FAO-Actuar con urgencia en las zonas urbanas: clave para lograr el Hambre Cero y dietas saludables para la población

Actuar con urgencia en las zonas urbanas: clave para lograr el Hambre Cero y dietas saludables para la población


Nueva publicación de la FAO para mejorar la integración de la alimentación en la planificación urbana


7 de marzo de 2019, Roma – Incorporar la alimentación y una mejor nutrición como elementos importantes de la planificación urbana es clave para lograr el desarrollo sostenible, incluyendo el Hambre Cero y dietas saludables para toda la población, aseguró hoy el Director General de la FAO, José Graziano da Silva. 

“Debemos implicarnos en las ciudades, porque en ellas viven, comen y trabajan cada vez más personas, y es en las ciudades donde necesitamos implementar a nivel local los compromisos globales”, dijo Graziano da Silva en la presentación del Marco de la FAO para la Agenda Alimentaria Urbana: Un enfoque integral para garantizar el desarrollo sostenible

El Director General señaló que las zonas urbanas son también el escenario donde se elaboran las leyes y reglamentos: "ahí es donde se establece la regulación de los sistemas alimentarios y por ello la FAO trabaja cada vez más con las ciudades".

Al menos el 55 por ciento de la población mundial vive ya en zonas urbanas –porcentaje que se espera aumente por lo menos hasta el 65 por ciento en 2050- y casi el 80 por ciento de todos los alimentos que se producen a nivel mundial, se consumen actualmente en las zonas urbanas. La urbanización está creando desafíos sin precedentes para garantizar el acceso de todos a alimentos asequibles, manteniendo a la vez una dieta saludable y preservando los recursos naturales y la biodiversidad. 

Recordando una reciente reunión de alto nivel de las Naciones Unidas con alcaldes y representantes de políticas alimentarias urbanas en Nueva York, el Director General de la FAO subrayó que el desarrollo urbano ya no puede abordarse por separado del desarrollo rural. “Los dos procesos deben reforzarse mutuamente”, indicó, añadiendo que “en lugar de considerar la urbanización y la transformación rural como procesos separados, debemos aprovechar esta oportunidad para reducir la brecha entre zonas rurales y urbanas”.

"Deberíamos rechazar la falsa dicotomía de la brecha entre lo urbano y lo rural", afirmó por su parte el ganador del Premio Mundial de la Alimentación 2018 y Director Ejecutivo de la Alianza Mundial para la Mejora de la Nutrición (GAIN), Lawrence Haddad. "El entorno alimentario urbano –añadió- determina realmente lo que los consumidores pueden comprar y consumir. Parece que ahora es el momento de lograr un gran impulso para conseguir mejores dietas, mejor nutrición y mejores sistemas alimentarios, lo que a su vez atraerá también inversiones y creará oportunidades de empleo”.

"Es muy importante escuchar atentamente a los ciudadanos, identificar sus necesidades y transformarlas en proyectos concretos. También debemos concienciar sobre la importancia de una nueva cultura de la alimentación y la nutrición, que también reduzca las desigualdades, en especial entre los niños", dijo la alcaldesa de Túnez, Souad Abderrahim. Hablando en francés, y en un juego de palabras en este idioma, afirmó que: "no puedes convertirte de forma aleatoria en "alcaldesa" (maire). Una alcaldesa es ante todo una "madre" (mère), lo que significa estar cerca de nuestros conciudadanos, apoyar sus preocupaciones y resolver sus problemas, como lo haría cualquier madre”.

"La reflexión y la formulación de políticas sobre los sistemas alimentarios se reconocen de forma consistente como elementos centrales para desarrollar una acción climática inclusiva, el desarrollo urbano, la reducción de la pobreza y para la economía circular. Ocuparse de los alimentos significa ocuparse de todos esos aspectos", subrayó Anna Scavuzzo, vicealcaldesa de Milán y responsable del Pacto de Política Alimentaria de Milán, cuyo objetivo es promover sistemas alimentarios urbanos más sostenibles y combatir el desperdicio de alimentos. 

El marco

Con el objetivo de apoyar a los responsables de la toma de decisiones a diferentes niveles, el Marco aporta ideas sobre cómo las ciudades de todo el mundo pueden implementar medidas para generar empleo, fortalecer las cadenas de valor alimentarias locales y reducir y gestionar los preocupantes niveles de desperdicios alimentarios que se generan en muchas ciudades. 

El Marco proporciona también orientación sobre la forma en que la FAO -junto con sus socios-, puede ayudar a los gobiernos a mejorar los entornos normativos mediante leyes, reglamentos, gobernanza y empoderamiento institucional coordinados, y ejecutar acciones adaptadas en función del contexto, como cadenas de suministro más cortas, compras públicas de alimentos inclusivas, empresas agroalimentarias innovadoras, alimentos más saludables y entornos ecológicos, y cadenas de suministro optimizadas y bioeconomía sostenible. 

También pretende fomentar las buenas prácticas mediante el intercambio de información sobre la gobernanza de los sistemas alimentarios.  

La FAO apoya a ciudades de todo el mundo para lograr una mejor nutrición y dietas más saludables, y está colaborando en particular a la creación del Centro Mundial para la Alimentación Urbana Sostenible (CEMAS) en Valencia (España).


El Centro está destinado a promover entre las ciudades sistemas alimentarios saludables y sostenibles, y se pondrá en marcha el 1 de abril de 2019 con la participación de la Reina Letizia de España, en su papel de Embajadora Especial de la FAO para la Nutrición. 

Publicar un comentario

0 Comentarios