Noticias de última hora

Secretario de Estado Michael R. Pompeo en la Ceremonia del Premio Internacional a las Mujeres de Coraje (AESC)

Secretario de Estado Michael R. Pompeo en la Ceremonia del 

Premio Internacional a las Mujeres de Coraje (AESC)


SECRETARIO POMPEO: Gracias. Gracias, Pam. Y buenos días a todos. Es realmente un honor ser sede por primera vez de este Premio Internacional a las Mujeres de Coraje, y me alegro de que estén todos ustedes aquí para celebrar a este increíble grupo de mujeres premiadas.
El año pasado, alrededor de esta fecha, decenas de mujeres por toda Irán tomaron las calles de la ciudad para protestar por la ley que les exige llevar el hiyab en público en todo momento. En un ejercicio de su libertad, estas valientes mujeres se quitaron sus hiyab frente a las cámaras, dejando sus rostros claramente visibles. Lo hicieron conociendo la brutalidad de sus líderes. Y, por supuesto, hace un año mañana, en el Día Internacional de la Mujer, la policía estatal se lanzó contra su protesta. Muchas mujeres fueron detenidas. Algunas enfrentaron torturas y palizas en la cárcel. Al menos una fue condenada a 20 años de prisión, y otras se vieron obligadas a huir al extranjero. La difícil situación de estas mujeres iraníes es solo un ejemplo del peligro que enfrentan muchas mujeres y del coraje que tan a menudo muestran ante el peligro.
Estamos hoy aquí para honrar a las mujeres de coraje de todo el mundo que van con la cabeza bien alta ante la adversidad más terrible. Las galardonadas de este año incluyen una investigadora antiterrorista de Yibuti que ha encerrado a numerosos terroristas de al-Shabaab; una abogada rohingya de Bangladesh que lucha contra el abuso del tráfico de mujeres y niñas rohingya; una periodista de investigación de Montenegro que ha expuesto la corrupción y el crimen organizado que ha sido atacada varias veces, y aún así continúa su trabajo; una abogada tanzana que lucha por los derechos humanos de las mujeres y las niñas y aboga por más candidatas a cargos públicos; una monja de Irlanda que ayudó a iniciar un internado de niñas en el sur de Sudán, que se ha convertido en un faro de esperanza para las niñas que de lo contrario podrían verse privadas de educación y obligadas a casarse precozmente; una jefa del departamento de policía de mujeres de Jordania que ha sido reconocida por su trabajo con víctimas de violencia doméstica y abuso sexual; una líder de una ONG a nivel nacional en Egipto, que atiende a los barrios urbanos y pueblos rurales más pobres; una activista de Birmania que ha trabajado toda su vida para apoyar a la comunidad étnica desplazada por las décadas de guerra civil; una cruzada contra la explotación infantil en Sri Lanka, que ofrece servicios legales gratuitos a los niños víctimas de delitos; y, por último, la coordinadora nacional del Perú de los fiscales ambientales, que lucha contra empresas criminales de miles de millones de dólares que avivan la corrupción, la trata de personas y la destrucción de los recursos naturales de la Amazonía.
Por favor, únanse a mí de nuevo con un aplauso. (Aplausos.)
Es también importante que hagamos una pausa para reconocer y honrar a aquellas mujeres que han pagado el precio más alto por sus valientes esfuerzos, mujeres como Kateryna Handziuk de Ucrania, que dedicó su carrera de periodismo a descubrir y desafiar a la corrupción. Incluso después de un brutal ataque con ácido, que en última instancia se cobró su vida tres meses más tarde, Kateryna se negó a ser silenciada. Desde su cama de hospital, pidió justicia, siendo un poderoso ejemplo para sus conciudadanos.
Aquí, en el Departamento de Estado, historias como éstas nos motivan y nos inspiran. Nuestros colegas de la Oficina de Asuntos Globales de la Mujer trabajan para integrar la capacitación de las mujeres en nuestra política exterior y nuestra Oficina de Asuntos Educativos y Culturales colabora en el impulso para lograr una educación de calidad e inclusiva para las niñas y mujeres de todo el mundo. Y en la USAID, estamos trabajando en un nuevo plan con el objetivo de capacitar a por lo menos 50 millones de mujeres en todos los países en desarrollo. Se llama Iniciativa Global para el Desarrollo y la Prosperidad de las Mujeres. Estamos muy orgullosos de estos esfuerzos aquí en el Departamento de Estado, pero reconocemos que aún queda trabajo por hacer para asegurarnos de que exista la participación de las mujeres en todos los espacios de la vida pública y en todo el mundo.
Mujeres de coraje existen en todas partes. La mayoría nunca serán reconocidas. Se enfrentan a diferentes retos, pero retos que siguen siendo importantes. Por supuesto, yo también he tenido esta experiencia. He sido testigo del servicio de las mujeres en mi tiempo en el ejército y han sido mi inspiración en mi vida personal. Mi madre también fue una mujer de coraje. Ella nació en la Kansas rural. Ayudaba a llegar a fin de mes, mientras criaba a tres niños. Nunca logró ir a la universidad, pero se aseguró de que cada uno de nosotros tuviésemos una enorme oportunidad. Todos ustedes conocen a mujeres así. Son fuertes. Estuvo dedicada a proporcionarnos oportunidades a mí y a mis hermanos, y no valoramos los sacrificios que hacía. Y también me crió para ser muy inteligente; conocí a otra mujer valiente, Susan, mi esposa, que está hoy aquí conmigo. (Risas y aplausos.)
Todos sabemos -yo lo sé- por una vida de experiencia que existen mujeres de coraje en todas partes y en todas partes se necesitan. Esa es una razón por la que he nombrado a mujeres para puestos de liderazgo de alto nivel aquí en el lugar donde tengo el privilegio de trabajar. De subsecretarias a secretarias auxiliares y a altos puestos de embajadas que no son de carrera, sabemos que no podemos tener éxito si no empoderamos a las mujeres por todo el mundo, y eso significa que tenemos que asegurarnos de que tenemos a mujeres empoderadas en nuestro departamento por todo el mundo.
Y ahora es un honor dar la bienvenida a nuestra distinguida oradora invitada de hoy, una mujer de increíble poder y coraje, una mujer que ha sido una defensora de gran alcance por derecho propio. Desde que se convirtió la Primera Dama, ha sido cada vez más franca hablando en contra de la esclavitud de la trata de personas y el abuso sexual de mujeres y niñas en todo el mundo. Sé que continuará siendo una líder influyente, una voz influyente que inspirará a las futuras líderes como ella por todo el mundo. Por favor únanse a mí para dar la bienvenida a la Primera Dama de Estados Unidos, Melania Trump. (Aplausos.)

No hay comentarios

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner