a1a628515c0146ef Comparación entre 125 países de la corrupción y los negocios: Estados Unidos está en el puesto 14 mientras que China ocupa el lugar 52 - notitemas

Últimas Noticias

Comparación entre 125 países de la corrupción y los negocios: Estados Unidos está en el puesto 14 mientras que China ocupa el lugar 52


El efecto de la corrupción en los negocios

Ilustración de fuente externa

La corrupción puede afectar a todo en los negocios, desde la concesión de licencias para contratos a las demandas en juicio.
La corrupción significa que con frecuencia los arreglos para hacer negocios tienen precios ocultos, la competencia no es lo que parece ser y las asociaciones se deciden por conveniencia y no por la calidad. Y en última instancia, si la corrupción es generalizada, no hay manera segura de tener un juicio justo u otro remedio legal que repare los abusos o el engaño.
Es por ello que es importante contar con un sistema judicial independiente que extirpe la corrupción, respete el estado de derecho y haga a todas las partes igualmente responsables de sus actos.
Las dos economías más grandes del mundo, la de Estados Unidos y la de China, asumen enfoques radicalmente diferentes ante la corrupción.
Considere una clasificación de los ambientes legales y políticos que influyen en los negocios en 125 países. Estados Unidos está en el puesto 14 mientras que China ocupa el lugar 52. La clasificación ha sido elaborada por la Alianza de Derechos de Propiedad, un grupo con sede en Washington.


Resultados predeterminados

En Estados Unidos el sistema judicial es independiente. Esto significa que no es controlado por la rama ejecutiva (alcaldes, gobernadores o el presidente) y los casos en los tribunales no se resuelven por motivos políticos.
En contraste el Informe de Estados Unidos sobre Derechos Humanos 2017 (en inglés) halló que en China los jueces “no ejercen el poder judicial independientemente”. De hecho, indica el informe, “los jueces regularmente reciben orientaciones políticas en los casos pendientes, incluyendo instrucciones sobre cómo sentenciar, tanto de parte del gobierno como del Partido Comunista de China.
En un país en que el gobierno es dueño de muchos de los negocios y donde los miembros de alto nivel del Partido Comunista de China administran o dirigen grandes compañías, esta falta de independencia judicial perjudica a los inversionistas que no tienen contactos políticos. Los Informes de Derechos Humanos hallaron que incluso donde la gente ganó decisiones frente a poderosas entidades “con frecuencia las decisiones de los tribunales no podían cumplirse en contra de las entidades especiales poderosas, incluyendo a departamentos gubernamentales, empresas propiedad del estado, personal militar y de algunos miembros del Partido Comunista de China”.
En Estados Unidos los inspectores generales y los fiscales especiales luchan contra la corrupción en el gobierno, pero en China, según hallaron los informes de derechos humanos, “la corrupción con frecuencia influye en las decisiones de los tribunales dado que las salvaguardas en contra de la corrupción judicial eran vagas y raramente se aplican”.
La independencia judicial y las sólidas salvaguardas gubernamentales contra la corrupción importan porque los arreglos se arruinan, los contratos entran en litigio, y los negocios caen en la bancarrota. La manera en que las grandes economías del mundo resuelvan estos conflictos está en la propia esencia de cómo se hacen los negocios.

No hay comentarios