Testigo del Tiempo: Golpe de Estado 2.0

Testigo del Tiempo
Golpe de Estado 2.0
 
J.C. Malone

 
      Nueva York.-Austin Powers, es el “héroe-anti-héroe” que ridiculiza el heroísmo, como Donald Trump es el “presidente-anti-presidente” que ridiculiza la presidencia.
Quizá los guionistas de Austin Powers trazaron la política estadounidense hacia Venezuela porque lucen increíblemente similares, delirantes, idióticas.
      Sólo Austin Powers, su antagonista, Dr. Evil y Mike Pompeo, el secretario de Estado estadounidense, intentarían un golpe de estado sin guardias. Pompeo después sale “como si nada” con una “guaguita anunciadora” tratando de sobornar guardias para ejecutar el fallido golpe.
      El conflicto completo parece calcado de los argumentos imposibles, desquiciados y absurdos de Franz Kafka.
      El “Presidente Juan Guiadó” es el más kafkiano de todos los personajes posibles, un personaje sin personalidad ni profundidad sicológica ni pasado, pero “representa el futuro venezolano”.
Guaidó, el desconocido perfecto, un día decidió ser presidente, se autojuramentó, e inexplicablemente, todo muy kafkiano, muchísimos países reconocieron su “presidencia”.
      Maduro, visiblemente asustado y sofocado, tipo Austin Powers, “entrenando” con las tropas para repeler la “invasión imperialista”, resulta particularmente enternecedor.
En los enfrentamientos entre Maduro y Guaidó, ambos “presidentes” imitan a Dr. Evil y Austin Powers. No debaten políticas ni ideologías, compiten a ver quien lleva más gente a un concierto donde ellos ni cantan, ni bailan ni tocan.
El golpe de Estado sin guardias fue una distracción: el verdadero golpe fue financiero, cerrar las fuentes de ingresos del Gobierno venezolano. Un gobierno sin dinero para pagar sueldos o alimentar a sus guardias se desmoronará.
Aunque inicialmente parecía una estupidez, Pompeo inventó el nuevo modelo del viejo golpe, llamémosle Golpe de Estado 2.0
Venezuela estrenó el Golpe de Estado del Siglo XXI
Maduro es increíblemente más ridículo que Dr. Evil, Austin Powers y un personaje kafkiano trabajando juntos.
Maduro ahora es el muro que separa a venezolanos hambrientos de la comida, las hordas hambreadas lo derribarán.


Publicar un comentario

0 Comentarios