Elliott Abrams resalta apoyo bipartidista a la política del Gobierno en respaldo de Juan Guaidó como presidente interino

Dice industria eléctrica Venezuela ha sido dilapidada y se permitió que se degradara completamente durante la deficiente gestión de Maduro


Representante especial para Venezuela Elliott Abrams

PALLADINO: Muy buen viernes para todos.
PREGUNTA: Feliz viernes.
PALLADINO: Un placer verlos a todos. Tenemos de nuevo esta semana al representante especial para Venezuela.
PREGUNTA: Una nueva presentación.
PALLADINO: Hay muchas cosas importantes para hablar, así que empecemos, por favor.
ABRAMS: Hola. Quería darles una actualización sobre Venezuela, que tuvo otra semana llena de acontecimientos. El regreso del presidente interino Juan Guaidó a Venezuela fue un hito importante en su esfuerzo por restablecer la democracia en su país. La cálida bienvenida que recibió de los venezolanos y de la comunidad internacional es una señal del amplio apoyo del que goza. Saben además que el régimen intentó de manera ilegítima declarar persona non grata al embajador alemán en Venezuela, Daniel Kreiner. Estados Unidos apoya a Alemania y a los más de 50 países del mundo que reconocen a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela.
La asistencia humanitaria, nuestros vuelos de asistencia humanitaria siguen llegando a Cúcuta. Hubo un vuelo humanitario esta semana, para responder a las necesidades humanitaria urgentes del pueblo venezolano. Y como saben, desde el 4 de febrero hemos posicionado en forma previa cientos de toneladas métricas de insumos de asistencia críticos en Colombia y Brasil, obtenidos a nivel internacional, y también adquiridos allí a nivel local, para ayudar a decenas de miles de venezolanos. El vuelo de ayer incluyó insumos médicos vitales para hospitales y clínicas, y seguimos buscando formas de apoyar al pueblo de Venezuela durante esta crisis humanitaria y maneras de lograr que esa ayuda ingrese al país.
En cuanto a visas, previamente esta semana el vicepresidente Pence anunció otras 77 revocaciones de visas a funcionarios del régimen y a sus familias. La última vez que estuve aquí anuncié 49. Y eso va a seguir. Vamos a seguir usando esta herramienta para mostrarles a estos funcionarios y a sus familias que no son bienvenidos en Estados Unidos, y para hacer ver ese hecho a todos los venezolanos. Estamos usando sanciones y acciones diplomáticas para presionar al régimen de Maduro, que sigue socavando las instituciones democráticas, perpetrando violaciones de derechos humanos e incurriendo en actos de corrupción desenfrenada. Confiamos en que otros países usarán estas y otras herramientas con las que cuentan para intensificar la presión sobre el círculo de allegados de Maduro y sus familiares. El Tesoro mantiene las sanciones contra las instituciones financieras, y como lo dije ayer en el Congreso, habrá más.
El corte energético que afectó a toda Venezuela es un recordatorio de que la infraestructura del país, que en un momento fue sofisticada, ha sido dilapidada y se permitió que se degradara completamente durante la deficiente gestión de Maduro. Para los venezolanos, esto supone mucho más que una contrariedad. Afecta la seguridad en un país que ya es peligroso. Para quienes están en hospitales, puede afectar la atención vital. Para quienes han tenido que usar recursos personales sumamente magros para comprar alimentos perecederos, que ya de por sí son difíciles de conseguir, esto puede implicar perderse otra comida más o arriesgarse a enfermedades. El Secretario Pompeo expresó en un tuit anoche que las políticas de Maduro no traen más que oscuridad.
Quisiera decir algo sobre la audiencia de ayer. Fue interesante. Fue una audiencia de subcomisión, de la Subcomisión sobre el Hemisferio Occidental. Pero estuvieron presentes el presidente de la subcomisión en pleno, el presidente Risch, y el miembro cualificado del comité en pleno, el senador Menéndez, además del presidente y el miembro cualificado de la subcomisión. Esto es algo poco habitual, y muestra el grado de interés que existe. Y creo que ayer también vimos el apoyo bipartidista a la política del Gobierno en respaldo de Juan Guaidó como presidente interino y para ayudar al pueblo venezolano a reinstaurar la democracia en Venezuela.
Y ahora con gusto responderé a sus preguntas.
PALLADINO: Matt.
PREGUNTA: Dos cuestiones, brevemente. Una, ¿Estados Unidos tuvo algo que ver con el corte de energía, como lo sugirieron algunas personas que tienen una teoría conspirativa?
ABRAMS: No. Esa es una pregunta fácil.
PREGUNTA: Bien. ¿Cuál ha sido entonces la causa, que ustedes sepan?
ABRAMS: No conozco la causa exacta. No sé qué línea se sobrecargó, ni que transformador explotó ni qué fue lo que lo provocó. Presumo que en los próximos días podremos averiguarlo. Pero alguien me envió un mensaje de correo electrónico esta mañana, en el que decía que esto se había anticipado, que no se estaba realizando mantenimiento y que varios expertos, que siguieron esta situación durante el último año, dijeron que se iban a producir cada vez más apagones. Hubo ciertamente varios apagones temporarios. Nunca hubo un apagón que afectara básicamente a todo el país, que ya lleva casi 20 horas. Eso es algo nuevo.
PREGUNTA: Bien. Y luego, en segundo lugar, usted sigue mencionando el apoyo que recibe el presidente interino Guaidó de la comunidad internacional. Se refirió específicamente a Alemania. Pero la cantidad de países que lo reconocen, en vez de a Maduro, como el presidente legítimo, es estática. No es… son 54,¿verdad? No ha variado desde que usted estuvo aquí la semana pasada, ¿cierto?
Entonces, ¿usted piensa que la comunidad internacional son 54 países? Quiero decir, esa cantidad es inferior a la de países en la coalición contra ISIS, son menos de los que había en la Coalición de la Voluntad, muchos menos. Y además es apenas… es menos de un tercio de los Estados Miembros de la ONU. Entonces, ¿cuál es la justificación para decir que el apoyo está aumentando, o incluso que lo apoya la “comunidad internacional”, literalmente, a menos que usted tenga una definición extraña de comunidad internacional, que implique una pequeña cantidad? ¿Qué sustenta la afirmación de que cada vez tiene más apoyo?
ABRAMS: En primer lugar, diría que si identifica a los países, se trata de la mayoría de las principales democracias del Hemisferio Occidental y de Europa, y muchas son económicamente significativas. En segundo lugar, en nuestras conversaciones con otros países que no han reconocido al presidente Guaidó, en general no escuchamos que nos digan “La política de ustedes es equivocada”. Lo que nos dicen es “Todavía no lo logramos” o “Este es un tema político interno, que estamos tratando de resolver” o bien, honestamente en el caso del Caribe, nos manifiestan una profunda preocupación por las deudas que tienen y por lo que podría hacer el régimen. En algunos casos de países que tienen a muchos ciudadanos suyos en Venezuela, señalan que les preocupa que su embajada pueda ser cerrada o que haya acciones contra sus ciudadanos. No escuchamos que nos digan “Esto está completamente mal y no estamos de acuerdo con el apoyo de ustedes al presidente interino Guaidó”. Entonces…
PREGUNTA: Escuché que dijo que habían hablado con los rusos. ¿Ellos no dicen eso? ¿Acaso los chinos no dicen eso?
ABRAMS: Los rusos y los chinos sí dicen eso.
PREGUNTA: Bien.
ABRAMS: No me refería a los rusos y los chinos.
PREGUNTA: Ah, bueno. Bien.
ABRAMS: Me refería a las democracias que todavía no han reconocido al Sr. Guaidó como presidente. Estoy muy complacido con la lista de países que hay. Sería bueno sumar más países, pero no sé si eso cambiaría demasiado la situación interna en Venezuela, para ser sincero. Estamos intentando ampliar la lista, pero creo que lo extraordinario es que tenemos —si tengo el número correcto— 24 de 28 países de la UE. Tenemos a la mayoría de los países del Hemisferio Occidental en América Latina, Canadá, Estados Unidos, y esa es una situación poco común. Estamos muy conformes en cuanto al apoyo internacional.
PALLADINO: Pasemos al Washington Post. Carol.
PREGUNTA: Gracias, Sr. Abrams. Usted dijo que Estados Unidos no tiene nada que ver con la causa inmediata de esta interrupción eléctrica, ¿pero es posible que las sanciones puedan haber exacerbado la situación y ser una causa indirecta de lo que ocurrió? ¿Y realmente tiene otros recursos en su arsenal además de las sanciones? Si no funcionan, ¿por qué Maduro sigue en el poder?
PALLADINO: No acepto el argumento que he escuchado, de que una de las causas principales de los problemas en Venezuela, de tipo económicos, sean nuestras sanciones. Y los instaría a que consideren los comentarios que se hicieron ayer, al final de mi presentación y al inicio del segundo panel del senador Menéndez, que abordó el tema de lleno, y recordó a la comisión que las sanciones son mucho más recientes que los problemas. Este declive en Venezuela lleva muchos años. La situación y los problemas allí se deben a la mala gestión, las políticas económicas y la corrupción lisa y llana del régimen. Entonces, Estados Unidos no provocó estos problemas, tampoco lo hizo la comunidad internacional; fue el régimen el que causó estos problemas. Estados Unidos no tuvo nada que ver con que, durante 10 años, el régimen no se ocupara de la infraestructura eléctrica del país, por ejemplo. Así que, no acepto esa posición.
Como segunda parte de la pregunta, estamos trabajando con la Asamblea Nacional, el presidente interino Guaidó y muchos de los otros países para poner presión diplomática sobre el régimen, para ayudar a la Asamblea Nacional, que de hecho está actuando como asamblea, es decir, sesionan y aprueban leyes, para preparar la transición. Creo que las sanciones son muy útiles para que las personas del régimen y otros venezolanos entiendan que están en una situación que no puede terminar bien. Entonces, no nos disculpamos por las sanciones.
Sí creo que había mucha gente que opinaba “Oh, Estados Unidos va a poner las sanciones a PDVSA”, por ejemplo, y luego Maduro se irá y ya. Nosotros no teníamos esa visión, y creo que dije aquí, aunque realmente no lo recuerdo, que el Secretario Pompeo, cuando me pidió que hiciera esto, no me dijo que fuera al Departamento de Estado por tres o cuatro semanas y que resolveríamos esto, y que luego volvería al Consejo de Relaciones Exteriores. Hemos entendido que se trata de una lucha en Venezuela, cuya duración no podemos predecir. Nadie puede anticiparlo. Los regímenes siempre se ven bastante sólidos y firmes el día antes de colapsar, así que ninguno de nosotros sabe cómo predecir el momento, pero creo que la dirección es muy clara y que el resultado es claro.
PALLADINO: Pasemos a NTN.
PREGUNTA: Sr. Abrams, quería preguntarle dos cosas. En primer lugar, el Grupo de Lima se opuso al uso de la fuerza y no parece haber demasiado apoyo para una intervención militar en el Congreso de EE.UU. ¿Qué haría falta para que el Gobierno estadounidense tomara una posición más decisiva en favor de una intervención militar? ¿Qué tendría que suceder? Y en segundo lugar, Human Rights Watch y algunos de los funcionarios públicos del Sr. Guaidó aquí en Washington pidieron al Gobierno de EE.UU. que incluyera a los venezolanos en el programa de protección temporal TPS. Usted dijo en el Congreso que ese tema estaba siendo analizado. ¿Qué tendría que pasar para que la Casa Blanca habilite a los venezolanos en el programa de TPS? Gracias.
ABRAMS: Con respecto a lo segundo, realmente no tengo nada para agregar a lo que dije en la audiencia de ayer. Tenemos presente la situación de los venezolanos en Estados Unidos; sabemos lo que piensan muchos en el Congreso, sobre todo senadores, representantes y mujeres que representan a Florida; conocemos la norma que han propuesto el senador Rubio y, según creo, el senador Menéndez, y estamos trabajando en esto. Estamos analizando cómo abordar esta cuestión. Quisiera señalar que hay 74.000 solicitudes de asilo de venezolanos en Estados Unidos y que esas solicitudes representan a veces a personas, pero otras a familias. Entonces, no sabemos exactamente la cantidad de personas que están incluidas en solicitudes de asilo. Los venezolanos que están aquí saben cómo pueden intentar regularizar su estatus y permanecer en Estados Unidos más tiempo. De todas maneras, estamos… es un tema de interés y en el que estamos pensando.
¿Qué tendría que ocurrir para que usemos las fuerzas militares? Saben que no puedo especular sobre eso. Este es un mundo peligroso. No podemos predecir cómo van a resultar las cosas. No me arriesgaría a hacerlo. No quisiera plantear situaciones hipotéticas, pero solo voy a decir que el Presidente ha dicho que todas las opciones están sobre la mesa. Siempre están sobre la mesa. Pero esa no es la vía que decidimos tomar. La vía que decidimos tomar ahora es la que ya se ha descrito, que es la presión diplomática, económica y financiera para apoyar al pueblo de Venezuela. Esa es la senda que tomamos hoy.
PALLADINO: Le damos la palabra a Bloomberg.
PREGUNTA: Sr. Abrams, en las semanas desde que Juan Guaidó fue reconocido como presidente interino, el Secretario de Estado y usted en cierto modo ha insinuado que habría… que las fuerzas militares se darían vuelta… inminentemente, que algo ocurriría la próxima semana o la otra. ¿Le ha decepcionado, es decir, usted remarcó un poco el tema de los plazos, pero le ha decepcionado que las fuerzas militares sigan estando aparentemente del lado del Sr. Maduro?
ABRAMS: Yo no diría eso… no usaría la palabra “decepcionado”. Diría que seguimos instando a las fuerzas militares venezolanas a que observen su propia constitución. Las instamos a restablecer la institucionalidad. Realmente no tenemos una palabra en inglés para institucionalidad, pero se trata de restablecer el rol que les corresponde en cualquier país. Una de las definiciones de tener un Estado es que haya un monopolio de la fuerza y la violencia en las fuerzas de seguridad del Estado. Eso no ocurre en Venezuela, donde el gobierno usa… el régimen usa bandas armadas llamadas “colectivos”. Cabría pensar que para a la Policía y las Fuerzas Militares de un país eso les resultaría inaceptable.
Entonces, seguimos esperando que las personas que integran las fuerzas de seguridad venezolanas entiendan que el futuro de su país va a estar en manos mucho mejores si el régimen de Maduro termina, y comienza la transición hacia la democracia. Una vez más, quisiera decir que no pareciera que eso ocurre, hasta que finalmente ocurre.
PREGUNTA: No hay indicios ahora mismo de que eso ocurra en forma inminente, que cambien su lealtad.
ABRAMS: Bueno, tenemos abundante información que sugiere que así como la mayoría de los venezolanos están claramente disconformes con este régimen y quieren que termine, la mayoría de los miembros de las fuerzas militares venezolanas piensan lo mismo. Eso no es algo sorprendente. Si uno es miembro de las fuerzas militares venezolanas, tal vez reciba un almuerzo magro e insuficiente en el cuartel, pero eso no va a ayudar a sus tías y tíos, primos y hermanos y hermanas. Los militares venezolanos saben lo que ocurre en el país. Seguiremos instándolos a actuar sobre la base de ese entendimiento.
PALLADINO: PBS.
PREGUNTA: Muchas gracias Sr. Abrams por esta oportunidad. Tengo dos preguntas, si es posible. Una es que el consejero de Seguridad Nacional habló sobre sanciones secundarias en Twitter. Algo así como una invitación para que usted termine de dar forma a esta idea. ¿Se refiere eso a Rusia o a Cuba? ¿Se refiere a India, que ha estado comprando petróleo a Venezuela? ¿Tiene que ver con los buques que navegan entre Venezuela y Cuba?
Y la segunda pregunta es la siguiente: había 200 soldados o soldados exiliados cerca del puente en Cúcuta el día en que se suponía que iba a cruzar la asistencia humanitaria, con el general Alcalá a la cabeza. El Gobierno colombiano intervino y frenó el plan. ¿Estados Unidos tuvo algo que ver con eso? Independientemente de esto, ¿es útil que eso ocurra? Gracias.
ABRAMS: El Gobierno de Estados Unidos ha manifestado que no usaremos la fuerza para entregar esa ayuda, y el Gobierno colombiano ha manifestado lo mismo. Ciertamente coincidimos con esa opinión y no realizaríamos acciones que sean contrarias a eso.
En cuanto a las sanciones secundarias, el tema siempre está latente. Siempre son una posibilidad. No lo hemos aplicado todavía y no quisiera especular acerca de si lo haríamos o qué causaría que tomemos esa decisión adicional.
PALLADINO: Fox.
PREGUNTA: Gracias, Sr. Abrams. Siguiendo la pregunta de Nick, ¿hay alguna vía más allá de las sanciones que tal vez pueda usar o intentar Estados Unidos para hacer que los líderes militares y políticos en ese país den un vuelco?
Y una segunda pregunta. Dieciséis legisladores demócratas habrían enviado una carta al Departamento de Estado indicando que EE.UU. es el único que impone sanciones a Venezuela y que esto perjudica a la población civil allí y que, además, abona la teoría de que Juan Guadió es una marioneta de Washington. ¿Podría responder también a eso?
ABRAMS: Hemos dicho desde un primer momento que las sanciones están pensadas para ser temporarias. Cada aviso del Tesoro indica que las sanciones pueden ser levantadas. El objeto es motivar a las personas a cambiar su comportamiento. Entonces, a la vez que aplicamos sanciones o revocaciones de visas, dejamos muy en claro que esto puede revertirse si las personas cambian su patrón de conducta. No es tan solo un castigo; esperamos que también sea un incentivo para un cambio en el patrón de comportamiento.
El señalamiento de que Juan Guaidó es una especie de marioneta de Estados Unidos, en primer lugar, es ridículo y, en segundo lugar, ha quedado desacreditado de muchas formas. Una de ellas es la cantidad de países que lo apoyan, que fueron calificados de marionetas de Estados Unidos en el Consejo de Seguridad de la ONU de una forma que, debo decir, no ayudó a la causa de Nicolás Maduro ni a su régimen. Pero vieron la forma en que Guaidó fue recibido cuando pasó por varias capitales latinoamericanas; lo recibieron los presidentes de esos países. Creo que si consideran el Grupo de Lima, los países de la UE, el liderazgo que hemos visto en Canadá, que organizó la reunión del Grupo de Lima, es una acusación ridícula.
En cuanto a que las sanciones perjudican al pueblo de Venezuela, Estados Unidos ha dedicado semanas a intentar que ingrese asistencia adicional en Venezuela. Hemos usado activos del Departamento de Defensa para trasladar la asistencia lo más próxima posible a la frontera venezolana. El motivo por el que no ha ingresado esa asistencia, y mucha otra más que podría hacerlo desde Curazao en embarcaciones o a través de la frontera con Brasil, es muy sencilla: es el régimen de Maduro.
Repito, añadiría, como le dije a Carol, que este declive económico no es nuevo. La situación ahora en Venezuela es producto de años de corrupción, incompetencia y venalidad por parte de este régimen. Ese es el problema, y la solución es reemplazarlo con un gobierno democrático que efectivamente responda a las necesidades del pueblo. El senador Rubio comentó ayer –esto fue luego de la declaración del administrador Green– que hay desnutrición y que hay hambre verdadero en Venezuela, pero cuando uno mira a Maduro y sus aliados más directos, no se ve desnutrición. No están afectados por el padecimiento del pueblo, que es muy profundo.
Estamos intentando ayudar, y el régimen no lo ha permitido. Otros países, de América Latina, de Europa, han enviado alimentos. Varios países latinoamericanos enviaron comida a Cúcuta, y es claro que habría más disponibilidad si el régimen permitiera el ingreso.
PALLADINO: Última pregunta, BBC.
PREGUNTA: La ONU está advirtiendo de nuevo sobre el agravamiento de la crisis de refugiados, y me pregunto si el gobierno está dispuesto a aceptar a algunos refugiados venezolanos como parte de su política, o si eso está totalmente fuera de consideración. Segundo, quisiera saber su opinión sobre cómo se permitió el ingreso de Guaidó en el país sin… se había dicho que podría ser arrestado o algo similar, pero qué piensa de que haya podido volver
ABRAMS: Algunas personas del régimen dijeron que sería arrestado. Se dijeron muchas cosas. Algunos dijeron que sería arrestado, otros que se haría justicia u otros señalamientos en ese sentido. Por cierto, temimos no solo que fuera detenido, sino algo peor. No ocurrió. Y comentó que, al cruzar la aduana e inmigración, uno de los agentes le dijo, “BienvenidoPresidente”. “Bienvenido, Presidente.” Fue algo extraordinario.
Luego fue conducido hacia la ciudad y pasó por un barrio que se suele considerar… de departamentos construidos en la época de Chávez, que se suele considerar una zona chavista, donde hay muchos colectivos, y había personas alentándolo. Creo que tuvo una recepción excepcional. ¿Por qué el régimen decidió hacerlo? Solamente podemos especular sobre esto, y lo que especulamos es que creían que la reacción pública, la reacción popular, sería peligrosa para el régimen si actuaban contra él.
En cuanto a la situación de los refugiados, he dicho antes que estamos pensando sobre los venezolanos que están en Estados Unidos, y una proporción muy significativa de los venezolanos en Estados Unidos ya se están valiendo, en cierto modo, de la política estadounidense sobre refugiados y asilo, al solicitar la condición de asilados. En general, diría que la mayoría de los venezolanos no tienen esa oportunidad y han optado en cambio por caminar, o tomar un autobús en muchos casos, para cruzar las fronteras, sobre todo hacia Colombia, Perú y Ecuador. Y esos países se han mostrado sumamente hospitalarios.
Creo que voy a terminar aquí. Gracias.
PREGUNTA: Pero la única discusión sobre los refugiados…
PALLADINO: Muy bien. Gracias.
PREGUNTA: … es sobre el TPS. No es sobre…
PALLADINO: ¿Bien? Elliott, gracias por haber venido hoy, lo valoramos.

Publicar un comentario

0 Comentarios