Pompeo advierte a la Corte Penal Internacional habrá sanciones a quienes investiguen norteamericanos en

English Français हिन्दी Português Русский اردو

SECRETARIO POMPEO: Buenos días a todos. Hoy me gustaría hacer unos breves comentarios sobre dos cuestiones de política exterior. Pero primero quiero ofrecer mis condolencias personales a la nación de Nueva Zelanda a raíz de los grotescos ataques a las mezquitas en Christchurch. Los pensamientos y las oraciones del pueblo estadounidense están hoy con las víctimas y sus familias. Los Estados Unidos condenan este aborrecible ataque. Manifestamos nuestra inquebrantable solidaridad con el Gobierno y el pueblo de Nueva Zelanda en este triste momento, y estamos dispuestos a ofrecerles toda la asistencia que necesiten.
Ahora me gustaría comentar la votación de esta semana en el Senado para poner fin al apoyo a la coalición liderada por Arabia Saudita que combate en Yemen. Todos queremos que este conflicto termine. Todos queremos mejorar la grave situación humanitaria. Pero el Gobierno de Trump fundamentalmente no cree que interrumpir nuestra asistencia a la coalición liderada por Arabia Saudita sea la forma de lograr estos objetivos. Los senadores que votaron “sí” afirman que desean poner fin a los bombardeos en Yemen y apoyar los derechos humanos. Pero realmente debemos preguntarnos: «¿los derechos humanos de quién?»
Si realmente te preocupa la vida de la población del Yemen, apoyarás la iniciativa liderada por Arabia Saudita para evitar que Yemen se convierta en un estado títere de la corrupta y brutal República Islámica de Irán. Si verdaderamente te importan las vidas saudíes, desearías impedir que los huzíes respaldados por Irán lancen misiles contra Riad. Si realmente te preocupan las vidas árabes de la región, apoyarías los esfuerzos aliados para impedir que Irán extienda su gobierno autoritario desde Teherán hasta el Mar Mediterráneo y hacia el sur, hasta Yemen. Y si de verdad te importan las vidas y los medios de subsistencia de los estadounidenses, y las vidas y los medios de subsistencia de las personas de todo el mundo, entenderías que no se puede permitir que Irán y sus fuerzas aliadas controlen las rutas de navegación que lindan con Yemen.
Somos profundamente conscientes de la crisis humanitaria que sufre Yemen y la lamentamos. Desde el inicio del conflicto, los Estados Unidos han contribuido con más de 2.000 millones de dólares para ayudar al pueblo yemení, y solo en 2018 Arabia Saudita ha aportado más de 500 millones de dólares y se ha comprometido a proporcionar otros 500 millones este año. La República Islámica de Irán ha proporcionado cero dólares para asistencia humanitaria.
La manera de aliviar el sufrimiento del pueblo yemení no es prolongar el conflicto perjudicando a nuestros aliados en la lucha, sino prestar a la coalición liderada por Arabia Saudita el apoyo necesario para derrotar a los rebeldes respaldados por Irán y garantizar una paz justa. Esperamos —me encontré con Martin Griffiths ayer— esperamos que puedan aplicarse los acuerdos a fin apaciguar el conflicto, pero debemos asegurarnos de que esta crisis llegue a su fin.
La segunda cuestión de la que deseaba hablar hoy es la Corte Penal Internacional. En un discurso que di el año pasado en Bruselas, dejé claro que el Gobierno de Trump cree que es necesario reformar las instituciones internacionales, volver a centrarlas en sus misiones principales, y exigir que rindan cuentas cuando no sirven a las personas que pretenden ayudar. Buscamos colaborar con las naciones responsables a fin de asegurarnos de que los organismos internacionales honran los principios de libertad, soberanía y estado de derecho. Los Estados nación se unen para formar estas instituciones, las cuales solo existen gracias a su consentimiento.
Los Estados Unidos se niegan desde 1998 a incorporarse a la Corte Penal Internacional debido a que sus amplias facultades procesales no están sujetas a rendición de cuentas y a la amenaza que supone para la soberanía nacional estadounidense. Estamos decididos a proteger a los miembros del personal civil y militar estadounidense y aliado de la amenaza de vivir con temor a ser injustamente perseguidos por sus acciones en defensa de nuestra gran nación. Temíamos que la Corte llegara a ejercer acciones judiciales por motivos políticos contra ciudadanos estadounidenses, y nuestros temores resultaron justificados.
En noviembre de 2017, el fiscal de la CPI solicitó aprobación para iniciar una investigación sobre (cito) “la situación en Afganistán” (fin de la cita). Esa investigación podría apuntar ilegítimamente al personal estadounidense y dar lugar a procesamientos y condenas. En septiembre de 2018, el Gobierno de Trump advirtió a la CPI que, si intentaba iniciar una investigación de los ciudadanos estadounidenses, habría consecuencias. Tengo entendido que la petición del fiscal solicitando una investigación permanece pendiente.
