Testigo del Tiempo Leonel conspira contra Leonel

Testigo del Tiempo
Leonel conspira contra Leonel
 
J.C. Malone

 
       Nueva York.-Cuando los dioses conspiran en tu favor, convierten los insultos en lisonjas, pero cuando está en contra, te perjudican con tus propias palabras. Ayer los dioses apoyaban a Leonel Fernández, “estupendo comunicador, brillante orador que habla bonito”, pero hoy se voltearon.
       Si Leonel gane la nominación y la elección, estaríamos literalmente dando una “vuelta atrás” porque él es nuestro “señor del pasado”. Su consigna, sin embargo, niega su triunfo imposible:  “No Hay Vuelta Atrás”, significa que  “Leonel no volverá”.  
“No hay vuelta atrás” debe tener lugar privilegiado en cualquier antología del disparate político. Tiene valor pedagógico, ayudará a que futuras generaciones aprendan lo que nunca deben decir. 
       La consigna empieza mal, la palabra “no” nunca debe iniciar mensajes positivos. Y niega la aspiración más íntima de Leonel, “volver atrás, a la presidencia”.
       Sin “vuelta atrás”,  Leonel no volverá a jefear, ningún helicóptero transportará su “silla”, ni tendrá el presupuesto nacional a su absoluta disposición y discreción.
        Cuando Leonel dice “No hay vuelta atrás”, dice: “no ganaré, no volveré”, anuncia su derrota.
       Leonel debe detener la “ambición de poder desmedida” del presidente Danilo Media que quiere un tercer período. Leonel quiere un cuarto período y entre leonelistas hablan de “Leonel 2020-2044”.
       Cuando los dioses te abandonan y quieres recitar versos de Neruda, te salen prosas ecatológicas. Y tus seguidores pagados con dinero robado, se cubren la nariz con discreción, necesitan seguir cobrando.
Quizá pensando en Leonel, el inmenso Alberto Cortez escribió: “te has quedado sin luz, ya no tienes valor, se acabó tu misterio".
Según Teddy Roosevelt “los críticos son nuestros amigos, porque nos muestran nuestros errores”, ojalá Leonel aprenda eso.
Leonel debe cambiar esa consigna, pero quizá su ego lo impida, ésta brillantísima pieza emanó directamente de la “Élite del Pensamiento”, es intocable, “No hay vuelta atrás”.

Publicar un comentario

0 Comentarios