Haití: "El momento es grave”, denuncian los Obispos

Anti
-government protests continue in Haiti (ANSA)




Tal como informa la Agencia de noticias Fides, los Obispo haitianos declaran: "El momento es grave, porque hay violencia contra la vida. Deploramos la pérdida de vidas y bienes registrados recientemente
en las manifestaciones. Aprovechamos esta oportunidad para expresar nuestra solidaridad con las víctimas y los familiares de las víctimas”
Ciudad del Vaticano


“La hora es grave, la pobreza aumenta, el bien común está amenazado.

¡El país está al borde del abismo! Esta situación no puede durar más".

Con estas palabras los Obispos de la Conferencia Episcopal de Haití se refieren

a la terrible situación de violencia general que se vive en el país después de

que la población saliera a las calles para manifestarse contra el gobierno
 del Presidente Jovenel Moïse.

El sábado 9 de febrero, en Puerto Príncipe, un niño de 14 años fue asesinado

durante una manifestación, mientras otra persona murió el domingo 10 en

Jacmel, tal como informaron los medios locales. La policía utilizó gas lacrimógeno para dispersar
 a los cientos de jóvenes de los barrios más pobres que marcharon

el lunes 11 en una de las principales arterias de la capital. Los disparos resonaron en las calles
 aledañas. En la confusión general, las tiendas fueron saqueadas. Y según información local,
esta movilización nunca se vio.

Intensificación de la ira popular



La ira popular se está intensificando con el empeoramiento de las dificultades económicas 
sufridas por la mayoría que es pobre. Ante una inflación que ha superado el 15% durante
 dos años, la primera solicitud de los manifestantes es tener algo para comer. La frustración
 se vio agravada por la publicación, a fines de enero, de un informe del Tribunal de Cuentas 
sobre la gestión desastrosa y las posibles desviaciones de fondos prestados por Venezuela
 desde el año 2008  para financiar su desarrollo.

Situación de tensión



La situación de tensión continúa. Los bloqueos en las carreteras se reportan en varias ciudades 
donde los eventos tuvieron lugar el lunes 11 de febrero. Tanto es así que por temor a la 
violencia, la mayoría de las escuelas, empresas y administraciones permanecieron cerradas.
 Y a partir de la movilización nacional de la oposición, del 7 de febrero, que marcó los dos años
 del mandato presidencial de Jovenel Moïse, se organizaron manifestaciones espontáneas menores
 en los principales centros urbanos. Al mismo tiempo se registraron barricadas construidas
 por jóvenes que detenían a quienes intentaban cruzarlas, con incendios de vehículos y
 saqueos a las tiendas, en un ambiente de intimidación que paralizó la capital, Puerto Príncipe.


Por esta razón, los Obispos de este país llaman "a la conciencia de los ciudadanos de los
 diferentes partidos a una decisión patriótica", tal como se lee en su mensaje, publicado el lunes
 por la noche, 11 de febrero, y enviado a la mencionada Agencia Fides.

En busca de una solución inteligente



"Debemos encontrar una solución inteligente que tenga en cuenta los mejores intereses de la 
nación y la defensa del bien común” – escriben los Obispos – y en

este sentido afirman que recurren “a la conciencia de los ciudadanos de los diversos
 partidos políticos para una decisión patriótica, incluso si es a un costo elevado".


De ahí que hayan invitado para el 11 de febrero, en la fiesta de Nuestra Señora de Lourdes 
y Día Mundial de los Enfermos, a orar por Haití, dirigiendo sus miradas al Señor.
Fuente: VaticanNews

Publicar un comentario

0 Comentarios