Noticias de última hora

En Abu Dabi, el Director General de la FAO pide que se renueven los esfuerzos en investigación e innovación agrícola

Garantizar la sostenibilidad en la producción de las palmeras datileras

En Abu Dabi, el Director General de la FAO pide que se renueven los esfuerzos en investigación e innovación agrícola


10 de marzo de 2019, Abu Dhabi – Invertir en innovación e investigación es clave para asegurar la sostenibilidad de la producción de las palmeras datileras, un valioso recurso para la alimentación y la subsistencia de millones de personas en Oriente Próximo y África del Norte, aseguró hoy el Director General de la FAO, José Graziano da Silva.

“El impacto del cambio climático están haciendo que el agua sea cada vez más escasa, provocando sequías más severas y prolongadas, y también contribuyendo a la aparición y propagación de plagas y enfermedades, como el picudo rojo de las palmeras”, advirtió Graziano da Silva en la 11ª Sesión del Premio Internacional Khalifa a la palma datilera y la Innovación Agrícola (KIADPAI). 

“Necesitamos urgentemente crear resiliencia y promover la adaptación de los sectores agrícolas a través de prácticas climáticamente inteligentes que puedan preservar a la vez los recursos naturales y la biodiversidad”, indicó, destacando la importancia de la palmera datilera, un cultivo que está profundamente arraigado en la economía, la cultura y la dieta de la población de la región del Cercano Oriente y África del Norte.

El responsable de la FAO hizo referencia a la amplia gama de herramientas y conocimientos que la ciencia y la innovación han puesto a nuestra disposición para producir “más y mejor, con menos recursos”. 

Aquí se incluyen, por ejemplo, sistemas hidropónicos que producen alimentos de buena calidad sin suelo, y con sólo un 10 por ciento del agua que se usa normalmente en los sistemas tradicionales; y el uso de drones para ayudar a rastrear plagas y enfermedades, así como la utilización de la nanotecnología para la desalinización del agua. 

“El desafío es aprovechar todas las oportunidades para aplicar y desarrollar soluciones innovadoras”, indicó Graziano da Silva, recordando que “para ello, necesitamos poner en práctica políticas innovadoras, inversiones y alianzas que aúnen a los sectores público y privado, y tratar de lograr un compromiso a largo plazo”.

El pasado mes de noviembre, la FAO organizó el primer Simposio Internacional sobre Innovación Agrícola para Agricultores Familiares, donde los participantes reconocieron la importancia de la agricultura familiar para la innovación agrícola.

Graziano da Silva enfatizó la necesidad de fortalecer la capacidad de los agricultores para innovar y reconoció el papel que el Premio Internacional Khalifa a la palma datilera y la Innovación Agrícola juega en la promoción de prácticas agrícolas innovadoras, especialmente en zonas con escasez de agua.

De “alimentar” a “nutrir” a las personas con alimentos sanos y nutritivos

El Director General de la FAO destacó la necesidad de fomentar la innovación “en todo el sistema alimentario”, y no sólo en los sectores agrícolas.  

“Tenemos que reposicionar nuestros sistemas alimentarios, para que dejen simplemente de alimentar y pasen a nutrir a la población, con alimentos saludables y nutritivos”, dijo, subrayando que “este cambio resulta fundamental para abordar no sólo el hambre, sino también todas las formas de malnutrición, en particular la obesidad”. 

A nivel mundial, más de 2 000 millones de personas tienen sobrepeso, incluidos 670 millones de obesos (que representan cerca del 13 por ciento de la población adulta del planeta). 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la proporción de adultos obesos en el Cercano Oriente y África del Norte es de alrededor del 30 por ciento, alcanzando casi el 40 por ciento en determinados países. 

“La creciente tasa de obesidad está teniendo un costo socioeconómico enorme”, insistió Graziano da Silva. “La obesidad –dijo- es un factor de riesgo para muchas enfermedades no transmisibles, como el derrame cerebral, la diabetes y algunos tipos de cáncer”. 

Las estimaciones indican que el impacto económico mundial de la obesidad es de unos 2 billones de dólares EEUU al año (un 2,8 por ciento del PIB mundial). “Esto equivale al impacto global del tabaquismo, o de los conflictos armados a nivel mundial”, advirtió. 

La principal razón del aumento de la obesidad, según Graziano da Silva, es que los actuales sistemas alimentarios han incrementado la disponibilidad y accesibilidad de alimentos ultraprocesados que son hipercalóricos y con un alto contenido en grasas, azúcar y sal. 

Esta situación, dijo “es especialmente preocupante cuando los países tienen una dependencia excesiva de las importaciones alimentarias, como es el caso de la región del Cercano Oriente y África del Norte”, por lo que hizo un llamamiento para que se establezcan normas sobre el comercio alimentario frente a las importaciones de alimentos poco saludables, contribuyendo así a evitar lo que definió como la “globalización de la obesidad”. 

El Director General de la FAO anunció que la próxima Expo 2020 en Dubái supondrá una gran oportunidad para que la comunidad internacional debata ideas innovadoras y alianzas para hacer frente a los desafíos futuros, incluyendo la inseguridad alimentaria y la malnutrición. 

No hay comentarios

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner