Últimas Noticias

Aboga por reforma a la Ley de Desarrollo Fronterizo y acuerdo con Haití


ECONOMÍA: FRONTERA CON HAITÍ 

El empresario  Carlos Gómez abogó por una modificación a la Ley No. 28-01 de Desarrollo Fronterizo, reformada por la  Ley No. 236­-05, que creó una zona especial para el desarrollo de la frontera.

Exhortó a que los inversionistas aprovechen los incentivos de exención fiscal y la ubicación estratégica de la zona para el desarrollo de la industria y el comercio a ambos lados de la isla.

Coincidió con  los planteamientos hechos en el Diálogo del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (Intec) para la Acción (DIA), por los también empresarios Juan Felipe Vicini y Fernando Capellán, así como el economista Roberto Despradel sobre Haití.
Gómez, quien preside el Consorcio empresarial que lleva su nombre, expresó que el desarrollo de la zona fronteriza con Haití ayudaría a contener la migración de los haitianos hacia otras latitudes dominicanas y contribuiría a fortalecer la económica de esa empobrecida nación.
Apuntó que para fomentar estos planteamientos, el estado dominicano debe ir rediseñando las modificaciones a la referida Ley No. 28-01, así como concretar un acuerdo con el estado haitiano para el desarrollo de ambos lados del área fronteriza.
“Si el estado dominicano, analiza, pondera y acoge en todas sus partes, esta interesante propuesta, nosotros (Consorcio de Empresas Gómez), estaríamos en la disposición de aportar, en una alianza público-privada, en el Fondo de Inversión Piloto Fronterizo  (FIPF,) propuesto por el panel de INTEC-DIA, el porcentaje que se dedicaría a la estructuras de carácter habitacional, urbano, logística, seguridad y control fronterizo”, indicó el emprendedor.
Gómez con empresas abiertas en los Estados Unidos, ha diversificado sus áreas de negocios y se aboca a la construcción de más de 1200 apartamento en la parte alta de Manhattan en Nueva York, que serían asignados a familias de bajos ingresos.
También está enfocado en la construcción de una red hospitalaria United en República Dominicana, así como  un hotel boutique con una marina con capacidad para más de 500 yates, al lado de Casa de Campo, en La Romana.

Igualmente, la construcción de torres habitacionales, la fabricación de productos farmacéutico que llegan a bajos precios a los sectores más desposeídos, entre otros negocios. 

No hay comentarios