. Un niño que no habla bien se siente frustrado, a menudo es marginado en su propia familia, por los amigos, los compañeros de clase y los educadores. Es objeto de burlas y puede llegar a aislarse.

Cazden (1991), dice que los espacios de la vida escolar se nos presentan como una multiplicidad de acontecimientos comunicativos. La escuela, como toda institución social, es un sistema de comunicación. Por ello, el Terapeuta del Lenguaje / Fonoaudiólogo, al interior de un programa de educación, tiene como responsabilidad diseñar y ejecutar programas de prevención, promoción, diagnóstico e intervención a estudiantes con y sin desórdenes de comunicación, y asesorar a maestros y padres entre otros.

El Terapeuta del Lenguaje / Fonoaudiólogo es un profesional de la salud, ampliamente vinculado con la educación y la comunidad. Estudia la comunicación humana y sus desórdenes, en las áreas de audición, habla y lenguaje. Está capacitado para atender niños, jóvenes, adultos y adultos mayores.

Las alteraciones de la comunicación más frecuentes en los niños, tanto menores de 4 años, como en edad escolar son la dislalia o trastorno fonológico; es decir, una situación donde se evidencias errores de articulación o pronunciación del habla; la disfonía (dificultades en la voz, ronqueras por abuso vocal); la tartamudez; los retrasos en el habla y los retrasos en el lenguaje.

Cuando el niño presenta dificultades en habla o lenguaje, se debe acudir al Terapeuta del Lenguaje / Fonoaudiólogo, quien evalúa, diagnostica y traza junto con el padre de familia o el docente un plan de trabajo.

Un aspecto importante del rol del Terapeuta del Lenguaje / Fonoaudiólogo es el control de las condiciones acústicas del aula. El ambiente sonoro tiene mucha influencia sobre la capacidad de escuchar, porque el niño "se entrena" a escuchar los sonidos que percibe o sea a enfocar su atención sobre lo que desea.

El ruido parece interferir con la de atención, memoria y la capacidad de los niños para discriminar entre estímulos auditivos significativos, sobre todo del campo del habla. El ruido de fondo, en particular los murmullos, los gritos de otros estudiantes jugando fuera del aula o en el aula vecina y el discurso irrelevante, interfieren en la capacidad de los niños para comprender la palabra hablada. Esto puede tener serias consecuencias para el rendimiento académico.

Pero además de lo anterior, otra de las responsabilidades del Fonoaudiólogo es detectar los niños y niñas que tengan dificultades en su audición. Uno de cada 6 niños en el aula, puede presentar pérdidas auditivas leves, medias, severas o profundas.

Un resultado de esto puede ser la Dislalia o Trastorno Fonológico. Es lo más típico y fácil de reconocer por parte de padres, educadores o especialistas. El niño pronuncia inadecuadamente ciertos sonidos, de una manera sistemática y repetitiva. Estos errores tienen un origen fonético / fonológico / práxico, sin que esté afectada notoriamente la capacidad de reconocer los fonemas o existan alteraciones significativas en la información que llevan los pares craneales a los músculos de las estructuras fonoarticulatorias.

Consultar y tratar a tiempo constituyen la base para el éxito en la vida familiar, educativa y social del niño.

  

Publicar un comentario

0 Comentarios