Redes

Previous
Next
  • Respuesta virtual al desafío educativo

    Reporter: juan modesto Rodriguez
    Published: lunes, 12 de noviembre de 2018
    A- A+
    Respuesta virtual al desafío educativo
    Juan Llado - Vocería de los dioses - 12 de noviembre de 2018 - 12:08 am -  0
    Juan Llado
    La tecnología digital y el internet ofrecen una excelente oportunidad para transformar nuestra educación. Ya el gran problema está dejando de ser la famosa “brecha digital” entre los que tienen acceso a esos medios y aquellos que no.  Es más bien que la respuesta del sistema educativo es muy lenta y que, por no enfocar bien las cosas, nos estamos quedando muy rezagados. Pero lo más lamentable es que el atraso en la cultura digital impide un avance rápido en el apremiante reto de mejorar la calidad de la enseñanza.

    Con los miles de computadoras que el programa Republica Digital ha comenzado a distribuir entre maestros y alumnos y con los teléfonos inteligentes, la “brecha digital” ha comenzado a cerrarse. Sin embargo, a todos los niveles educativos el uso de la tecnología digital apenas comienza a explorarse. El problema más grave es que los “pininos” virtuales pretenden reinventar la rueda, ralentizando el avance sin necesidad. Si se usaran las herramientas que otros países ya han desarrollado las conquistas educativas, incluyendo la de la calidad, avanzarían más rápidamente.
    Una muestra del atraso es la petición de las autoridades de Neiba por un centro regional de la UASD para su provincia. Asimismo, la reciente petición de los banilejos por el desarrollo de una Ciudad Universitaria revela el mismo grado de desconocimiento en la visión educativa. Los reclamos son por varilla y cemento, por edificios que puedan albergar sesiones de educación presencial. Si hubiera un adecuado nivel de información entre las autoridades de esas provincias sobre la evolución de la educación virtual a nivel universitario, las peticiones fueran muy distintas (http://ideasqueinspiran.com/2015/05/14/educacion-online-vs-educacion-presencial/).
    Y es que la tecnología digital permite una enseñanza personalizada a distancia donde el alumno aprende a su ritmo, en cualquier lugar y donde el profesor simplemente lo acompaña a través de la comunicación por internet (https://elpais.com/elpais/2013/11/26/eps/1385478323_602048.html). En el país, sin embargo, estos medios se usan para buscar información solamente. Excepto en algunos colegios de elite, el uso de las herramientas virtuales a nivel primario y secundario está en pañales, especialmente en las escuelas públicas.
    https://ssl.c.photoshelter.com/img-get/I0000fVqZzwnbL1Q/s/500/I0000fVqZzwnbL1Q.jpg
    Donde comienzan a incidir directamente en el proceso enseñanza-aprendizaje es mayormente a nivel universitario (https://virtualeduca.org/santodomingo2018/). No cabe duda de que con el tiempo esa situación cambiará y se masificará su uso. Pero para avanzar más rápidamente es necesario que la política pública imponga el deber de que los docentes tomen cursos de cultura digital y que así puedan impartir el conocimiento requerido a sus alumnos (http://www.educando.edu.do/portal/eduplan-sistema-apoyo-a-la-planificacion-docente/).
    En el ámbito de la educación pública de primaria y secundaria, la máxima prioridad es la de mejorar sustancialmente la calidad de la enseñanza. Las pruebas internacionales dan cuenta de que en materia del rendimiento escolar el país figura en los últimos lugares del mundo. En gran medida, eso es producto de las limitaciones en las capacidades de los docentes. En una reciente prueba de competencia de los docentes del MINERD, “solo el 4% de los maestros de escuelas obtuvo una calificación de “excelente”; el 38% de “muy bien”; el 39% “bien” y 19% “mejorable”, según los primeros resultados de la Evaluación del Desempeño Docente elaborada por el Ministerio de Educación, la cual arrojó además que una importante cantidad de profesores de las principales ciudades sacaron malas notas.” (http://diariodigitalbarahona.blogspot.com/2018/01/evaluacion-desempeno-minerd-el-81.html)
