Noticias de última hora

Tatico Henríquez no murió, "se mudó" a vivir en el ADN dominicano



A 42 años de su fallecimiento, el músico típico dominicano "Tatico Henríquez",no ha podido ser destronado de la preferencia de los amantes del subgénero, a pesar de su ausencia física.Nacido de las mismas entrañas del pueblo dominicano,de su ruralidad, de su entorno y su realidad social, Tatico Henríquez no puede morir,viviendo entre sus hermanos dominicanos,entre sus recuerdos,en el gozo cotidiano de su merenguística.
"El Monarca" del merengue típico,lejos de morir, ha sido la inspiración de los merengueros posteriores a su desaparición física.Vive en su discografía en la radio,en producciones especiales en la televisión,vive entre la güira,la tambora y el acordeón,independiente de quién lo obligue a pronunciar su lírica. En los bailes típicos que enloquece  las parejas en las fiestas del campo y la ciudad.
Ha sido un producto de la provincia María Trinidad Sánchez (Nagua), para la República Dominicana y el mundo.
El "orgullo de Nagua" y del país, es un virtuoso,un fenómeno de la música, que al decir de muchos, son aportes divinos,que sólo pueden verse cada 100 años. Si alguna otra explicación de lo que significa la resurrección y vivir en la eternidad,saliendo de lo físico,ese es el fenómeno "Tatico Henríquez".
Con el toque de su acordeón de 21 notas,demostró su virtuosidad, y salvó el merengue típico de su olvido,evolucionándolo, añadiéndole instrumentos como el saxofón y el bajo eléctrico,en lugar de la tradicional "marimba" que desde los inicios ejecutó en su conjunto su amigo "Manocha" y la conga.
Tatico contaba con el acordeón diatónico, la güira y la tambora, adicionó a su música do saxofones y un bajo eléctrico.
Fue su padre, Juan Henríquez,alias "Bolo"un destacado acordeonista, quien le enseñó a tocar el instrumento. Más tarde, el músico Ramón Mezquita, le ayudó a perfeccionar su dominio del acordeón, y lo demás lo puso su talento natural, su virtuosidad musical, su capacidad de improvisación con la música y el canto, algo poco común entre los expositores del género.

Entendidos en la música típica dicen que fue un músico inteligente, pues acomodó su tono de voz a su acordeón que tocaba en "La menor", en tanto que la mayoría de los acordeonistas afinaban en "Si bemol".
"Las Siete Pasadas", es el único merengue típico instrumental que se ha producido en el género,de la autoría y ejecución acordeonista de Tatico Henriquez.
Los acompañantes de su conjunto fueron Güira – Su hermano Julio Henríquez; Domingo Reynoso; Milciades Hernández
Tambora – Viejo Ka; Domingo Peña (El Flaco); Manón; El Flechú, Saxofón – Félix; Miro Francisco; Danny Cabrera.
Bajo Eléctrico – Manochi; Nolo; Conga – Roberto "La Culebra".

Sus músicos testimoniaron que era un músico consagrado, capaz de tocar en la semana numerosas fiestas desde las 8 de la noche a las 3 de la mañana, sin dar muestras de cansancio, ni ronquera.

Domingo García Henríquez, más conocido como Tatico Henríquez fue un acordeonista dominicano, referente imprescindible dentro del subgénero musical dominicano conocido como merengue típico. Virtuoso del acordeón, fue un innovador de la música dominicana, al incorporar nuevos instrumentos al conjunto típico.
Nació un 30 de julio de 1943 en Nagua,República Dominicana.Murió el 23 de mayo de 1976 en Santiago de los caballeros,en el vuelco de su automóvil, un Ford Granada de dos puertas.
En sus aportes a la discografía merenguera grabó una gran cantidad de merengues típicos, tanto de su autoría como de compositores como Ñico Lora. También grabó merengues tradicionales antiguos.

Hijo de campesinos, creció entre las carencias y limitaciones propias de los hogares pobres. Sus padres fueron Altagracia García y el acordeonista Juan Henríquez alias Bolo, quien lo introdujo en el conocimiento del instrumento. Posteriormente, perfeccionó su técnica con el acordeón con las enseñanzas de Ramón Mezquita.

Tatico comenzó a darse a conocer sobre todo en las festividades religiosas y procesiones de su comarca, fiestas en las que la música folclórica constituía un vivo referente.
En 1966, muere el líder del "Trío Reynoso", Pedro Reynoso. Fueron a "conquistarlo" a Nagua, mientras trabaja en una "joya" de su familia, la agricultura para luego ser incorporado al "Trío Reynoso".
 Tatico, quien tocó por primera vez con el grupo en el «Teatro Agua y Luz» del Centro de los Héroes en Santo Domingo. Posteriormente, abandonó el trío y creó su grupo «Tatico y sus Muchachos".

El 4 de marzo de 1972, se casó con Elba Chaljub Mejía con quien tuvo un hijo, Fary Henríquez.


Tatico murió en un accidente automovilístico en su carro, un Ford Granada en la avenida «Estrella Sadhalá» en Santiago el 23 de mayo de 1976.
Su contribución a la música típica, al merengue dominicano fue recogida y entregada al disfrute de los dominicanos por el periodista Huchi Lora, y su cuñado, el escritor y político Rafael Chaljub Mejía.

Hay que concluir en que Tatico Henríquez no murió, "se mudó" a vivir en el ADN de los dominicanos. La historia de Tatico Henriquez, es tan intensa,como es el merengue típico entre el pueblo dominicano.

No hay comentarios

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner