a1a628515c0146ef OBSERVANDO-Leyes y reglamentos obsoletos en República Dominicana - notitemas

Últimas Noticias

OBSERVANDO-Leyes y reglamentos obsoletos en República Dominicana

COMUNICACIÓN CON RESPONSABILIDAD

Leyes y reglamentos obsoletos en República Dominicana
“La Nación está obligada a conservar y proteger por leyes sabias y justas la libertad civil, la propiedad, y los demás derechos legítimos de todos los individuos que la componen”, articulo 3, de la Constitución española de 1812.
La protección de los valores, las buenas costumbres y las normas de convivencia del pueblo dominicano, es  una de las tareas del Estado, a través de los órganos y mecanismos de control, supervisión y la aplicación de las leyes.  Estas últimas, deben adecuarse a los avances experimentados por la sociedad en cada una de las áreas, con el discurrir de los años.
Si observamos las últimas dos décadas del siglo xx dominicano (desde 1980 hasta el 2000) y de igual manera nos detenemos a ver los primeros veinte años de este siglo xxi, notamos avances muy bien marcados y de gran trascendencia en lo que respecta a los medios de comunicación e información, el alcance de esos medios y, lo más importante: quienes usan esos medios y para qué.
La comunicación y los medios en República Dominicana y todas partes del mundo, ejercen e inciden desde hace mucho tiempo y de manera muy directa en toda la sociedad, moldeando el carácter de sus individuos, trazando normas y  pautas, imponiendo patrones de conducta, en fin, imponiendo el ritmo y estilo de vida, que la sociedad exhibe en estos días.
Así las cosas, de manera particular, observamos el ordenamiento jurídico de la República Dominicana casi al correr las cortinas de la segunda década del siglo xxi, en lo concerniente a la actividad que se realiza desde los medios de información y comunicación, y vemos con honda pena, que estamos muy rezagados por no decir muy atrasados.
Dos aspectos fundamentales llaman poderosamente nuestra atención: uno, el uso y abuso que se hace de los medios de comunicación e información tradicionales (radio, televisión, prensa) y dos; el descontrol y desenfreno que se observa en ciertos “líderes de opinión”, en el uso y abuso de los llamados nuevos medios que son las redes sociales y la Internet. Estos últimos, para muchos,  no son medios de comunicación en sí y se les llama, más bien se les denomina canales de difusión de mensajes, en todas las direcciones y formas.
Para no irnos muy lejos, centramos en este breve espacio de tiempo (40 años), el uso que se le da los llamados medios tradicionales (la radio y la televisión), en donde un cualquier pelafustán, pero con dinero, arrienda un espacio y empieza a hablar de lo que le da la regalada gana sin respetar los valores, las buenas costumbres y las normas de convivencia del pueblo dominicano. De esos, los ejemplos sobran…
Pero, para seguir con la idea, es menester recordar; que desde tiempos inmemoriales, se ha buscado “adecuar a los nuevos tiempos”, toda la reglamentación que existe y que tiene que ver con los espectáculos públicos y radiofonía, en la República Dominicana. Solo, lamentablemente, se ha logrado conformar comisiones de trabajo que, a fin de cuentas, se han quedado con la mayoría de las propuestas en el tintero en algunas ocasiones y en otras tantas, esas posibles han perimido en las cámaras legislativas.
Un órgano y un reglamento: la triste y célebre Comisión Nacional de Espectáculos Públicos y Radiofonía, establecida en 1971 (hace casi medio siglo) y su marco jurídico, el reglamento 824, no rigen ni para ella misma, pues a diario escuchamos y vemos horrorizados, en la radio y en la televisión dominicana, que cada quien hace y deshace a su antojo. Pero esto último, es harina de otro costal…, seguiremos con el tema en otra entrega…

No hay comentarios