    Por suerte  hemos comenzado a responder el reto con la creación del Instituto Dominicano de Evaluación e Investigación de la Calidad Educativa (IDEICE, https://www.ideice.gob.do/principal.html) como parte del MINERD (https://acento.com.do/2018/actualidad/8617257-navarro-valora-investigaciones-mejorar-la-educacion-dominicana/) y con los informes semestrales que ha comenzado a producir la Iniciativa Dominicana por una Educación de Calidad (IDEC, file:///C:/Users/Juan%20Llado/AppData/Local/Microsoft/Windows/INetCache/Content.Outlook/CL370WJO/informe1s2018-web.pdf). Es bien sabido que lo esencial es elevar las capacidades de los docentes (http://somospueblo.com/a-pisar-los-talones-del-docente-por-juan-llado/).
    https://ssl.c.photoshelter.com/img-get/I0000rYudmD.daR4/s/500/I0000rYudmD.daR4.jpg
    El reto requiere un pacto político de parte de la ADP y del MINERD para usar masivamente la capacitación virtual. Pero lejos de que para ello ambas instituciones se pongan a desarrollar los cursos en línea, se debe optar por usar –con las adaptaciones que fueren necesarias—los cursos ya desarrollados por otros países. A tales fines, por ejemplo, se concertarían acuerdos con Argentina (https://www.panaacea.org/capacitacion/cursos-online/cod/), México (http://www.cursos-para-maestros-docentes-profesores.com/) y Chile  (https://www.educacionchile.cl/).  Hay otros cursos similares de entidades independientes: Educaweb (https://www.educaweb.com/cursos-de/capacitacion-docente/ ), Red Tecnológica (http://www.cursos-para-maestros-docentes-profesores.com/). También en línea existen metodologías bien establecidas para evaluar el desempeño del docente (http://capacitacionparadocentes.com/cursos/).
    A nivel universitario se ha avanzado bastante. Instituciones tales como la UASD, UNPHU, UNAPEC, UNIBE y la PUCMM ofrecen cursos que usan el internet, apoyándose con excelentes plataformas de aprendizaje y algunas hasta han emprendido proyectos de “transformación digital”. Inclusive tienen cursos que incorporan los medios digitales en cursos semipresenciales, donde se alterna la enseñanza entre las cátedras en las aulas y las lecciones que se imparten vía la web.  (La nueva rectora de la UASD ha declarado que ya hay 500 profesores que usan esa metodología.) Con el método semipresencial existen también maestrías y doctorados ofertados en colaboración con otras universidades extranjeras.
    El gran reto universitario, sin embargo, no es el de capacitar a los profesores para que puedan desarrollar cursos semipresenciales.  Es más bien, para ganar tiempo, el de ponerlos a usar la miríada de cursos universitarios ya existentes que ofrecen gratuitamente otras universidades (p. ej. en España: http://noticias.universia.es/cultura/noticia/2017/02/13/1149453/173-cursos-online-gratuitos-universidades-espanolas.html). Algunas de las mejores universidades del mundo ya ofrecen los llamados MOOC, o cursos abiertos masivos en línea (los cursos abiertos masivos en línea (MOOC).
    Tal opción implica aceptar la globalización de la educación. Abrazarla requiere una planificación integral que transforme los programas para ajustarlos a los estándares internacionales de clase mundial, así como elevar el grado de cultura digital del profesorado y la virtualización de la relación estudiante-profesor. La universidad tendrá que ponderar la fusión con otras para crear una sola universidad virtual que ahorre el tiempo de los estudiantes y de los profesores y reduzca los costos de la enseñanza. En lo virtual reside la mejor esperanza de conquistar la calidad educativa que acelere el desarrollo. 

    Categoría:

  • Aún sin comentarios " Respuesta virtual al desafío educativo "

Sociales y Eventos

Farándula

Variedadesnotitemas

Temas