Por tanto hoy, de conformidad con la autoridad jurídica vigente que permite imponer restricciones de visado a los ciudadanos extranjeros (cito) “cuya entrada o cuyas actividades en los Estados Unidos tendrían consecuencias potencialmente graves y adversas para la política exterior” (fin de la cita), anuncio que la política estadounidense de visados impondrá restricciones a aquellas personas directamente responsables de cualquier investigación del personal estadounidense por parte de la CPI. Esto incluye a las personas que adoptan o han adoptado medidas para solicitar o continuar una investigación de este tipo. Estas restricciones de visado también pueden aplicarse para disuadir las iniciativas de la CPI dirigidas a investigar al personal aliado, incluidos los israelíes, sin el consentimiento de los aliados. Esta política ya ha comenzado a aplicarse. Según la legislación estadounidense, los registros de visado individuales son confidenciales, por lo que no proporcionaré detalles en lo relativo a quiénes afecta o afectará.
Pero debe decir que los responsables de la investigación del personal de los Estados Unidos propuesta por la CPI en relación con la situación en Afganistán no debes suponer que poseerán u obtendrán un visado, o que se lee permitirá ingresar en los Estados Unidos. Los Estados Unidos pondrán en práctica estas medidas de conformidad con la legislación aplicable, incluidas nuestras obligaciones en virtud del Acuerdo entre las Naciones Unidas y los Estados Unidos de América relativo a la Sede de las Naciones Unidas. Nuestros esfuerzos no terminan con estas restricciones de visado. Si la CPI no cambia su rumbo, estamos dispuestos a adoptar otras medidas, entre ellas sanciones económicas
La primera y principal obligación de nuestro Gobierno es proteger a sus ciudadanos, y este Gobierno cumplirá ese deber. El perdurable compromiso de los Estados Unidos con el estado de derecho, la rendición de cuentas y la justicia es envidiado por todo el mundo y constituye el núcleo del éxito de nuestro país. Cuando los militares de los Estados Unidos no se adhieren al estricto código de conducta militar, son reprendidos, sometidos a un consejo de guerra y condenados si lo merecen. El Gobierno estadounidense, siempre que es posible, emprende acciones jurídicas contra los responsables de crímenes internacionales. Los Estados Unidos envían ayuda exterior para fortalecer los sistemas de justicia de las naciones extranjeras, la primera y mejor línea de defensa contra la impunidad.
Los Estados Unidos también apoyan aquellos mecanismos jurídicos internacionales híbridos que funcionan con eficacia y son coherentes con nuestro interés nacional. Entre ellos se cuentan, por ejemplo, el mecanismo que se ocupa de las atrocidades de Ruanda y Yugoslavia y las iniciativas internacionales de recopilación de pruebas tanto en Siria como en Birmania. Sin embargo, la CPI está atacando el estado de derecho de los Estados Unidos. No es demasiado tarde para que la Corte cambie de rumbo, e instamos a que lo haga inmediatamente. Gracias.
PREGUNTA: Solo una pregunta muy breve sobre la decisión de la CPI. ¿Se toma esta decisión hoy debido a que no han cerrado o abandonado la investigación pendiente sobre Afganistán o existe alguna otra razón?
En segundo lugar, me pregunto si usted ha tenido la oportunidad de ver y puede responder a lo que la viceministra norcoreana de Relaciones Exteriores dijo anoche —que los EE.UU. están renunciando a una oportunidad de oro al marcharse de Hanoi y que usted personalmente y el Embajador Bolton han creado esta atmósfera de hostilidad—.
SECRETARIO POMPEO: Con respecto a la razón de las medidas que adoptamos hoy, diré que forman parte de un esfuerzo continuo para convencer a la CPI de que cambie de rumbo en lo relativo a su posible investigación y enjuiciamiento de ciudadanos estadounidenses por sus actividades y las de nuestros aliados en Afganistán, procurar detenerla, tratar de evitar que adopte medidas que, en nuestra opinión, son profundamente incoherentes con el curso de acción establecido para la CPI, aunque no seamos miembros. Se trata de un modelo del que ya hemos hablado antes, y ahora estamos poniendo en práctica lo que dijimos que haríamos.
Tuve la oportunidad de ver anoche los comentarios de Choe Son Hui. En Singapur, tras mucho trabajo, los dos líderes se reunieron e iniciaron un curso de acción que ha conducido a las sanciones más duras de la historia contra Corea del Norte —sanciones mundiales, las sanciones adoptadas en la resolución de la ONU que se mantienen en vigor—. Esas sanciones exigen la completa desnuclearización de Corea del Norte, el desmantelamiento de los misiles, los sistemas de armas, todo el programa de armas de destrucción masiva. Ese es el requisito establecido por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.
Los dos líderes se reunieron. El lider Kim se comprometió a desnuclearizar el país. Seguimos trabajando en Singapur y Hanoi a fin de lograr ese objetivo. Hemos logrado que regresaran rehenes. Conseguimos que detengan las pruebas de misiles y las pruebas nucleares. Tenemos la esperanza de poder seguir conversando y proseguir las negociaciones. Vi los comentarios de la viceministra. Dejó abierta la posibilidad de continuar las negociaciones. El deseo del Gobierno es seguir manteniendo conversaciones al respecto. Como dijo el presidente en Hanoi, la oferta que hicieron simplemente no alcanzó un nivel aceptable teniendo en cuenta lo que pedimos a cambio.

Publicar un comentario

0 Comentarios