Organizaciones sociales presentan retos y desafíos para la transparencia en la industria extractiva de la República Dominicana


El Espacio Nacional para la Transparencia de la Industria Extractiva (ENTRE) expuso sus observaciones respecto al segundo informe de la Iniciativa para la Transparencia en la Industria Extractiva (EITI-RD).

 

Santo Domingo, República Dominicana. Con la puesta en circulación del segundo Informe EITI-RD 2016, que en el país se refiere solamente a la industria minera, el Espacio Nacional para la Transparencia de la Industria Extractiva (ENTRE), indicó que esta publicación dispone de información fehaciente sobre los principales flujos de pagos realizados por las empresas mineras metálicas existentes en República Dominicana.
El ENTRE es un espacio que agrupa más de 120 organizaciones populares, sociales, académicas y comunales de todo el país, que buscan luchar por la transparencia en la industria extractiva a nivel nacional. Forma parte de la Comisión Nacional de la Iniciativa para la Transparencia de las Industrias Extractivas (EITI), un estándar internacional que promueve la rendición de cuentas en este sector, de forma que los ingresos generados, se gestionen de manera transparente para impulsar el crecimiento económico dirigido al desarrollo sostenible y a la reducción de la pobreza.
Maritza Ruiz del Observatorio Dominicano de Políticas Públicas de la UASD, en nombre de los demás representantes del ENTRE en la Comisión Nacional EITI-RD, Carlos Peterson (Fundación Guayacán de Energía y Medio Ambiente), Ynés Rossó (Articulación Nacional Campesina) y Carlos Pimentel (Participación Ciudadana),  expresó que la sociedad civil siempre ha mantenido una actitud crítica-constructiva dentro de la comisión y se ha esforzado por identificar los retos y desafíos que plantea el cumplimiento del estándar de cara al futuro, enmarcándolos dentro de los retos establecidos por la expresidenta del EITI, conocidos como “Los Cuatro Retos de Clare”.
“El primer reto para República Dominicana es integrar el EITI a los sistemas de gobierno, a fin de que todo sea transparentado al disponer de un repositorio de datos en líneas en formatos abiertos, para dar inicio a una República Digital donde todos y todas tengamos acceso a las informaciones institucionales de interés público”, sostuvo Ruiz.
Añadió que un segundo desafío lo representa usar la información para transformar las recomendaciones en acciones de cambio, ya que “Si el punto final del EITI es impulsar cambios de políticas y mejorar la vida de los ciudadanos, en el país se requiere que la Comisión Nacional EITI-RD asuma la tarea de analizar detalladamente todas las recomendaciones que durante estos dos años de trabajo se han acumulado y transformarlas en propuestas concretas de reformas orientadas 1) a mejorar el desempeño de la industria extractiva dominicana, 2) disminuir los efectos que impone el predominio de una sola empresa en la actividad minera metálica, y 3) a impactar positivamente la vida de los ciudadanos a través de acciones y planes concretos; comenzando, por supuesto, por aquellos que viven en las inmediaciones de los proyectos mineros”.
La representante del ENTRE planteó como un tercer reto, el identificar quién es el dueño de las compañías y quién se beneficia, además de conocer cómo el gobierno distribuye y usa la parte de la renta minera que le corresponde a la nación y a sus ciudadanos, por concepto de impuestos, regalía, tasas y contraprestaciones pagados por esas empresas, lo cual suele enmascararse u ocultarse con “el uso de la fábula del Presupuesto y la Cuenta Única”. 
“El cuarto y último reto establecido por Clare, es garantizar una mejor participación de los gobiernos implementadores y sus ciudadanos; estar abiertos a sus sugerencias y reclamos. Resulta inconcebible la extrañeza con la que innumerables miembros del Estado asumen el descontento, la malquerencia y el alto grado de rechazo que manifiesta la ciudadanía hacia la industria extractiva; incumplen, sin consecuencia, la única ley que pauta la entrega del 5% de los beneficios netos generados por las empresas mineras en favor de las comunidades donde se realiza la explotación y con total opacidad frente a las obligaciones y los desafíos ambientales que subyacen en esta industria y a los cuales es obligado hacer un monitoreo permanente y una divulgación exhaustiva de sus resultados”, manifestó Maritza Ruiz, representante del ENTRE.
El segundo informe de la Iniciativa para la Transparencia de las Industrias Extractivas (EITI-RD) se puede encontrar en www.eitird.mem.gob.do

Publicar un comentario

0 Comentarios